POBREZA ENERGÉTICA

El Ayuntamiento de Córdoba destina en 9 meses casi 100.000 euros a pagar facturas de la luz

Endesa y Servicios Sociales se coordinan para comprobar la situación de las familias y paliar la escasez de recursos

Factura de electricidad.

Factura de electricidad. / CÓRDOBA

Araceli R. Arjona

Araceli R. Arjona

Evitar que las facturas de la luz impagadas de las familias vulnerables se acumulen. Ese es el objetivo con el que el área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Córdoba y Endesa se coordinan para abonar las cantidades adeudadas en los casos en los que existe una situación de escasez de recursos real. Entre el 1 de enero y el 10 de octubre de este año, se tramitaron en la ciudad 283 expedientes relacionados con el bono social eléctrico, 14 gestionados a partir de un informe de exclusión social y 266 por circunstancia especial por discapacidad y/o dependencia, según los datos aportados por el Consistorio. Los barrios con un mayor número de expedientes tramitados fueron La Fuensanta (46) y el Sector Sur (43) seguido frente al de Levante (13) o La Foggara (23), los dos con menos solicitudes de este tipo.

Esos 283 expedientes se tradujeron en 281 ayudas para suministro eléctrico con un importe total de 99.107 euros, lo que supone un importe medio de 352 euros por caso, una cantidad destinada al pago de varias facturas pendientes. El suministro eléctrico es el gasto que requiere un mayor presupuesto municipal dentro de las ayudas económicas de emergencia, frente al previsto para el pago del agua (14.489 euros para 128 ayudas aprobadas en el mismo periodo) o el consumo de gas (1.164 euros para 6 casos). 

120.000 euros más de Cruz Roja

Cruz Roja Córdoba es la otra entidad que cuenta con un presupuesto específico para ayudar a las familias en materia de pobreza energética, que asciende a 120.000 euros financiados por BP dentro del Plan Cruz Roja Reacciona y la Consejería de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad de la Junta. 

En lo que va de año, a nivel provincial, Cruz Roja atendió a 151 familias solicitantes de ayudas para el pago de 552 facturas de luz, agua y gas, aunque el suministro eléctrico es el más frecuente. 

Según el área de Extrema Vulnerabilidad de la entidad, reciben muchas familias con apuros económicos «cuando solo uno de los dos miembros de la pareja trabaja o lo hacen los dos, pero con medias jornadas o jornada completa pero sueldos precarios, lo que les genera, especialmente el contexto actual de subida de precios, grandes dificultades para pagar la hipoteca, un concepto para el que no existe ninguna ayuda social porque se considera una inversión». El pago de los suministros básicos es una forma de aliviar la carga de facturas acumuladas.