Ana Belén Marín, de Cuchillería Bueno, muestra con orgullo algunos buenos ejemplos de navajas, unas con la empuñadura de madera y otras con asta de ciervo, toro y otros animales. El taxidermista José Antonio Gutiérrez hace lo propio en su taller cordobés con animales que ha disecado y se refiere a algunas de las monterías a las que ha acudido recientemente para recoger las piezas que tendrá que tratar para que se perpetúen en el tiempo y mantengan su naturalidad.

Ambos, Ana Belén y José Antonio, son exponentes de dos de las aristas que componen el amplio prisma del arte y la artesanía cinegética. Un sector en alza que da servicio a una actividad igualmente en alza y que parece tener «futuro», como así lo confirman los propios artesanos y artistas.

Ana Belén Marín, de Cuchillería F. Bueno.

Ana Belén Marín, de Cuchillería F. Bueno. Córdoba

Junto a la cuchillería y la taxidermia, la caza tiene otras actividades artesanales y artísticas muy ligadas a ella. Son los casos, por ejemplo, de la guarnicionería, el grabado y artes como la pintura y la escultura, capaces de inmortalizar escenas de cacería. Muchos de estos trabajos, sobre todo el de la cuchillería y el arte cinegético, arrancan en la misma Prehistoria a través de la fabricación de cuchillos de sílex para cazar y las pinturas rupestres, de ahí que pueda decirse que "es de los trabajos más antiguos que se conocen".

Cuchillería

Los cuchillos y navajas que salen del taller F. Bueno de Villanueva de Córdoba están entre los mejores de España. De hecho, sus actuales propietarios son la cuarta generación de una saga que comenzó en 1920 con Basilio Bueno. "El bisabuelo empezó a dedicarse a esta actividad por la propia necesidad de fabricarse herramientas y navajas", precisa Ana Belén. Un siglo después, aquel negocio incipiente es ya una cuchillería muy consagrada que realiza navajas de hoja curva y recta y con la empuñadura tanto de madera como de asta de ciervo, toro, vaca y carneros. A todo ello hay que sumarles los cuchillos específicos que fabrican para las monterías.

Pero, ¿cómo han cambiado los procesos? Ana Belén Marín explica que "seguimos templando en un horno, lo que ocurre es que ahora entran más unidades a la vez", lo que rentabiliza y agiliza la producción. "Sigue siendo muy artesano todo", agrega.

Detalles del trabajo artesanal de cuchillería.

Detalles del trabajo artesanal de cuchillería. Córdoba

Grabado de acero

Muy vinculada a la anterior actividad se encuentra el grabado, que sirve para la personalización de útiles de cacería, fundamentalmente del acero de las navajas y los cuchillos. En este sentido, Javier Romero tiene su taller en Peñarroya-Pueblonuevo. Explica que su "pasión por la naturaleza y el mundo cinegético" fue lo que le hizo sumergirse dentro de este proyecto inspirado en la caza. Su aparición en el panorama cinegético en la provincia ha servido para que otros artesanos, como el citado taller F. Bueno, apuesten por él en lugar de enviar los pedidos a otros puntos de la geografía española.

Taxidermia

La taxidermia, o el arte de disecar animales, ha ganado enteros en Córdoba en los últimos años. José Antonio Gutiérrez, de pasado joyero, es uno de los profesionales que trabajan en este sector en la provincia, en su caso en la capital, del mismo modo que también lo son los Hermanos Martínez en Almodóvar, y Pedro Franco, también en la capital.

Aunque el servicio que presta a los cazadores les ocupa todo el año a los taxidermistas, es sobre todo en la época de la veda -de octubre a febrero- cuando se intensifica su labor. Por eso es habitual que Gutiérrez, al igual que los Hermanos Martínez y Pedro Franco, estén "a tope" los fines de semana, ya que tienen que tienen que ir a las monterías. Así es como facilitan los trámites a los cazadores. El futuro de esta actividad está garantizado por la mejora de la gestión cinegética.

Guarnicionería

El cuero es otro material muy presente en la actividad cinegética en la provincia. Dos buenos ejemplos son Blancapiel, en Villanueva de Córdoba, y Casa Mohedo, en Montoro. Bartolomé Blanca alude a los zurrones para cazadores, banquillos en piel, fundas para escopeta y machete como algunos de los productos que tienen más salida en su taller. También indica que su trabajo está muy orientado al mundo del caballo. Casa Mohedo viene trabajando desde 1850 el trabajo manual del cuero con la fabricación de calzado y guarnicionería. De su taller salen artículos para el cazador y artículos de marroquinería.

Te puede interesar:

Arte cinegético

Hay un arte ligado a la caza, que en el caso de Córdoba tiene entre sus referentes a Mariano Aguayo, un autor que se especializó con el paso de los años tanto en la pintura como en la escultura cinegética. Entre sus obras son destacables las que representan a los podencos de montería. Su labor actual se centra más en temas taurinos.