Kiosco

Diario Córdoba

FERIA DE MAYO

Los feriantes, nuevos vecinos en El Arenal

El espacio reservado para empresarios y trabajadores tiene 309 parcelas y están todas reservadas, pero aún no han llegado todos los ocupantes | En estos días, preparan sus puestos y atracciones para el viernes

La feriante Mayte Rodríguez muestra el interior de su caravana en El Arenal. Ó. BARRIONUEVO

El recinto ferial de El Arenal en Córdoba ha recuperado en estos días el trasiego propio del mes de mayo. Los feriantes se están desplazando hasta el lugar e instalan sus viviendas portátiles, sus puestos y atracciones para dar el pistoletazo de salida a una nueva edición de la Feria de Mayo el próximo viernes. Los resultados de la Feria de Sevilla, de la que proceden algunos, han sido buenos y encaran con optimismo la fiesta cordobesa.  

El espacio acondicionado para la instalación de caravanas cuenta con 309 parcelas y están todas reservadas (algunos feriantes utilizan más de una), aunque este domingo solo están ocupadas en torno a un centenar. Algunos profesionales todavía están llegando desde Jerez. En este recinto disponen de luz, agua, baños públicos, seguridad durante las 24 horas (con la empresa SGI, que trabaja para el Ayuntamiento de Córdoba) y un aparcamiento privado.  

La empresaria sevillana Mayte Rodríguez, que tiene una caseta de juego de globos y otro de pesca de patitos, recuerda que «el año pasado, la gente se volcó» con la iniciativa alternativa a la Feria, y confirma que «hay optimismo ante la posibilidad de que después de dos años la gente tenga ganas». Mayte lleva 33 años trabajando como feriante de manera independiente (antes estuvo con su familia) y, acerca de su experiencia en Córdoba, asegura que se siente «como si fuéramos familia con la gente de aquí». Su día a día en El Arenal «es igual que cuando estoy en mi casa, voy al supermercado a por la comida», explica. Cuando no le es posible, también acude a los puestos de alimentación de otros feriantes. «Entre nosotros, nos apañamos», señala.

Mayte destaca, además, que este colectivo está trabajando en España para ser reconocido como parte del sector cultural y no tener que registrarse bajo otros epígrafes empresariales como el metal o la venta ambulante. En este sentido, asegura que «estamos peleando mucho. En Barcelona ya han conseguido que se englobe a los feriantes en la cultura, porque entendemos que somos cultura. Las atracciones, por ejemplo, están en el metal, cuando quizá lo que hace el trabajador es recoger fichas», explica. A esto añade que el sector cultural tiene unos horarios más parecidos a los de su profesión, con jornadas que son extensas de forma puntual, parecidas a las de los conciertos.

"De cada ciudad sabemos lo que nos gusta"

Un poco más adelante, Michel Esgueva, que está al frente de Joker Casino, asegura que «la gente está como loca por disfrutar y vivir lo que nos dejan». En Córdoba encuentra «buenos clientes y chicas muy guapas», bromea, y acerca de los viajes que realiza con motivo de su trabajo, explica que «estamos acostumbrados. Cuando estamos mucho tiempo en un sitio fijo se nos hace pequeño». Así, detalla que «venimos aquí (ahora se encuentra en Córdoba con su pareja) y vamos donde nos gusta comer buen pescado y caracoles. De cada ciudad, sabemos lo que nos gusta». Paseando a su cachorro, además, ya han empezado a hacer amigos en el Balcón del Guadalquivir.

Michel Esgueva prepara Joker Casino para su apertura al público. Ó. BARRIONUEVO

En el pequeño pueblo de caravanas ubicado junto al estadio de El Arcángel también se encontraba este domingo María del Carmen Pérez, propietaria de la churrería Hermanos Pernía, quien confirma que esperan tener una buena feria. Por su parte, Karina Freises, que tiene una caseta de globos y tiro, ha apuntado algunas dificultades que se están encontrando en esta edición como la escasez de mercancías y la subida de precios. En su opinión, los feriantes tendrán que subir los precios al público.

Karina reivindica que, después de la pandemia de coronavirus, «hay que empezar otra vez», porque «todo el mundo necesita trabajar y poder pagar». Los feriantes consultados coinciden en destacar que proceden de familias de feriantes, pero en la actualidad los hijos de estos empresarios estudian y tienen carreras distintas a esta profesión. «Todos los feriantes somos feriantes. Nosotros no íbamos al colegio, pero los hijos ahora sí estudian y tienen carreras y trabajos fuera, por lo que cuando nos jubilemos no sé qué va a pasar», avanza Karina Freises.

Antonio Sánchez y Laura Basarte han acudido a El Arenal con sus hijos para ver cómo avanza la instalación de la feria. Ó. BARRIONUEVO

"Los niños tienen muchas ganas de feria"

Paseando en bicicleta, esta mañana han acudido a El Arenal Antonio Sánchez y Laura Basarte con sus hijos para observar cómo la nueva edición de la Feria va tomando forma. El primero ha asegurado que «los niños tienen muchas ganas de feria» y Laura ha confirmado que «a mí me gusta. Tenemos ganas. Vendremos un día a los cacharritos, pero con precaución porque el covid todavía está aquí y hay que cuidarse un poco», ha explicado.

Compartir el artículo

stats