Kiosco

Diario Córdoba

CORDOBESES DEL AÑO

Emoción, música y cóctel como colofón

David Pino improvisa unos martinetes y Juan de la Haba comparte aplauso con sus pacientes

La cantante malagueña María Villalón, durante su actuación. A. J. GONZÁLEZ

Dos años y pico después del inicio de la pandemia, Diario CÓRDOBA volvió a entregar este viernes sus premios anuales con toda la pompa y boato de los años previos al covid. En el 2020, hubo que renunciar a la celebración por la crisis sanitaria y en el 2021 se hizo, pero en un formato austero marcado por las restricciones, por lo que no se pudo agasajar a los invitados con el tradicional cóctel. Para la gala de la vuelta a la normalidad, el espacio elegido fue por primera vez el patio del Palacio Episcopal, contiguo al Palacio de Congresos de Torrijos, donde se sirvió una cena de gala a cargo de Doña Carmen Cátering con productos de la tierra como el jamón de bellota 100% ibérico alta expresión de Los Pedroches de Covap y los vinos de la DO Montilla Moriles, servidos de la mano de un venenciador. Una vez al año no hace daño. Y si hace tres del último cóctel, menos todavía.

Como es habitual, la música tuvo un papel protagonista en el acto. Esta vez, el flamenco, ese arte distinguido con el título de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, recibía premio académico en la figura de la Cátedra de Flamencología de la Universidad de Córdoba y de su director, David Pino, que accedió generosamente a la petición realizada por el conductor del acto, el redactor jefe del periódico Rafael Aranda, cuando le puso el micrófono delante y le invitó a compartir su voz con los presentes. El cantaor no pudo negarse al ofrecimiento e improvisó unos martinetes a capela, sin agua ni jamón para calentar las cuerdas vocales. Ole por él. La gala contó además con la intervención de la cantante malagueña María Villalón, ganadora entre otros concursos de la primera edición de Factor X, y el guitarrista Ismael Sánchez, miembro del Dúo Chez. Voz y guitarra transportaron al público desde el Palacio de Congresos a la vecina Portugal, con el fado Amar pelo dois, y al recuerdo de Carlos Cano con María la Portuguesa. Encantados con la respuesta de los asistentes, se marcaron un bis para cerrar el acto con un tema propio titulado La lluvia. A ver si es verdad que llueve.

Vista del cóctel servido tras la gala. MANUEL MURILLO

Destacar de la entrega de premios una foto para el recuerdo, la de los dos rectores, de entrada y salida, compartiendo protagonismo en el 50º aniversario de la UCO junto a David Pino; y la dosis de emoción inesperada para el oncólogo Juan de la Haba, siempre agradecido al equipo de voluntarios y colaboradores con quienes trabaja y comprometido con el valor y coraje que demuestran sus pacientes a la hora de afrontar la enfermedad. Tras recibir la medalla de manos de la directora de hospital Reina Sofía, Valle García, Rafael Aranda pidió a los pacientes y voluntarios presentes en la sala que se pusieran en pie, lo que motivó un gran aplauso y ovación del público de apoyo a todos los que lucha contra el cáncer. En puertas del mes de julio y a diferencia de otros años en los que el calor fue motivo de conversación, los casi 500 asistentes disfrutaron de una noche con temperatura de lo más agradable. Así da gusto hasta trabajar.

93

Color en el 'photocall' de los Cordobeses del Año A.J. González / Chencho Martinez

Compartir el artículo

stats