Evolución del coronavirus en Córdoba

Cada día dejan de ponerse en Córdoba 200 vacunas frente al covid al no acudir las personas a su cita

La situación se ha incrementado desde el inicio de las vacaciones veraniegas y retrasa el objetivo de lograr la inmunidad de grupo

Un grupo de jóvenes esperando para vacunarse en Vista Alegre.

Un grupo de jóvenes esperando para vacunarse en Vista Alegre. / A.J. GONZÁLEZ

M.J. Raya

M.J. Raya

Cada día dejan de ponerse en la capital cordobesa una media de 200 vacunas frente al covid, porque los beneficiarios de la cita para inmunizarse no acuden a la misma. Como esas personas no anulan previamente la cita, mediante Salud Responde o acudiendo a su centro de salud, esto hace que otros candidatos a vacunarse pierdan la posibilidad de acceder antes a su dosis. Esta situación se está produciendo en la capital y en el resto de distritos sanitarios de la provincia, por lo que la cifra de citas perdidas a diario sería aún mayor, lo que dificulta la organización de la vacunación y retrasa el objetivo de lograr lo antes posible la inmunidad de grupo.

«A pesar del esfuerzo de los profesionales sanitarios para agilizar al máximo el ritmo de vacunación», señala el director de Enfermería del distrito Córdoba-Guadalquivir, José Lázaro, «desde que comenzaron las vacaciones de verano se ha pasado de, a lo mejor dejar de vacunar a como mucho 15 o 20 personas algún día, porque no iban a la cita que tenían pedida pero tampoco la anulaban, a jornadas como el viernes 23 de julio, en la que hubo unas 400 personas que no fueron a recibir su dosis en la capital, pero no avisaron que no irían para que su cita la cogiera otra persona».  

El director de Enfermería del distrito Córdoba-Guadalquivir resalta que, en solo dos semanas, del 12 al 25 de julio, se programaron en la capital cordobesa 47.069 citas, pero se pusieron 44.320 vacunas, por lo que 2.749 personas, un 5,8% de las que estaban citadas, no se inmunizaron porque no fueron al lugar de vacunación, pero tampoco avisaron de que no irían.

Aumento progresivo

Lázaro precisa que si hace dos meses era prácticamente anecdótico que alguien no fuera a vacunarse si tenía cita, en las últimas semanas el porcentaje de quienes no acuden a recibir su dosis cuando les toca ha ido creciendo poco a poco. «Preparamos las agendas y las dosis de vacunación en función de las vacunas que nos van llegando a lo largo de la semana, por eso es importante que a quien no le venga bien una cita que la anule o no la pida hasta que no pueda ir», añade.

Este gestor sanitario expone que, si cada día, por ejemplo, en un centro cívico de la capital se pueden inocular entre 400 o 500 vacunas, si se dejaron de poner en el distrito Córdoba 2.749 vacunas en las dos últimas semanas porque las personas no acudieron a su cita, esto equivale a como si no se hubiera estado vacunando en un centro cívico durante una semana

José Lázaro insta a los cordobeses a que pidan la cita cuando vayan a hacer uso de la misma. De forma, que si tienen previsto irse de vacaciones y le va a tocar vacunarse justo esos días que no estarán en la ciudad pues será mejor que anulen la cita o que la pidan para cuando estén, aunque sea una semana o dos después a la fecha que les tocaba vacunarse.

Lázaro asegura que hay muchas formas de compatibilizar la recepción de la primera o de la segunda dosis con irse de viaje o con el trabajo, porque la oferta de citas es amplia. Este enfermero hizo un llamamiento a su vez a que quienes se contagien del covid antes de ir a la cita que tienen para vacunarse para que la anulen, pues hasta que no transcurran seis meses no podrán recibir la dosis que tuvieran prevista.

Las dosis no se desperdician y se ponen otro día

José Lázaro precisa que el hecho de que las personas que tenían pedida cita no acudan a vacunarse no implica que se desperdicie esa dosis, ya que la misma se podrá aplicar al día siguiente a otra persona siempre que no se haya cargado en el vial. Por otro lado, el director de Enfermería del distrito Córdoba-Guadalquivir recuerda que deben respetarse los plazos mínimos de administración de la segunda dosis de las vacunas, que en el caso de Pfizer es de 21 días y en el de Moderna, 28 días, y no ponerse cuando a cada persona le interese. «Si bien la segunda dosis de Pfizer se puede administrar a los 19 días en algún caso que proceda, por debajo de esa cifra no debe aplicarse la vacuna, al igual que ocurre con la de Moderna, cuya segunda dosis se puede ponerse como muy pronto a los 25 días, pero no por debajo de esa franja de tiempo», aclara Lázaro.

Este directivo destaca la importancia de completar correctamente la vacunación en los plazos adecuados y con las dos dosis correspondientes, excepto en el caso de Janssen que es solo una. 

Esta semana se han abierto las citas para la vacunación de jóvenes de 16 a 19 años, aunque también pueden solicitar vacunarse personas de otras edades superiores que, por distintos motivos, aún no se han podido inmunizar. La semana que viene se abrirá agenda para vacunar de tarde en el Castilla del Pino y también los sábados en Castilla del Pino y Sector Sur, además de mantenerse los puntos de vacunación en Vista Alegre, Ayuntamiento de Córdoba y centros cívicos.

Casi un 70% de la población cordobesa se ha puesto al menos una dosis

En la provincia ya se han administrado 990.209 dosis de la vacuna frente al coronavirus. En el último día se han aplicado 9.454 dosis. Este nuevo empujón al proceso de inmunización permite que haya ya casi un 70% de cordobeses con al menos una dosis, 69,8%, 545.708, y un 61,3%, 479.102, con las dos.