ENTREVISTA | Manuel Torralbo Rector de la Universidad de Córdoba

"Tendremos las llaves de la Zona este mes, pero las obras tardarán al menos dos años"

«Si la Junta rebaja las matrículas más caras, tendrá que compensar para que no perdamos financiación», indica

Manuel Torralbo, rector de la Universidad de Córdoba.

Manuel Torralbo, rector de la Universidad de Córdoba. / Manuel Murillo

Araceli R. Arjona

Araceli R. Arjona

En julio de este año, Manuel Torralbo cumplió su primer año como rector de la Universidad de Córdoba, un cargo en el que se siente cómodo y desde el que está liderando un proyecto con el que hacer que la institución avance sin disrrupciones, desde el diálogo y la continuidad de los proyectos que ya estaban en marcha.

Acabamos de conocer la adjudicación del Silpre, el programa de logística aplicada del Ejército, a la UTE formada por la UCO, Navantia e Indra. ¿Qué supone este contrato para la UCO y qué papel va a tener la Universidad?

Lo primero que destacaría es que estamos ante una iniciativa muy novedosa que une a la Universidad con dos empresas públicas en la licitación de un contrato de gran envergadura, algo para lo que no hay muchas experiencias previas. No es solo una convocatoria de investigación sino de desarrollo tecnológico con el Ministerio de Defensa en este caso. Nuestro papel será el de ofrecer apoyo técnico, tecnológico a partir de lo que ha sido el germen de esta iniciativa, el proyecto Manpredic, liderado por el equipo de investigación de Sebastián Ventura. Afrontamos ahora algo mucho más ambicioso, cuyo objetivo es crear un sistema informático para la predicción de averías y del tiempo de vida útil de los vehículos del Ejército de Tierra. Yo creo que este modelo de alianzas va a ir a más. La Universidad debe ser cercana, una aliada de las empresas para dar respuesta a las necesidades de las instituciones, y en esa línea vamos a seguir, como estamos haciendo con iniciativas como los centros de desarrollo territorial o la bioincubadura. La Universidad que viene tiene que estar muy próxima a las empresas. 

undefined

Recientemente, anunció la creación de una nueva Cátedra de Cultura de Defensa. ¿A quién va dirigida y qué fines tendrá?

La llegada de la base logística ha impulsado proyectos de desarrollo tecnológico como la Cátedra de Navantia, el Manpredic y ahora el Silpre, pero a la vez que avanzamos en lo tecnológico hay que avanzar en la cultura de la defensa porque Córdoba va a acoger muchas empresas vinculadas al armamento, algo que nos gusta regular a los ciudadanos. Ocurre igual que con el centro de residuos de Enresa, sabemos que es necesario, pero no nos gusta tenerlo cerca. Nadie quiere que haya guerra ni armas, pero está demostrado que la historia es una sucesión de conflictos y estamos obligados a trabajar en la defensa de los estados. Por eso, la sociedad tiene que conocer la realidad. Igual que hay profesores que hacen desarrollo de mantenimiento predictivo y otras investigaciones en torno a la empresa armamentística, hay que divulgar la cultura de la defensa en la población y hacer pedagogía. Ese es el fin de la cátedra que vamos a crear. Hay un equipo de personas que han trabajado en conferencias de este tipo y se trata de dar un paso más, de contar con una financiación estable y que esa cátedra haga de paraguas para ofrecer esa formación. Ahora estamos buscando financiación y la idea es crearla en el próximo trimestre.

¿Hay muchos investigadores en la UCO interesados en trabajar en defensa y en el armamento?

Hay mucha gente que trabaja en investigación desarrollando tecnología con aplicación dual, que se puede aplicar en el ámbito civil y otra en la industria armamentística. En el fondo, todo es investigación básica. Yo creo que las oportunidades de investigación y de transferencia de conocimiento actúan como polo de atracción del conocimiento y estoy convencido de que en esta línea recibiremos perfiles nuevos enfocados a lo tecnológico, aunque la digitalización y la investigación en inteligencia artificial es algo común en todos los sectores, no solo el militar porque esta es la revolución que nos ha tocado vivir.

La compra de la Zona se iba a firmar antes del 15 de diciembre. ¿Hay fecha ya?, ¿cuáles serán los próximos pasos y qué plazos manejan?  

