"Era una persona con una sensibilidad especial". "A los que estuvimos a su lado nos dio una clase magistral constante". "Era dueño de un talento extraordinario". "Era el líder natural y carismático, no solo de su banda, sino de todo". Estas son algunas frases que parte de la Córdoba rockera dedica a Manuel Mart. El cantante de la mítica banda cordobesa falleció este sábado a consecuencia de un cáncer.

Javier Estévez, que creó junto a Mart la mítica Estirpe, recuerda del músico su "capacidad de superación, de lucha y aprendizaje", además de su enorme talento, que desbordaba por todas las aristas. "A los que estuvimos a su lado nos dio una clase magistral constante", comenta emocionado Estévez, que cree que "la música pierde a un talento que en la industria, no fue lo suficientemente valorado". Un talento, apunta, que no solo radicaba en la portentosa e increíble voz de Mart, sino en su capacidad compositiva, como multiinstrumentista o productor. "Cuando creamos Estirpe éramos unos niños, pero él ya brillaba de una forma grandiosa", rememora Estévez. "Los adelantos de su disco en solitario son verdaderas obras de arte", anticipa.

También emocionado atiende a Diario CÓRDOBA Pepe García Román, integrante de otro mítico grupo cordobés, El hombre gancho. García Román era amigo de Manuel Mart y así lo recuerda, "más que artista, un amigo". Aunque artista era un rato y García Román lo destaca en numerosas ocasiones. "Era una persona con una sensibilidad especial y esa sensibilidad sabía gestionarla y darle forma y eso no es fácil", comenta el músico, que aún así, destaca la valía personal de Mart. "Lo lloraremos y lo añoraremos, pero esa semilla que dejó en nosotros ya ha agarrado fuerte y va a estar ahí, una semilla que plantó en mucha gente", manifiesta.

Y de mítico a mítico. Jesús Astorga, excantante de Religión, destaca la fortaleza de Mart y recuerda el disco en solitario que iba a sacar el músico. "Ha estado sobreviviendo con mucha fuerza y ha conseguido hacer un disco con la salud tocada" destaca Astorga, que califica a Mart como un artista "todoterreno" más allá que "de cara al escenario destacara su faceta de cantante, pero de puertas para adentro era un músico completo".

Por su parte, el crítico musical Eduardo Viñolo rememora algunas de las ocasiones en las que le tocó escribir sobre Mart, pero más allá del trabajo, destaca la "admiración" que tenía hacia él "como público". "Era el líder natural y carismático, no solo de su banda, sino de todo", comenta Viñolo, que reconoce que el fallecimiento del artista supone "una gran pérdida", tanto musical como personal. "Era muy buena persona, tenía los sentimientos a flor de piel. Era una persona entregada y en el escenario tenía ese magnetismo y te llegaba esa carga carismática", reconoce.

Mientras, el periodista y rockero confeso Francisco Bocero explica que la muerte de Mart supone "una pérdida grande para un talento no lo suficientemente reconocido". Declara que tras conocer su muerte se puso el adelanto de ese disco en solitario que verá la luz dentro de poco: "Lo escuchas y te das cuenta del pedazo de artista que era", y sentencia: "Era dueño de un talento extraordinario".