El Coto Córdoba ha reforzado el puesto de base con la incorporación del dominicano Julio Rafael Rodríguez, un jugador de 21 años e internacional con su país que llega para darle un salto de calidad a una plantilla llamada a luchar por el ascenso. Así lo ha puesto de manifiesto el director deportivo de la entidad, Francisco Zafra, en el acto de presentación oficial, celebrado en las instalaciones del Centro Comercial La Sierra.  

Rodríguez (Santiago, 2001) es un jugador de 1,85 metros que puede desenvolverse en los puestos de base y escolta, además de ser efectivo en tareas defensivas y ofensivas.

Formado en varios clubs de su país natal, el fichaje del Coto Córdoba Baloncesto debutó con la selección en la categoría sub 16. A lo largo de su trayectoria ha pasado por la universidad estadounidense de Columbia y por dos ligas profesionales de su país: la Abasaca (Asociación de Baloncesto de Santiago) y la Félix Basketball (Liga de Desarrollo de la República Dominicana).

El estreno, contra el Peñarroya

Tras completar varios entrenamientos durante esta semana, el dominicano estará a las órdenes de Miguel Ángel Luque este sábado ante el Peñarroya (19.00 horas, Menéndez Pidal).

Zafra considera que el nuevo jugador "subirá considerablemente el nivel del equipo y ayudará mucho a alcanzar el objetivo del ascenso". En su opinión, "es un auténtico lujo contar con jugadores de este nivel".

Julio Rodríguez es el segundo extranjero que desembarca en la plantilla del Coto Córdoba, que ya cuenta con el escolta estadounidense Xavier Newson, quien es actualmente el jugador más eficiente de la plantilla y ha sido el MVP en las dos últimas jornadas.

Moisés Michael, el anterior dominicano en la provincia

Rodríguez es el segundo jugador procedente de la República Dominicana que llega a un equipo cordobés de baloncesto. El anterior fue el alero Moisés Michael que militó en el Egabrense, en la Liga EBA de la temporada 97-98, hace 25 años. La EBA era entonces la tercera categoría española, no la cuarta como hoy en día. Aquella campaña, el equipo que entrenaba Manuel Alguacil se clasificó para la Final a 8 por el ascenso que además jugó como anfitrión con un equipo que lideraba el alero cordobés José Antonio Ferrer. Al final de la liga, Ferrer terminó entrando en el quinteto ideal de la competición.