El envite del próximo domingo (17.00 horas) en La Condomina, trascendental para el devenir de UCAM Murcia y Córdoba CF de aquí al final de la primera fase, reflejará, sobre el terreno de juego, una batalla entre dos gallitos heridos del Subgrupo 4B con estilos bien diferentes. El equipo universitario, entrenado por José María Salmerón, practica un fútbol de mayor contención, con un doble pivote asentado y, en bastantes ocasiones, incorporando a un tercer central para convertir el dibujo en un 5-4-1 en defensa, escoltado con dos bandas profundas y un ariete, Aketxe, convertido en rematador absoluto y en un guerrero constante con los centrales rivales.

Sin ser un equipo totalmente defensivo, el próximo rival del Córdoba CF no practica desde luego, un juego alegre y tampoco una presión adelantada. Con sus líneas juntas y un equipo bien trabajado por Salmerón, los números evidencian su apuesta por ese juego combativo, aguerrido y solidario. Con 13 goles a favor en 11 partidos y nueve encajados, hasta la pasada jornada, cuando cayó en Linares, al UCAM le bastaba con marcar primero para encarrilar los partidos, y generalmente, para cerrarlos con una victoria por la mínima. Tanto es así que en tres de las seis victorias se impuso por 1-0, en otras dos por 2-1 y solo en una ocasión, en casa del Yeclano, logró hacerlo por más de un tanto (0-2). Ahora, ha entrado en un claro bache de resultados.

Mientras, el Córdoba CF, desde la llegada de Pablo Alfaro, sienta las bases de su dibujo, ya sea con un doble pivote o con un pivote y dos interiores, en una presión adelantada que apabulle al rival en su propio campo, logre recuperar la pelota en zona avanzada y, en pocos toques, con una resolución rápida, consiga generar ocasiones. Precisamente ese fue el matiz que no funcionó ante el Yeclano, el pasado domingo. El equipo blanquiverde rindió a buen nivel en la primera media hora, encerró a los murcianos en su campo y, además del gol de Alberto del Moral. Pero le faltó más mordiente arriba.

La batalla de La Condomina será, sobre todo, una batalla en el centro del campo. Con un nivel claramente superior al del Yeclano, el UCAM Murcia, sin embargo, no expondrá demasiado en campo contrario y se armará bien en el propio. El Córdoba CF deberá estar más rápido y deberá tener más precisión una vez pase el centro del campo para hacer daño al cuadro universitario, que ya en el partido de la primera vuelta, en El Arcángel (el 1 de noviembre del pasado 2020, finalizado con empate a cero), demostró hasta qué punto es un rival correoso.

El UCAM Murcia, en una racha negativa de resultados, con tres derrotas en cuatro jornadas, es, sin embargo, un rival muy fuerte en su casa, donde solo ha cedido una derrota, precisamente, en el último partido liguero disputado en La Condomina (2-3 ante el Sevilla Atlético). En ese Córdoba CF-UCAM de la primera vuelta, Salmerón optó por el 5-4-1 que utiliza con cierta frecuencia y colocó por delante un doble pivote formado por el capitán, Rafa de Vicente, y Tropi, siempre diferencial y un seguro de vida. El pasado fin de semana, un esguince de tobillo dejó a Tropi fuera de combate en la derrota ante el Linares. De confirmarse su baja ante el Córdoba CF, muy importante, abriría otras opciones a Salmerón y avivaría la batalla de la medular. El míster de los universitarios, en Linares, optó por colocar a Adrián León junto a De Vicente para mantener su apuesta táctica.

En esa pugna, el Córdoba CF tratará de imponer sus armas. Alfaro cuenta con la opción de colocar a Djak Traoré junto a Alberto del Moral para igualar la propuesta de dos pivotes, aprovechando también el físico del centrocampista costamarfileño y tratando de ganar esa pelea en la divisoria de los dos campos que permita que la presión alta sea efectiva y que la línea de tres mediapuntas no deba correr demasiados metros para llegar con efectividad al área rival.

En todo caso, sea con Javi Flores por dentro o con una apuesta diferente en la delantera, el equipo blanquiverde precisará de ese pase entre líneas capital que pueda romper el engranaje de Salmerón. Sin olvidar que el papel de Mario Ortiz, el todoterreno del Córdoba CF, será igualmente relevante para poder darle una estocada futbolística muy seria al UCAM Murcia que reviva las esperanzas de ascenso de la entidad de El Arcángel. En un choque, en La Condomina, decisivo para ambos equipos y que reflejará las apuestas tácticas y de filosofía de juego diferentes de sus dos entrenadores.