Llegan las lluvias a Córdoba y la historia se repite. El partido de balonmano que disputaban esta mañana losequipos del Cajasur Córdoba y La Salle tuvo que pararse en el minuto 9 por el agua que caía a la pista procedente del techado del Pabellón Municipal de Fátima. "Estamos muy cansados de esta situación", ha expresado el club granate a través de sus redes sociales. El evidente peligro que corren los jugadores por los charcos en la cancha hizo que los equipos se pusieran de acuerdo para detener el encuentro, de categoría cadete. Anteriormente se habían podido jugar otros partidos en divisiones formativas, pero la persistencia del aguacero reabrió viejas -y conocidas-heridas en la estructura del polideportivo, que entró en funcionamiento en 1997 y llevaba años reclamando reparaciones urgentes. El pasado mes de junio, en el transcurso de la disputa de la fase de ascenso a División de Honor Plata Femenina, un partido se tuvo que suspender y cambiar de sede por las goteras.

De hecho, estas se han realizado. El Imdeco anunció el pasado mes de julio que arrancaban las obras para arreglar todas las deficiencias que sufre el pabellón de Fátima, sobre todo las de la cubierta, que en los últimos años ha dado múltiples problemas por las goteras. Numerosos partidos, sobre todo del Córdoba Balonmano, han tenido que pararse o suspenderse en los últimos meses por el agua que llegaba a la pista en cuanto comenzaba a llover.

El presupuesto de las obras, según informó entonces el presidente del Imdeco, Manuel Torrejimeno, estaba en torno a los 50.000 euros y llevaba también aparejado el cambio del suelo de la pista, muy deteriorado también como consecuencia de los problemas del techo y de su excesivo uso. A mediados de septiembre, el organismo municipal anunció que ya estaba lista la rehabilitación integral de las cubiertas de la IDM Fátima para "garantizar condiciones necesarias de salubridad y habitabilidad mínimas para la correcta práctica deportiva, en una instalación deportiva tiene una antigüedad de 20 años aproximadamente y que arrastraba múltiples problemas de goteras", según precisó el Ayuntamiento.

En septiembre de 2020 se llevaron a cabo "trabajos de sustitución de las placas de policarbonato que cubren la claraboya, muy deteriorada por el paso del tiempo a causa de fenómenos meteorológicas como las tormentas de granizo que cayeron sobre la ciudad el pasado verano", según detalló el consistorio. La última actuación está incluida dentro del plan de inversión para la mejora de 19 instalaciones deportivas en la capital cordobesa, con una inversión total de dos millones de euros.

La aparición de las goteras en Fátima llega en un fin de semana en el que hay actividad plena en la instalación, con encuentros de las divisiones de base y uno de categoría nacional el domingo, a partir de las 12.30 entre el Deza CBM y el Sanse correspondiente a la División de Honor Plata Femenina. Si persiste el temporal de lluvias, el partido ante el equipo de la localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes tendría que cambiar de ubicación o aplazarse.