FÚTBOL SALA | PRIMERA DIVISIÓN

El Córdoba Futsal sigue sin derribar la puerta ante el Barça

El equipo blanquiverde se fue al descanso con 0-1 tras una primera parte seria, pero cedió en la segunda frente al poder ofensivo del líder

Los de Josan González cierran la primera vuelta con el objetivo de la permanencia encarrilado y una sensación agria por la ocasión perdida

Antoniazzi y Pîto, en una acción del Barça-Córdoba Futsal en el Palau.

Antoniazzi y Pîto, en una acción del Barça-Córdoba Futsal en el Palau. / FC Barcelona

Francisco Merino

Francisco Merino

El que cerró la primera vuelta fue uno de los encuentros más extraños del Córdoba Futsal en sus aventuras ante los grandes de la Primera División. Le pudo pasar cualquier cosa, pero le ocurrió lo de siempre en el Palau Blaugrana. Perdió un partido en el que pudo amarrar un botín mejor, pero se complicó la vida de mala manera cuando su adversario se miró el escudo y se comportó como exigían las circunstancias. Los blanquiverdes sufrieron dos expulsiones -Antoniazzi y el técnico Josan González- y terminaron queriando arreglar en los últimos segundos lo que habían estropeado en una segunda parte muy turbia, distinta a un primer tiempo muy serio en el que cobraron ventaja (0-1). Luego le remontaron, aunque su carácter rebelde le permitió albergar esperanza hasta el fin. No hubo manera. Quinta visita al Palau, quinta derrota. Estuvo más cerca, pero...

Una oportunidad

Con las estadísticas en la mano, el Córdoba Futsal visitó al Barça en el peor momento que jamás hayan vivido los azulgranas al amparo del Palau. Habían perdido sus dos anteriores citas, algo inédito. Además, de modo estrepitoso: 3-6 ante el Manzanares y 1-7 frente al Movistar Inter. El pasado no determina nada, pero condiciona el presente. Y los de Jesús Velasco no estaban dispuestos en poner más lamparones en su expediente casero. Los blanquiverdes se aferraron a los puntos más clásicos de su ideario -concentración, agresividad, disciplina- y supieron ganarse su opción.

Joaqui presiona a Erick en el Barça-Córdoba Futsal en el Palau.

Joaqui presiona a Erick en el Barça-Córdoba Futsal en el Palau. / FC Barcelona

Los cordobesistas pensaron que para qué mostrar temor. Su descaro sorprendió al Barça, que iba lastrado por bajas -Adolfo, el último- al igual que los de Josan, que no contaban con un referente como Zequi, lesionado. En una salida fulgurante, los blanquiverdes apretaron desde arriba y le pusieron picante al partido. Dyego vio una tarjeta amarilla al primer minuto por derribar a un Lucas Perin ansioso de lucirse. A los dos minutos, Antoniazzi controló el balón rodeado de rivales y sacó un pase a su compañero Josema, que estaba solo. Marcó el murciano el 0-1 y revolucionó el escenario. Poco después, Antoniazzi estuvo a punto de hacer el segundo, pero la mandó esquinada tras burlar a Didac en el mano a mano.

Con buen tono

El Barça, escocido, se tiró hacia arriba. Un trallazo de Dyego lo repelió el poste, pero el Córdoba replicó con una oportunidad de Damián Mareco. Los de Josan gobernaban en la pista y el técnico del Barça pidió tiempo muerto para reorganizar el plan. Su equipo, con cuatro faltas a los siete minutos, se veía atascado ante la presión -con el canterano Joaqui como un incordio permanente para el rival- cordobesista. Buscó a Pito para que forzara la solución individual, pero en las filas blanquiverdes nadie se despistaba.

Las rotaciones permanentes del Córdoba sostenían un ritmo vivo y daban un tono muy físico al partido, que generaba incomodidad en el Barça. Los culés sentían los nervios, protestaban todo. El pleito discurría por cauces de tensión, con un líder que pretendía seguir siéndolo ante un Córdoba con ganas de reivindicarse en uno de los recintos más nobles de la Liga. 

