Los representantes sindicales de los funcionarios del Ayuntamiento de Pozoblanco han pedido respeto hacia la profesionalidad y la persona de estos trabajadores en un comunicado con el que responden a las afirmaciones que el alcalde, Santiago Cabello, hizo esta semana en las que, entre otras, se refirió a «continuas zancadillas en el camino, trabas administrativas que están provocando la demora en la gestión municipal o la obtención de proyectos con el retraso injustificado durante meses de informes, así como una falta de compromiso en algunos departamentos que nos han ido frenando en los objetivos». 

Los representantes de los funcionarios manifiestan que estos empleados no han interferido en la gestión política de ninguno de los equipos que han gobernado el Consistorio, incluido el actual.

Recuerdan que la labor de creación de proyectos y su aprobación corresponde al equipo de gobierno y «si en esa labor se cuenta con los medios materiales y humanos necesarios para su desarrollo, o no, también es labor de la Alcaldía-Presidencia». Añaden que «no se puede confundir «trabas administrativas» con procedimiento administrativo y cumplimiento de la legalidad vigente».