Aceras, semáforos, papeleras, marquesinas de Aucorsa y autobuses en general, bancos y mobiliario urbano, espacios municipales como los colegios públicos, el Gran Capitán de Mateo Inurria en Las Tendillas, las estatuas de San Rafael, la cuidadora de los patios, Manolete en Santa Marina... Buena parte de Córdoba sigue bajo el manto de lodo y barro que ha dejado en la ciudad el paso de la borrasca Celia y la calima arrastrada desde el desierto del Sahara en los últimos días. 

Una papelera cubierta de lodo, en el Puente Romano. MANUEL MURILLO

Aunque la lluvia, libre de partículas de barro, ha servido para enjuagar en las últimas horas parte del desaguisado originado por las partículas de barro, lo cierto es que Córdoba necesita un plan de limpieza integral y específico para volver a la normalidad en cuanto sea posible. 

La empresa municipal de limpieza de Córdoba, Sadeco, anunció el mismo martes que acometería un plan especial de limpieza y ayer garantizó que dicho dispositivo incluirá los colegios públicos --en muchos de ellos los niños llevan varios días sin poder jugar en el patio-- y edificios municipales a la vista de lo muy afectadas que han quedado estas Infraestructuras después de la borrasca. 

La presidenta de Sadeco y primera teniente de alcalde, Isabel Albás, aseguró ayer que ante «una situación excepcional, Sadeco responde de manera rápida y eficiente». De este modo, la responsable política cifró en 60.000 euros el coste total que tendrá este plan extraordinario de limpieza. Para la puesta en macha de dicho plan han sido necesarias 20 contrataciones extraordinarias y se han llamado ya a los integrantes de la bolsa de trabajo de Sadeco.

Limpieza de estatuas

La limpieza de las estatuas de la ciudad la lleva a cabo normalmente Sadeco, a excepción de aquellas intervenciones que requieran productos químicas, en las que o bien se recurre a una empresa externa especializada, o bien la hace el Ayuntamiento de Córdoba con supervisión técnica. En la ciudad de Córdoba hay dos centenares de esculturas, fuentes, azulejos y otros elementos que forman parte del patrimonio cordobés y que también llevan varios días enmascarados de lodo. 

Estatua de San Rafael, cubierta de lodo. MANUEL MURILLO

Rosa Lara, coordinadora de Gestión del Casco Histórico en la Gerencia Municipal de Urbanismo, entiende que será suficiente con una limpieza suave con cepillo y agua para dejar como nuevos la mayoría de estos monumentos, y confía en que la calima no haya dañado ninguno de ellos. 

Autobuses y marquesinas

Respecto a las marquesinas de Aucorsa, explica su presidente, Miguel Ángel Torrico, que la lleva a cabo una empresa externa JDecaux, mientras que la flota de autobuses y microbuses municipales sí tendrá que pasar por los trenes de lavado de la empresa.

Los lavaderos hacen el agosto

Si usted tiene coche, si ha tenido que circular estos días con él o, lo que es peor, si su vehículo duerme en la calle habrá ido ya o espera hacerlo en los próximos días a lavarlo. La calima se ha cebado con todo lo que ha encontrado en la calle, pero algunos lavaderos lo han agradecido sustancialmente, porque han encontrado en este fenómeno atmosférico un respiro en tiempos de sequía. Pero como en todo, no llueve nunca a gusto de todos (sobre todo si es barro), y mientras que los lavaderos con mangueras a presión corroboran ese incremento de clientes, otros lavaderos que hacen la limpieza a mano esperan que cuando deje de llover empiece a haber más clientes. Así en Brillocar Córdoba creen que eso ocurrirá «cuando abra el tiempo, porque de momento no hemos visto mucho incremento, pero esperamos que en los próximos días, sí».

Colas de vehículos en un lavadero de Córdoba. FRANCISCO GONZÁLEZ

Lo mismo pasa en Lavadero Sepúlveda que espera a que eso suceda la semana que viene. Otros, como Lavadero Zoco Córdoba sí han experimentado ya un aumento de su clientela, que hace cola para tratar de quitarle al coche todo el barro. «Estamos a tope», comenta uno de sus empleados, aunque no sabe precisar qué porcentaje supone el repunte. «Si ha llovido barro lo normal es que la gente venga a lavarlo», concluye. Por contra, los que todavía no se han beneficiado de las pocas cosas buenas que tendrá la calima han sido las tintorerías. En Tintorería Presto, al menos, no han notado nada de momento, pero esperan que en los próximos días les lleguen las alfombras que tanto polvo han tragado.  

Un plan en dos fases

Por otro lado, la presidenta de la empresa municipal explicó que el dispositivo consistirá en dos fases. Por un lado, contará con un plan de alto impacto, que se está llevando ya a cabo con la disposición de todas las máquinas para la limpieza con agua a presión y baldeo (que se había suspendido por la sequía y que se recupera temporalmente) y que se extenderá por toda la ciudad, empezando por las barriadas periféricas. La previsión es que esta primera fase esté concluida el domingo. 

Y, por otro lado, el plan contará una segunda fase, que dará comienzo el lunes y consistirá en una con «limpieza sostenida», «limpiar sobre lo limpio», indicó Albás, en la que ya se van a incluir los colegios públicos y los edificios de titularidad municipal, que también se han visto muy afectados por el barro y el lodo que arrastran en sus pies niños y personas cuando acceden a esos espacios. 

Por último, Isabel Albás hizo referencia ayer a la democratización de los efectos de la calima en toda la ciudad, algo que ha provocado que «por primera vez en la historia», dijo, Córdoba esté a la vez sucia en todas las zonas al mismo tiempo. Asimismo quiso poner en valor la respuesta rápida de Sadeco en unas circunstancias completamente excepcionales y desconocidas como estas.