Kiosco

Diario Córdoba

FÚTBOL | PRIMERA DIVISIÓN

Antonio Blanco, del Madrid al Cádiz: un examen y una aventura

El centrocampista montalbeño jugará como cedido por el club blanco en el andaluz, donde buscará protagonismo en Primera División con el deseo de retornar al Bernabéu

Antonio Blanco, en un partido con el Real Madrid Castilla. Realmadrid.com

Seguirá en Primera División y mantendrá encendida la llama de la esperanza en un futuro en las filas del Real Madrid, que no parece dispuesto a perderle de vista. Antonio Blanco (Montalbán, 2000) está viviendo un verano determinante en su carrera. Después de intervenir de modo testimonial en la exitosa temporada blanca y concluir como capitán del Real Madrid Castilla en la Primera RFEF, el mediocentro internacional cordobés elevará el listón de la exigencia enrolándose para el próximo curso 22-23 en las filas del Cádiz. El club andaluz -precisamente ante el que tuvo su primera titularidad en Primera con el Madrid- es el destino de un jugador que había despertado el interés de otros conjuntos de la máxima categoría -Getafe y Girona, entre los principales- por conseguir su cesión. El acuerdo está alcanzado entre los clubs para dar a Blanco un nuevo carril en el que seguir su progresión.

El cordobés cumplió en la pasada temporada varios hitos: debutó con el primer equipo del Real Mardrid en la Liga -finalmente conquistada con autoridad y sin apenas oposición por parte de Barça y Atlético- y también se estrenó en la máxima competición continental del clubs, la Champions League, en la que el conjunto del Bernabéu terminó coronándose en París con la victoria ante el Liverpool que supuso su décimo cuarto entorchado.

Del Séneca a La Fábrica

El mediocentro, que llegó con 13 años a La Fábrica procedente del Séneca, había escalado todos los peldaños en los escalafones formativos hasta alcanzar el Real Madrid Castilla, donde Zidane le tuteló. De hecho, fue el francés quien le hizo debutar en partidos oficiales con el primer equipo a finales del curso 20-21. Jugó ante el Getafe (0-0) en su primera cita en la máxima categoría y con la camiseta del primer equipo y unos días después, en Cádiz, vivió una noche ideal: titular, partido completo y goleada al rival (0-3). Ahora, en el estadio Nuevo Mirandilla -antiguo Carranza-, vestirá de amarillo para ayudar a los de Sergio González a mantenerse en la categoría.

Internacional con la sub-21 y, de modo circunstancial -por las bajas debido al coronavirus-, en la selección absoluta contra Lituania, el montalbeño era señalado como el heredero de Casemiro en el centro del campo del Real Madrid, con el que realizó la pretemporada después de la llegada a la dirección de Carlo Ancelotti. El ingreso de otros jugadores en la zona del mediocampo como Camavinga o Tchouameni ha obstaculizado la presencia de Blanco, que encontró a las órdenes de Raúl González el escenario para conservar el tono competitivo y acumular minutos de calidad. Despachó con el filial en el grupo 2 de la Primera RFEF un total de 1.970 en 22 encuentros, marcando un gol y luciendo los galones de capitán. 

Antonio Blanco, con la camiseta del Cádiz CF. Cádiz CF

Sus estrenos en el Bernabéu en Primera y en la Champions

El 22 de septiembre de 2021 llegó el momento de su debut en Primera ante la afición madridista. Había entrado en varias convocatorias, pero no fue hasta ese día cuando Ancelotti le miró y le dijo que saliera a jugar al Santiago Bernabéu. Era la jornada sexta, ante el Mallorca. Blanco ingresó en el terreno de juego en el minuto 60 sustituyendo a Camavinga, el fichaje estelar del verano. El Real Madrid ya dominaba con solvencia a un atribulado rival (4-1). Con el cordobés sobre el campo, los blancos incrementaron el marcador hasta el 6-1 definitivo, en una noche espléndida de Marco Asensio. El cordobés fue convocado después en varias ocasiones, pero no llegó a salir.

En la Liga de Campeones también tuvo su momento. El 24 de noviembre, Blanco pisó por primera vez zona Champions con el Real Madrid. Lo hizo en el campo del Sheriff Tiraspol moldavo, en un partido en el que los de Ancelotti atravesaban un examen permanente. El cordobés había ocupado un puesto en la suplencia en los duelos ante el Inter, Shaktar Donetsk y en la humillante caída ante el Sheriff (1-2) en el Bernabéu. Le tocó el día de la revancha. Disputó tras suplir a Casemiro un total de seis minutos, los últimos de un partido que ya habían resuelto (0-3) los goles de Alaba, Toni Kroos y Benzema.

Blanco, de 22 años, afronta una reválida como jugador de élite. Deja entreabierta la puerta del Real Madrid, que no se desprende totalmente de un jugador que llevaba nueve años vestido de blanco.

Compartir el artículo

stats