Kiosco

Diario Córdoba

FÚTBOL SALA / PRIMERA DIVISIÓN

El Córdoba Futsal sella la victoria en el derbi ante el Jaén en un final apoteósico

El conjunto de Josan González se anota un triunfo clave con dos goles en el último minuto (3-2), uno de ellos a falta de tan solo unas décimas del final | Ricardo, Ismael y Miguelín cierran un resultado que deja cumplido el primer objetivo de la permanencia y abre la puerta a otro más ilusionante: el 'play off'

Miguelín celebra el gol de la victoria del Córdoba Futsal. Chencho Martínez

Los caprichos del destino volvieron a juntar a blanquiverdes y amarillos en una cita de las que quedarán para la hemeroteca. Córdoba Futsal y Jaén Paraíso Interior repitieron lucha en un clásico, el derbi andaluz, un cruce que va adquiriendo tintes de grandeza tras varias temporadas de trasfondos más humildes pero que hoy quedará para la posterioridad por vivirse como una final. Un partido en el que ambos llegaron a ir ganando, que ambos llegaron a ir perdiendo, que ambos protestaron y del que solo uno salió victorioso: el Córdoba Futsal, que además lo hizo de la forma más apoteósica que se recuerda en su historia reciente (3-2). Ismael, con un gol a falta de cincuenta segundos, y Miguelín, postrado de rodillas y con los brazos abiertos tras poner el tercero a falta de décimas para el final, sellaron una tarde mágica que no se olvidará en Vista Alegre. El Córdoba Patrimonio de la Humanidad ha vuelto.

Y es que antes de tanta epicidad y lucha, hubo primeros compases de ciertas dudas y mucha pizarra, pero indudablemente los blanquiverdes salieron enchufados. El primer quinteto lo conformó una apuesta conservadora, aunque sin perder la cara al ataque. Con los galones delegados en Alfonso Prieto, Jesús Rodríguez, Ricardo, Caio y Alberto Saura, Josan González procuró cerrar los espacios, pero el objetivo era todavía simple: no encajar en los primeros minutos, y lo cumplieron sin despeinarse. 

Para cuando el cometido de los cinco primeros estaba hecho llegaron los cambios, con una segunda unidad expresamente ideada para romper el tanteo. La electricidad por banda fue clave para derribar el muro improvisado por los jiennenses, con un Álex Viana como ariete. Suyo fue el primer disparo con peligro del partido, tras un acción individual ante Attos que mandó por alto por poco. Jesulito también percutió sin descanso por el extremo derecho, mientras que Zequi siguió haciendo las veces de cierre tras su grandísima actuación el pasado miércoles ante ElPozo. El ritmo ya tomaba visos de lo que estaba por venir. 

En busca de una referencia

El paso de los minutos destapó tramos de mucha intensidad y dominio, pero pocas ocasiones ante dos equipos muy correctos en sus labores. Los blanquiverdes se encontraban más cómodos y eran Alberto Saura e Ismael las figuras sobre las que comenzaron a cimentar su ofensiva. El poderío físico de ambos pívots fue la mejor forma de sacar el balón jugado, el juego de espaldas del cordobés y el unionista era todo un incordio para la defensa jiennense.

En una de esas pudo darse otro momento clave, en el que Zequi dribló por medio y se plantó solo ante González, para ser posteriormente derribado por Míchel como último hombre. Vista Alegre estalló reclamando la roja, pero el aceitero se encontró con una amarilla más que benevolente. Todo quedó en aviso.

Los visitantes tampoco querían perderle la cara al partido tan temprano, por lo que abanderaron una oleada de ataques repetitivos e insistentes hacia la portería de Prieto. Mauricio puso la respuesta, tras culminar un contraataque de libro que acabó con el hispano-brasileño estrellando su disparo con el larguero. Era la primera del Jaén, aunque estuvo a punto de poner su primer tanto en el marcador. 

El susto sirvió de precedente y Josan sacó a Ricardo para echar el cerrojo en la retaguardia. Desde entonces el Córdoba Futsal volvió a mejorar y poco a poco consiguió ir embotellando a los rivales. Ismael tuvo el primero hasta en dos ocasiones, pero en la primera se la sacó el propio Perín bajo palos y en la segunda se encontró con Álex González. Míchel volvió a replicar con un disparo a quemarropa ante Prieto al minuto, aunque el madrileño hoy estaba inspirado.

No había tiempo para mucho más, ya que la primera mitad parecía servida para el empate, pero entonces brilló la calidad de Ricardo. El de Librilla se internó como cuchillo en mantequilla dentro del entramado rival y, con una facilidad digna de muy pocos, se sacó un derechazo para superar por primera vez la muralla que estaba siendo el meta jiennense. 

