Kiosco

Diario Córdoba

BALONMANO | LIGA ASOBAL

De Hita, una brillante reivindicación en el Ángel Ximénez

El veterano portero, de 45 años, ha conseguido el galardón de la Liga Asobal a la mejor parada de la temporada 21-22 | El jugador se declara "orgulloso" de representar a su club y "a todo el pueblo" de Puente Genil

Álvaro De Hita, en un partido del Ángel Ximénez Puente Genil en Asobal. Ángel Ximenez Puente Genil

Cuando un deportista profesional pasa de la treintena suele tener que soportar una cantinela: la irritante pregunta sobre la fecha de su retirada. Si ha rebasado de largo las cuatro décadas, la cuestión cambia de prisma. ¿Hasta cuándo seguirá? A Álvaro De Hita Ondaro (Ciudad Real, 1977) todo eso le trae sin cuidado. De hecho, no parece tener ninguna razón de peso en lo deportivo para cerrar una etapa como profesional en la élite que inició en 1995. El portero del Ángel Ximénez Puente Genil, de 45 años, acaba de recibir el premio que otorga la Asobal a la mejor parada de la temporada. Una dulce y brillante reivindicación de la veteranía para un jugador que, a día de hoy, es el segundo de mayor edad en la máxima categoría del balonmano español. Solo Javi Díaz, colega suyo en los menesteres de evitar goles en la meta del Cangas, le supera en longevidad con sus 47 años. Otros dos porteros legendarios, Hombrados (49) y Diego Moyano (51) pusieron el broche este año.

"Orgulloso de representar al Ángel Ximénez de Puente Genil y a todo su pueblo. Muchas gracias", expresó a través de sus redes sociales. Su paradón en un partido ante el Iberoquinoa Antequera fue el más votado entre las mejores acciones seleccionadas por la Liga. El desvío de un latigazo a bocajarro, tapando con valentía el marco, superó en popularidad a las jugadas de Xoan Ledo (Bidasoa Irún), Pérez de Vargas y Leonel Maciel (Barcelona), Marc Guardia (Granollers), Roberto Rodríguez (Benidorm), Samuel Ibáñez (Ciudad Encantada), Jorge Pérez (Ciudad de Logroño), Mijuskovic (Torrelavega) y Juan Manuel Bar (Anaitasuna).

De Hita ha visto pasar por el pabellón Alcalde Miguel Salas a muchos compañeros de profesión en su mismo cometido, muchos de ellos internacionales con las selecciones de sus países. Todos fueron pasando y él siempre se quedaba ahí. Y no precisamente como una figura de complemento. Su impacto en el equipo es incuestionable. Su entrenador actual, Paco Bustos, cuenta con él en los tramos importantes de los partidos. La afición le tiene cariño y respeto. Se ha convertido, en casi una década en Puente Genil -ha renovado por una temporada más, serán nueve-, en un símbolo.

Se estrenó en la Liga Asobal con apenas 18 años en las filas del BM Ciudad Real, el club de su tierra, que por entonces figuraba entre la aristocracia de la competición. Después de un trienio hizo las maletas hacia Cuenca, donde defendió al Ciudad Encantada. Hasta que se cruzó en su camino el CB Puente Genil, un humilde equipo de la provincia de Córdoba que se había aferrado al campeonato después de un año como novato. Le llamaron, dijo que sí y hasta hoy. De Hita ha ido de la mano de la entidad pontana en su crecimiento: es ya el mejor club de balonmano de la historia de Andalucía y abordará su décima campaña consecutiva en Asobal. Y ahí estará otra vez el portero eterno, el hombre que honra su oficio con actuaciones como la que la Liga acaba de premiar.

Compartir el artículo

stats