cierre de puente nuevo | nuevas industrias para la transición justa

Energía verde: más de 800 millones para fijar 1.800 empleos en el Guadiato

Las actuaciones en tramitación y los incentivos para la industria local impulsan más de 15 proyectos

Cuatro iniciativas en tramitación prevén más de cien de puestos fijos y más de 2.000 durante las obras

Planta de Puente Nuevo a pleno rendimiento.

Planta de Puente Nuevo a pleno rendimiento. / CÓRDOBA/ARCHIVO

David Jurado

David Jurado

Los fondos públicos para incentivar las industrias vinculadas a las energías renovables y dinamizar el empleo en la comarca del Guadiato sostienen hasta 15 proyectos, entre los de nuevo cuño y los ya consolidados, que movilizarán más de 800 millones de euros y que generarán y estabilizarán más de 1.800 puestos de trabajo hasta 2027.

Diferentes proyectos

Más de un centenar de nuevos empleos se concentran tan solo en cuatro actuaciones de energías renovables, todas en tramitación, como consecuencia del cierre de la planta térmica de Puente Nuevo. Estos proyectos surgen tras el impulso de las ayudas públicas, fundamentalmente del Fondo de Transición Justa de la Unión Europea, y de la apuesta de las administraciones públicas por una transición energética de una industria sostenida en los combustibles fósiles y el carbón hacia otra más sostenible.

En concreto, estas actuaciones son las de los parques foltovoltaicos de EDP, la planta de biomasa de ENCE, en los terrenos de la antigua planta térmica, la central hidroeléctrica de Magtel proyectada en la antigua mina de Corta Ballesta, y la planta solar, también sobre la lámina de agua del pantano de Puente Nuevo, que la compañía cordobesa tramitó hace dos años, según informa el director de Hidráulica y Medioambiente de Magtel, Arturo Buenaventura.

Este último proyecto, cuya inversión no ha trascendido, se solapa al de la compañía energética EDP, propietaria de las instalaciones de la central de Puente Nuevo. Ambos son compatibles y están pendientes de un trámite para poder conectarse a la red eléctrica actual con garantías.

El proyecto de los parques flotante y terrestre de placas fotovoltaicas de EDP supondrá una inversión de 400 millones, que conllevará la creación de 1.500 empleos durante la fase de construcción, más 50 puestos fijos para su mantenimiento, así como 1.200 indirectos vinculados a las industrias auxiliares de ambos parques fotovoltaicos.

La transformación de la central de Puente Nuevo forma parte de los planes de Transición Justa de EDP, que plantea proyectos maduros para todas sus centrales térmicas. En el caso de la antigua planta térmica, «la situación es más relevante puesto que EDP nunca llegó a operar la central térmica en sí; pero sí asumió un importante compromiso con el entorno al plantear un proyecto realista de creación de empleo y fijación de población», añaden desde la citada compañía.

Vinculado a este proyecto se encuentra la planta de biomasa de ENCE, que utilizará los terrenos liberados de la antigua térmica para su instalación. Tendrá una capacidad de producción de 50MW, usando como combustible una fuente natural y renovable. Según la información aportada por el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, la planta usará subproductos agrarios, particularmente procedentes del olivar y forestales como fuentes principales.

El proyecto lo desarrollará Magnon Green Energy, filial de energías renovables del Grupo ENCE, que lleva más de una década «contribuyendo a posicionar a Andalucía como un referente en economía verde, impulsando las energías renovables y el desarrollo social y económico de esta comunidad a través de una actividad que no solo potencia la descarbonización del sistema eléctrico, sino que lo hace generando empleo sostenible y de calidad de forma descentralizada», según apuntan desde la citada compañía.

Magnon Green Energy tiene en Andalucía tres plantas en tres provincias: Huelva, Lucena y Villanueva del Arzobispo (Jaén). Los centros de Magnon suponen un importante motor económico para estas provincias, en concreto, dicha actividad tiene un impacto social de 4.500 empleos.

Infografía con la planta solar sobre el pantano y los terrenos que irán junto a la central de Puente Nuevo.

Infografía con la planta solar sobre el pantano y los terrenos que irán junto a la central de Puente Nuevo. / CÓRDOBA

El cuarto de los nuevos proyectos auspiciados por el auge de las renovables es la central hidroeléctrica proyectada por Magtel en la antigua mina de Corta Ballesta, en el término municipal de Espiel. Utilizando el agua del lago generado tras el fin de la actividad minera, la firma cordobesa cifra en 403 millones de euros (más IVA) el coste de esta actuación para crear una central de 408 MW. Se trata de una central denominada de bombeo reversible que aprovecha el agua para generar energía y a la vez funciona como una «batería gigante» que acumula la energía procedente de otras fuentes como la eólica y la solar para volcarla a la red en momentos de alta demanda, como pueden ser los picos de consumo en olas de calor o de frío. El director de Hidráulicas y Medio Ambiente apuntó que este es el primer proyecto con esta filosofía de creación limpia de energía que se impulsa en Córdoba, aunque desde la División Energía de Magtel se han desarrollado 21 proyectos de centrales de bombeo reversible por todo el territorio nacional.

Buenaventura indicó que las centrales hidráulicas reversibles son clave para garantizar la transición a una economía neutra en emisiones y la efectiva integración de las energías renovables en el sistema eléctrico. El funcionamiento consiste en utilizar energía de la red existente para bombear agua hasta la central, ubicada en una cota de terreno más elevada. Ese agua se almacena en un tanque y cuando haya necesidades de aumentar la capacidad eléctrica en la red se genera energía dejando caer el líquido almacenado, que acciona unas turbinas que son las que generan la electricidad. El agua vuelve a su punto de partida por lo que se genera energía sin malgastar recursos hídricos y de forma limpia.

Al proyecto de planta solar flotante y de la central hidroeléctrica reversible se suma otro más en la zona norte: una planta de biogás en Pozoblanco. Entre los tres se generán 30 empleos fijos y más de 500 durante las obras.

Proyectos en la comarca

Aparte de estos proyectos en tramitación existen otros, más de una decena en el Guadiato, en el área de influencia de Puente Nuevo, cuya inversión no es tan mastodóntica pero que están aflorando y consolidándose con el auge de las renovables. El municipio con más actividad es Espiel, donde en los próximos dos años hay hasta ocho proyectos para ampliar fábricas o crear nuevas. El regidor espeleño, Antonio Bejarano, indicó que estos negocios ayudarán a crear y afianzar unos 150 empleos.

Entre estos proyectos hay desde fábricas de metal, plantas de reciclaje de placas solares o un proyecto para reconvertir una empresa que se dedicaba a la fabricación de plástico y que ahora incorporará una división para su reciclaje.