Estamos en la lectura final de los documentos de notaría. Aún no hemos fijado fecha, pero me dicen en contratación que nos va a dar tiempo a hacerlo antes del día 15. Otra cosa son los plazos urbanísticos, que son complejos y muy elásticos. Cuando llegamos al Rectorado, lo único que había era una oferta de compra por 2.450.000 euros, un precio pactado y nada más, ningún documento entre Ministerio y Universidad. Antes del 15, la Zona será nuestra, tendremos la llave este mes, ya que hemos decidido pagarlo de una vez y no en dos o tres plazos como planteó el anterior rector. El edificio se encuentra en un estado lamentable, espero que si no ha sido noticia siendo de Defensa por ello no lo sea cuando sea de la UCO. Una vez tengamos las llaves, Filosofía y Letras tiene que culminar su programa de necesidades y con él, encargar a un arquitecto un estudio de detalle para conocer las limitaciones del edificio en cuanto a espacios protegidos, lo que podemos demoler... Espero que la cuantía de ese contrato sea menor o no haga falta sacarlo a concurso. El estudio nos dará la información sobre lo que podemos hacer y, si nos sobra, sitio qué otros servicios se podrían incorporar. El siguiente paso será el concurso de redacción del proyecto de obra y una vez se adjudique, esperar a que se redacte para que, una vez tengamos el proyecto, podamos solicitar la licencia a Urbanismo. Eso puede llevar al menos dos años. Paralelamente, la obligación de la UCO es ir buscando financiación. El consejero nos ha pedido un listado de inversiones, pero las primeras que se pueden atender son las que estén próximas a su posible inicio. Cuando llegue el momento, le diremos que esta es una idea que empezó él y que nos parece fantástica porque supone dar vida universitaria al casco histórico y que no esté lleno solo de turistas. 

«El próximo trimestre se creará la Cátedra de Cultura de Defensa para hacer pedagogía»

undefined

La primera fase de Rabanales ya está en obras. ¿Qué van a priorizar después?

Lo he dicho desde el primer día, que priorizaré lo que tenga licencia y se pueda hacer antes. El criterio no es hacer antes lo más interesante o más necesario. Si lo más necesario no tiene licencia, no será prioridad. Ahora mismo, hay unas obras en unas casas de Rabanales pendientes de rehabilitación que no necesitan un proyecto grande por lo que se puede diseñar por nuestros propios arquitectos, así que empezaremos por ahí. El orden es proyecto y licencia para meter en carga la obra y pedir dinero, así que pediremos licencia para la segunda fase de Rabanales, terminaremos el proyecto del Vial y pediremos licencia para hacer la obra; hay un anteproyecto para la ampliación de Derecho que queremos sacar adelante para pedir cuanto antes licencia, y, si llega un momento en que se nos acumulan las licencias, entonces tendremos que priorizar.

"En cuanto a inversiones, priorizaré lo que tenga licencia y se pueda hacer antes. El criterio no es hacer antes lo más interesante o más necesario. Si lo más necesario no tiene licencia, no será prioridad"

undefined

La Junta está estudiando reducir las matrículas de las enseñanzas universitarias más caras. ¿Le parece una buena idea?

Las primeras matrículas son muy económicas y con la bonificación, más todavía. Es cierto que las segundas, terceras y cuartas matrículas heredadas del decreto de Rajoy están altas y eso no me parece mal. Ahora bien, si ahora mismo la Universidad ingresa por esa vía un dinero y se rebaja, la Junta tendrá que compensar esa merma para que no suponga una reducción de financiación, porque no estamos en condiciones de perder, sino todo lo contrario.

El consejero José Carlos Gómez Villamandos también ha propuesto una «solicitud única» para las carreras de mayor demanda. ¿Le parece factible?

Andalucía siempre ha creído en el distrito único andaluz. Plantear un distrito único nacional para ciertas carreras no digo que no sea algo bueno, ya que todos los aspirantes tendrían las mismas oportunidades, se haría una selección conjunta, con los mismos plazos... pero en un estado autonómico como el que tenemos, con algunas autonomías muy celosas de renunciar a sus competencias, no lo veo realizable. La ley da a la Universidad la capacidad de montar su selección de estudiantes. Eso significa que para que haya un distrito único andaluz, las universidades estamos haciendo renuncia para hacer algo compartido. Eso ha funcionado muy bien, tenemos un sistema financiado por la Junta de Andalucía y tiene su sentido. Ahora, con la descentralización de financiación del sistema universitario, crear un distrito único español para algunos grados... ¿Sería deseable? Sí. ¿Realizable? Es muy poco probable.

«A las privadas se les dan muchas facilidades para impartir los grados que deseen»

undefined

Loyola Andalucía ha puesto en marcha los grados de Enfermería y Medicina. ¿Qué valoración hace y cómo afecta a la UCO la presencia de esta universidad privada?