Josema celebra el gol del Córdoba Futsal ante el Barça en el Palau.

Josema celebra el gol del Córdoba Futsal ante el Barça en el Palau. / FC Barcelona

Un trallazo lejano de Antonio lo despejó Víctor con la rodilla. El Barça tenía más la pelota, pero no encontraba el modo de generar un agobio permanente a un Córdoba muy centrado. El blaugrana Erick, en una contra, superó con su disparo a Víctor pero despejó bajo los palos Antoniazzi. Josan pidió tiempo muerto con 50 segundos por delante. No sucedió nada más. El Córdoba se fue a la caseta con un premio bien ganado. Puso sudor, solidaridad y pegada.

Apuros en la vuelta

Al minuto, Fabio le hizo un paradón a bocajarro a Erick. El Barça salió con un extra de fogosidad, atosigando a un Córdoba que se veía empujado a retroceder. Los locales consiguieron su objetivo de empatar en una jugada de insistencia, en la que Erick se llevó la pelota a trancas y barrancas para pasársela a Dyego, que se le sirvió en bandeja a Pito.

El Barça subió de revoluciones y el Córdoba lo pasaba ya realmente mal. Con 14 minutos por delante, Antoniazzi vio la segunda amarilla y la consiguiente roja por sus ademanes airados al árbitro tras una falta a Pito. Los blanquiverdes, con tres de campo y el portero, se quedaban desguarnecidos en el peor momento. No les quedaba otra que atrincherarse... y resistir lo que buenamente pudieran durante dos minutos de angustia. 

Muhammad pugna con Kokoro en el Barça-Córdoba Futsal en el Palau.

Muhammad pugna con Kokoro en el Barça-Córdoba Futsal en el Palau. / FC Barcelona

El plan se complicaba aún más después de que el árbitro sacara la roja a Josan González por empujar al azulgrana Erick, que iba lanzado, cuando iba a sacar de banda junto a su banquillo. Se quedó al frente el argentino Emanuel Santoro para encarar un tramo final desquiciante. Logró sostener el empate durante el tiempo de inferioridad, pero andaba claramente desnortado. Sin llegar a puerta contraria, lanzando balonazos rifados... No le faltó el coraje y con eso resistió

Dami Mareco hizo la quinta falta cordobesista con casi cinco minutos por delante para la conclusión. El Barça completó la remontada con un gol de Pito tras una buena combinación con Antonio a falta de algo menos de cuatro minutos. Santoro, al frente del banquillo, ordenó portero-jugador con Muhammad vestido de amarillo. La situación ya era crítica. Josema, a falta de siete segundos, tuvo el último tiro. Se le marchó fuera. Y ya sobre la bocina, el Córdoba hizo la sexta falta. Tiró Antonio el doble penalti con poco entusiasmo y lo desvió Fabio para cerrar con 2-1 uno de los partidos más raros del Córdoba Futsal. Entre el quiero y no puedo o el puedo pero no quiero.

[object Object]

2 - Barça Futsal: Didac, André Coelho, Dyego, Aniol, Pito -equipo inicial-, Erick, Kokoro, Touré, Antonio, Tapias y Pau López (p).

1 - Córdoba Futsal Patrimonio de la Humanidad: Fabio, Antoniazzi, Lucas Perin, Pulimho, Muhammad -equipo inicial-, Josema, Guilherme, Joaquín, Mareco, Miguel Kenji, Hugo y Víctor (p).

Goles: 0-1 (2'). Josema. 1-1 (24') Pito. 2-1 (36') Pito.

Árbitros: Menéndez Nistal y Vilas López. Amonestaron con tarjeta amarilla a los locales Dyego y el entrenador Jesús Velasco y a los visitantes Josema, Antoniazzi (2, roja en el 26') y el entrenador Josan González (roja en el 28').

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 15 del campeonato de Liga de Primera División disputado en el Palau Blaugrana. Presencia de seguidores de la Peña Sangre Blanquiverde.