Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

Acogida

Un verano de paz en Córdoba

Las familias cordobesas se despiden de los menores saharauis acogidos este año | Varios pequeños prolongan su estancia por cuestiones sanitarias

Los niños saharauis se despiden de sus familias de acogida

Los niños saharauis se despiden de sus familias de acogida Manuel Murillo

Para ver este vídeo regístrate en Diario Córdoba o inicia sesión si ya estás registrado.

Los niños saharauis se despiden de sus familias de acogida Manuel Á. Larrea

Paz. Era lo que se intentaba darle a los 113 niños saharauis que el 28 de julio arribaron a Córdoba dentro del programa de vacaciones que, desde hace años, desarrolla la Asociación Cordobesa de Amistad con Niños y Niñas Saharauis (Acansa). Un mes después, reunidas en El Arenal y con las emociones a flor de piel, las familias cordobesas se han despedido de los menores hasta el próximo año. Un mes sellado en la memoria de padres y niños, que se reconocen afortunados de dar y de recibir, sin buscarlo, inasibles lecciones. 

Por este motivo, no es de extrañar que la alegría se haya confundido con la tristeza de la despedida. Pero, en el fondo, la satisfacción ha inundado las palabras. "Estamos encantados, ya que ella nos ha dado más lecciones a nosotros que nosotros a ella", cuenta Ana, una de las madres de acogida. Para Ana Paula y Fede, una pareja de Pozoblanco, se trata de "una experiencia inolvidable, que hay que vivir, no solo por lo que ellos se llevan, también por lo que uno recibe a nivel personal".

47

Emoción en la despedida de los niños saharauis Manuel Murillo

Desde Acansa, valoran positivamente este nueva promoción, que ha supuesto la reactivación de la iniciativa tras dos años parada por la pandemia de coronavirus. La particularidad, en esta edición, es que el tiempo se ha reducido a un mes, cuando normalmente son dos. Aún así, ha resultado "intenso".

El problema de que se reduzca el periodo es que "cuando empiezan a adaptarse, se tienen que marchar", explica la presidenta de la asociación, Ana Ramos. Para los padres de acogida se ha hecho más corto todavía. En apenas un mes han tenido que organizar el mayor número de actividades posible para que los más pequeños disfruten. Y, entre estas, los menores destacan la playa, las piscinas, las ferias de los pueblos y los parques

Hasta 113 niños llegaron en julio y un centenar se ha marchado este viernes de vuelta con sus familias originarias. En muchos casos, divididos entre las ganas de reencontrarse con padres y hermanos y de quedarse en España para alargar esta experiencia única. Otros 13 pequeños prolongarán su estancia por cuestiones sanitarias. Como precisa Ramos, muchos han sido operados y otros están a la espera.

Entre abrazos, los chicos y chicas saharauis han partido dejando atrás a unas familias impacientes por reencontrarse con ellos un año más. Aunque, como bien señala Ramos, lo ideal sería que no existiera esa necesidad. Para ello, como explica, solo se requiere una cosa: Paz.

Compartir el artículo

stats