Que Loyola imparta Medicina, me parece muy bien. La controversia ha estado en que recibieron un informe negativo de Enfermería y Medicina que recurrieron. El de Enfermería se resolvió y el Gobierno andaluz autorizó que empezara en octubre, a lo que el Consejo Andaluz de Universidades no nos opusimos. Pero cuando ocurre igual con Medicina tres meses después de empezar el curso, nos pareció que ya no era momento oportuno para empezar. Se lo dijimos al Gobierno, pero siguió adelante y luego el mismo consejero dijo que no le parecía razonable. Pero si no era razonable, ¿para qué lo autoriza? Yo nunca he visto que un grado empiece a esas alturas en la pública, solo ha pasado pero con másteres. La responsabilidad ahora es de Loyola, que tendrá que ver cómo mete el temario de nueve meses en siete. Creemos que esto va a tensionar inevitablemente a los estudiante. En cuanto a la demanda de estudiantes, lo que pedimos los rectores es que las privadas hagan investigación y que oferten grados que no tengamos en la pública, que no es lo que se está haciendo. Están ofertando las mismas que tiene el sistema público y eso pone de manifiesto que a las privadas se les dan muchas facilidades para impartir las titulaciones que deseen y nosotros tenemos muchas dificultades, lo cual sí afecta a la competencia con la pública. Las públicas nos regimos por un decreto con muchas exigencias que no se pide a las privadas, que pueden poner un título en un territorio donde ya se imparte, por ejemplo. Ellos juegan con unas reglas y nosotros con otras. Si vamos a hablar de territorialidad, a las privadas hay que exigirles que no pongan los mismos grados que ya están.

¿Se sabe ya de algún grado nuevo que la UCO vaya a solicitar?

Los centros están trabajando y antes de final de mes nos tienen que presentar propuestas, pero como digo, las condiciones del decreto son muy exigentes. No es fácil crear algo que no tengan ya en otras ciudades. La vicerrectora de másteres también está trabajando en cuáles podemos ofertar y creo que será más fácil incorporar nuevos porque, además, el Gobierno lo que nos plantea es que hacen falta más en másteres.

¿Hay grados que por número de alumnos no sean sostenibles?

El decreto establece que si un grado baja de cierto número de alumnos hay que quitarlo y actualmente no hay ninguno que esté en esa situación, aunque hay grados con menos demanda que otros y hay que conseguir atraer a más alumnado, lo que ayudará a captar a los mejores y a los más motivados. Algunas ingenierías de Belmez tienen pocos alumnos. Es uno de los sitios donde no quieren ir los estudiantes, no por la calidad de la formación o por la empleabilidad, que está garantizada, sino porque no quieren irse a un pueblo. Cuando Ingeniería Civil se abrió en Sevilla bajó el número de alumnos. Por eso hay que hacer políticas incentivadoras de transporte, de becas, de residencias. En eso estamos para atraer más estudiantes. Otros grados como Gestión Cultural también hay que visibilizarlos más para llenarlos. 

Manuel Torralbo, rector de la Universidad de Córdoba.

Manuel Torralbo, rector de la Universidad de Córdoba. / Manuel Murillo

El 25N está muy reciente y en esas fechas se habló mucho de educación. La UCO ha puesto en marcha un nuevo proyecto de Igualdad. ¿Qué papel debe jugar la Universidad en la lucha contra la violencia machista?

En la Universidad, formamos a los maestros, los médicos, los abogados y a los futuros profesionales de todos los ámbitos. Por eso tenemos que tener el máximo compromiso contra la violencia de género y que la mirada de género esté muy presente en la formación de nuestro alumnado para que eso se traslade al desarrollo de su profesión en el futuro. 

Usted ha intentado estrechar lazos con los estudiantes ¿Ve a los universitarios implicados en los temas sociales?

Creo que hay que seguir profundizando, hay puntos de mejora para intentar acercarlos a otros ámbitos que no sean estrictamente académicos donde formarse no solo en asignaturas sino en valores.

Este año ha habido 3.400 alumnos en grado y 1.700 senior. Con el ritmo de envejecimiento actual, ¿la Universidad del futuro está en los mayores?

El futuro está en la formación continua porque lo que aprendes en un grado es posible que no sea lo que vas a utilizar en tu trabajo dentro de seis o siete años. La Universidad cambiará porque al estudiante habrá que ofrecerle no solo el grado, el máster o el doctorado sino que habrá que acompañarlo durante toda su vida profesional.

El Tribunal de Cuentas le reclamaba 26.524 euros de su etapa como secretario general. ¿Recurrió?, ¿ha habido respuesta?, ¿ha pagado algo?

De momento, no he pagado nada. Cuando recibí la notificación, presenté el recurso. Aún no ha habido respuesta y cuando llegue, si no es favorable, volveré a recurrir porque hay otra instancia superior desde el convencimiento de que todo el equipo no cometió ninguna negligencia grave.