EL 31 DE DICIEMBRE CADUCA LA PROHIBICIÓN DE CORTE A LOS CLIENTES VULNERABLES

Córdoba pasa en cuatro años de 469 a 26.000 usuarios del bono social de electricidad

La subida del precio y las campañas de difusión multiplican el número de solicitudes

El bono sirve para identificar los clientes a los que no se les puede cortar la luz

El número de beneficiarios del bono social eléctrico se dispara.

El número de beneficiarios del bono social eléctrico se dispara. / CÓRDOBA

Araceli R. Arjona

Araceli R. Arjona

El número de usuarios del bono social de electricidad se ha disparado en los últimos cuatro años de forma exponencial en Córdoba. De ser un descuento residual, del que hacían uso apenas 467 familias en toda la provincia, se ha convertido en una herramienta fundamental para hacer frente al incremento galopante de las facturas eléctricas y actualmente hay 26.000 clientes adscritos (10.635 en la capital), un 555% más que en 2019.

Según Endesa, el cambio de tendencia que se ha experimentado ha tenido dos momentos claves. El primero, la espectacular subida de precios que se produjo a raíz de la guerra de Ucrania, que con el mismo consumo, multiplicó por tres el importe mensual al que estaban acostumbrados los cordobeses. Por otro, achacan el incremento a las campañas de difusión puestas en marcha por la compañía para informar sobre las ventajas de un producto que hasta entonces era un gran desconocido.

Aunque el nivel de renta es uno de los factores determinantes para disfrutar de los descuentos, también se aplica a todas las familias numerosas, independientemente de sus ingresos, algo que muchas desconocían hasta que la luz empezó a subir y se interesaron sobre las rebajas aplicables por esta circunstancia.

Además de la aplicación del descuento, el bono social sirve a Endesa para identificar a los consumidores vulnerables a los que no se les puede cortar la luz por impago en función de la norma excepcional aplicada desde enero de este año y hasta el 31 de diciembre (salvo que se prorrogue). En estos casos, la empresa contacta con los Servicios Sociales municipales para determinar si se trata de una familia en riesgo de exclusión social y es la propia administración la que puede abonar al menos el 50% de la deuda que se acumule. Cabe recordar que los consumidores vulnerables han pasado de disfrutar de un 25% de rebaja a un 65% durante este periodo excepcional mientras a los vulnerables severos se les aplica el 80% en lugar del 40% normal.

Según Endesa, los cortes de luz por impago no siempre están vinculado a estos clientes. También hay cortes por impago de obras que no se dan de baja al terminar, empresas que cierran o que cambian de domicilio sin notificarlo, errores o cruces de CUP que desembocan en cortes por impago no relacionados con la exclusión social. Asimismo, hay familias vulnerables que no han solicitado el bono social, por desconocimiento en muchas ocasiones, y cuyos impagos derivan a veces en avisos de corte o en nuevas altas de este servicio.

Pasos y plazos para un corte de luz

Cuando una factura no se abona en el tiempo establecido, la empresa realiza un primer aviso y da un plazo de 20 días para hacer el abono. En caso de que no se produzca el pago, se envía una segunda carta certificada y, en el caso de los clientes reconocidos como vulnerables, se aplica un segundo plazo de 4 meses para saldar la deuda. Para ello, es necesario acudir a los Servicios Sociales, que realizan el trámite con el Ayuntamiento y, en caso de que la familia no pueda afrontarlo, asumirlo dentro del presupuesto de ayudas de emergencia. Si no se acude a esta vía, la comercializadora solicita a la distribuidora la aplicación del Suministro Mínimo Vital (SMV), con una potencia mínima, y remite un escrito al cliente en el plazo máximo de 10 días para informarle y si cumple el plazo de aplicación del SMV, la comercializadora podrá solicitar a la distribuidora la suspensión del suministro. El resto de clientes tienen un primer aviso y 20 días al que sigue otro periodo de dos meses tras el cual se lleva a cabo el corte.

Al contrario de lo que pueda parecer, según Endesa, los barrios más pobres de Córdoba no son los que concentran más bonos sociales, ya que en estas zonas el enganche ilegal es otra de las vías que utilizan un número importante de usuarios como forma rápida para no tener que pagar la luz. 

Las personas que quieran comprobar si pueden hacer uso del bono social pueden consultarlo en las oficinas comerciales de Endesa.

Condiciones para beneficiarse del bono social eléctrico

El Bono Social es un importante descuento en la factura de la luz. Está regulado por el Gobierno y pretende proteger a los hogares considerados vulnerables o vulnerables severos por sus condiciones socioeconómicas. Los beneficiarios del Bono Social también da derecho a recibir el Bono Social Térmico definido por el Gobierno. 

Para beneficiarte del Bono Social es imprescindible que tengas contratada la tarifa eléctrica PVPC con potencia igual o inferior a 10 kilovatios en la vivienda habitual. Puedes solicitar el Bono Social si tus ingresos no superan cierto nivel de renta, si eres pensionista, familia numerosa o perceptor del Ingreso Mínimo Vital. Los beneficiarios del Bono Social disponen de 4 meses para hacer frente a facturas impagadas, frente a los 2 meses estipulados para el resto. Hasta el 31 de diciembre de 2023, está vigente la moratoria de cortes de suministro a clientes vulnerables.