Izquierda Unida reclama a la dirección del Partido Popular en Andalucía y España que se pronuncie e intervenga ante el presunto caso de corrupción política del Ayuntamiento de Córdoba derivado del caso Infraestructuras y exige la dimisión del alcalde, José María Bellido, al que considera “responsable político” de lo ocurrido. IU entiende que los populares cordobeses no han trasladado la gravedad de la situación a sus compañeros de partido: “¿Están protegiendo la corrupcion en Córdoba o tienen miedo de que derive en otras cuestiones?”.

El coordinador provincial de IU, Sebastián Pérez, junto a Irene Ruiz, coordinadora local, ha lamentado hoy “el escándalo nacional” que se circunscribe “a la peor tradición del PP” en una ciudad como Córdoba, que ha sido “ejemplar” y “bastión de valores y solidaridad”. Desde IU rechazan el silencio de la derecha pese a la gravedad del asunto y señalan al regidor popular como “responsable político de un grave caso de corrupción” ya que fue él quien nombró a Dorado —elegido en las municipales por las siglas de Cs— y lo incluyó en su gobierno.

Te puede interesar:

IU critica que el alcalde no haya comparecido tras la detención por parte de la Policía Nacional del concejal no adscrito David Dorado en un intento de  “esconder un caso de corrupción” que desde esta formación prevé que dará mucho más de sí ya que de momento hay 12 empresarios implicados. “No es una cuestión técnica como dijo el alcalde es un caso de corrupción política y enriquecimiento”, ha añadido Sebastián Pérez para recordar que IU fue la fuerza política que llevó este caso a la justicia.  

Asimismo, como hizo ayer el portavoz de IU en el grupo municipal, Pedro García, situó el caso Infraestructuras en una lista de otros casos ocurridos durante este mandato (caso Timoteo o caso Torrejimeno), “en el que un tercio del gobierno está ensombrecidos por casos de corrupción”.  En último lugar mostró su sorpresa por “la prudencia” del PSOE que pide la dimisión del alcalde si la justicia termina dictando una sentencia que confirme las sospechas de la Policía Judicial.