ESPAÑA, LA RUTA DEL MISTERIO

Cementerio de Cartagena, simbología y leyendas en el camposanto

El cementerio de Los Remedios de Cartagena es un referente nacional desde el punto de vista del necroturismo | A su abundante simbología egipcia y masónica se suman numerosas leyendas escalofriantes que convierten su visita en toda una experiencia

Escultura de un ángel.

Escultura de un ángel. / S. GARCÍA

Santiago García (*)

España, la ruta del misterio

UNA SECCIÓN COORDINADA POR José Manuel Morales

«El necroturismo es una fórmula turística en alza. Cada vez más cementerios de toda España se abren a la realización de visitas guiadas de misterio, entendiéndolas como una manera novedosa de atraer al público y salir del ostracismo. Lamentablemente, Córdoba capital aún no se ha subido a este tren»

Ubicado a las afueras de la ciudad, el cementerio de Los Remedios de Cartagena es un tesoro repleto de simbología e historias insólitas. Adaptado por el arquitecto municipal Carlos Mancha en 1860, se utiliza como lugar de enterramiento al menos desde 1804. 

Como si de una ciudad romana se tratara, se encuentra atravesado por dos grandes calles principales -Cardo y Decumano-, que forman una cuadratura en base a los cuatro puntos cardinales. Este diseño no es casual y se complementa con panteones como el de la familia Pedreño, que exhiben una abundante simbología rica en flores de lis, serpientes y relojes de arena. En el de los Aguirre está representado el mito de Isis, vinculando este poderoso linaje cartagenero con la masonería. Del mismo modo apreciamos amuletos protectores de naturaleza angelical en cada uno de los puntos cardinales del panteón de la familia Estrella formando un triángulo equilátero, símbolo de la Trinidad. En todos excepto el del lado Este, que según la tradición ancestral se debe dejar vacío para no impedir que penetre la luz. 

Panteón con simbología egipcia.

Panteón con simbología egipcia. / WIKI

Precisamente en esta zona se ubica uno de los entornos más singulares, el cementerio de niños. Desde 1868 hasta 1980 ha sido utilizado para enterrar a pequeños con sus tumbas alicatadas en blanco, y con el rumor de que una niña traslúcida, conocida como Micaela, se ha dejado ver caminando entre las tumbas con su pelo rubio y un camisón blanquecino. Multitud de testigos han escuchado canciones infantiles por esta zona, y han relacionado el extraño suceso con el espíritu de la pequeña. Por otro lado, no son pocos los testigos que aseguran haber avistado unas extrañas luces verdosas saliendo por los respiraderos de las criptas de Juan Crespo y Manuel Picó, y ascendiendo hacia el cielo, alimentando multitud de leyendas e historias de fantasmas desde principios del siglo pasado. Pero si vamos a mencionar las melodías musicales, no podemos pasar por alto la tumba de La Bailarina, de la que según muchos visitantes parece proceder un melódico canto. En su interior yace una niña de doce años fallecida durante las fiestas celebradas en 1972 en honor de la Virgen del Carmen. Al parecer, el barco que portaba a la pequeña durante el desfile marítimo naufragó y tuvo un angustioso final tanto para ella como para otras once personas. Su familia encargó una sepultura muda, sin ningún dato identificativo, eligiendo para su construcción materiales con una profunda carga simbólica: mármol blanco, signo de la pureza de la menor; mármol negro, símbolo de las profundidades marinas que le arrebataron la vida; y un pedestal de mármol alabastro procedente de Egipto, como símbolo de la conservación de su alma por toda la eternidad

* Guía de Rutas Misteriosas en Cartagena

www.rutasmisteriosas.es

[Aquí puede leer la serie la Córdoba misteriosa]