Dos minutos de desconexión

La segunda mitad comenzó como acabó la primera, sin cuartel y con la intensidad al borde de lo reglamentario, pero ahora eran los visitantes los que estaban algo más entonados. Ismael tuvo la mejor ocasión durante los primeros minutos, aunque a los tres de juego Alfonso Prieto se hizo gigante. El madrileño, en una doble parada que quedará para los resúmenes de la jornada, sacó hasta dos manos felinas a Alan Brandi para salvar los muebles por el momento. Pero sería solo eso, por el momento.

Ciertamente el Jaén estaba mejor, su apuesta en la segunda parte estaba generando peligro y el empuje de su grada -con un gran desplazamiento hasta Vista Alegre- también estaba dándole ese extra necesario para inquietar los planes de Josan González. Así lograron el tanto del empate, en una acción aislada, sin peligro aparente y no exenta de polémica de la que Bruno Petry sacó todo el petróleo posible. El brasileño la bajó de las nubes con ayuda del brazo y, con un disparo seco a la media vuelta, batió a Prieto por abajo para devolver la equidad. Todo empezaba de nuevo, aunque no sería por mucho tiempo. 

El Córdoba celebra el gol de Ricardo Mayor al Jaén. Chencho Martínez

Fue el propio César Velasco el que olió la sangre tras la igualada. No había llegado a pasar ni un minuto desde el primer tanto, pero tampoco le hizo falta mucho para celebrar el segundo. El exblanquiverde, que se encontró con la fortuna del palo y la espalda de Prieto, mandó un potente chut a las mallas para darle la vuelta por completo al partido en Vista Alegre. 

En busca de la épica

El tanto sentó como un mazazo, pero el Córdoba Futsal no se achicó y sacó pecho. Saura abanderó la respuesta, pero se encontró con la madera prácticamente al minuto. Álex Viana también se cargó de galones, erigiéndose como estandarte del ataque blanquiverde por ambas bandas. Nadie paraba al brasileño cuando se internaba, pero no encontraba la forma de ver puerta.

El Jaén se había encerrado, no quería perder la sustanciosa renta y tampoco le preocupaba marcar más goles, pero Josan González tenía una carta reservada. El pontanés sacó a Ismael como portero-jugador, su última carta, y el pívot respondió de la mejor manera. No había tiempo, al igual que en la primera mitad, pero tampoco le hizo falta, pues el cordobés comenzó a sembrar el terror entre la zaga jiennense asociándose por banda.

La grada sabía que era posible. Vista Alegre se había convertido en un caldero, ya no se escuchaba a la afición visitante ni a nadie que no estuviera alentando al Córdoba Futsal, el ambiente era ensordecedor. El Palacio de Deportes protestaba cada acción y el Jaén Paraíso defendía con todo lo que estaba en su mano. Las asociaciones proliferaban y la defensa en rombo de los jiennenses no estaba sabiendo parar la superioridad en banda, pero todavía faltaba el gol. Llegaba el último minuto y todo seguía igual, Vista Alegre se derrumbaba en busca de la épica. Y entonces llegó, obra de posiblemente el mejor jugador del partido, Ismael, que se vistió de protagonista para aparecer por banda y remachar una asociación tejida con mimo pero transformada de la forma más violenta posible.

Faltaban 50 segundos y el Córdoba Futsal había vuelto, pero aún había esperanza de algo más. Josan González llamó a sus hombres en el tiempo muerto y esgrimió un único mensaje: "a por ellos". Y la comanda caló en los cinco de pista, con portero-jugador, ya que el empate no era suficiente. Miguelín, como héroe, recibió cuando solo quedaba un segundo para el final y, parando el tiempo, con una pausa pasmosa y unos nervios de acero, hizo el tercero en el mano a mano ante González para cerrar una tarde histórica que se embarró tras las protestas de los visitantes.

Ficha técnica

3 - Córdoba Patrimonio de la Humanidad: Prieto, Jesús Rodríguez, Caio y Alberto Saura -quinteto inicial-, Víctor, Miguelín, Zequi, Ricardo, Perín, Ismael, Viana y Jesulito.

2 - Jaén Paraíso Interior: Álex González, César Velasco, Alan Brandi, Felipe Mancha y Antonio Pérez -quinteto inicial-, Mauricio, Attos, Jorge Santos, Petry, Míchel, Dani Martín y Henrique.

Goles: 1-0 (20’) Ricardo Mayor. 1-1 (27‘) Bruno Petry. 1-2 (28‘) César. 2-2 (39’) Ismael. 3-2 (39’) Miguelín.

Árbitros: Mayo López y Panadero Díaz-Concha, del colegio madrileño. Amonestaron con amarilla a los locales Ricardo Mayor y Alberto Saura y a los visitantes Felipe Mancha, Antonio Pérez, Míchel y César.

Incidencias: Partido correspondiente a la 24ª jornada de Primera División, disputado en el Palacio de Deportes Vista Alegre (Córdoba), ante unos 2.200 espectadores.

Compartir el artículo

stats