captación activa de usuarios de salud

Cuando la montaña no va a Mahoma...

En estos barrios hay dificultades en las campañas de vacunación, viviendas con deficiencias e, incluso, brotes de tuberculosis o hepatitis A

Estrela Castro, directora de la Unidad de Gestión Clínica de Occidente Azahara.

Estrela Castro, directora de la Unidad de Gestión Clínica de Occidente Azahara. / CÓRDOBA

Araceli R. Arjona

Araceli R. Arjona

«Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma irá a la montaña». Este dicho que habla de la proactividad es el que resume la filosofía que siguen los centros de salud en las zonas de transformación social. Según Estrella Castro, «tenemos dificultades en las campañas de vacunación porque no acuden a las citas o están ilocalizables en los teléfonos que tenemos, por lo que realizamos una captación activa en las consultas de demandas asistenciales vacunando sobre la marcha».

Las condiciones de salubridad no son las adecuadas, las viviendas presentan muchas deficiencias, suciedad y no hay ascensores, por lo que aparecen brotes de tuberculosis, hepatitis A y problemas derivados de la falta de movilidad. Para paliar estos déficits, «realizamos talleres con cuidadoras, la mayoría mujeres, para formarlas y que mejoren la provisión de cuidados a sus familiares, pero a menudo no acuden a todas las sesiones y cuando acuden son poco participativas». También hay redes con los Servicios Sociales para detectar situaciones de alto riesgo como Diógenes, hacinamiento o malos tratos y recordatorios de citas con especialistas, ya que olvidan acudir porque la salud no es una prioridad en este entorno.

En la misma línea, Eva Sánchez destaca la importancia de captarlos para que vayan a los cribados de cáncer de mama, cáncer de cérvix y colon y las alianzas creadas con las asociaciones y fundaciones que trabajan en el Guadalquivir para detectar las necesidades y diseñar estrategias de intervención que ayuden a promocionar la salud. Uno de los caballos de batalla es la planificación familiar, de ahí que exista una oficina específica «a la que no acuden por sí mismas ni solicitan anticoncepción, por lo que intentamos captar para ofrecer la formación básica para una sexualidad responsable que reduzca los embarazos no deseados».

La sensibilidad de los profesionales es determinante en estas circunstancias para generar confianza y atraer a los usuarios para que acudan a los centros de salud, «que para ellos son los centros de enfermedad y por eso solo van cuando sienten dolor para pedir una solución rápida».