ACTUALIDAD BLANQUIVERDE

El Córdoba CF o cuando la defensa es cosa de todos

El equipo de Iván Ania pasa de encajar dos goles por partido a enganchar una racha de 333 minutos sin recibir un gol

Los cambios sin consecuencias en la defensa y el último encuentro ante el Castellón señalan como clave un equipo solidario en el trabajo sin balón

Iván Ania da instrucciones desde la banda de El Arcángel durante el Córdoba CF - Castellón del pasado sábado.

Iván Ania da instrucciones desde la banda de El Arcángel durante el Córdoba CF - Castellón del pasado sábado. / A.J. GONZÁLEZ

Ignacio Luque

Ignacio Luque

Es la defensa, estúpidos, diría un Bill Clinton futbolístico (y cordobesista) sobre la mutación sufrida por el Córdoba CF en los últimos meses, una transformación que ha disparado al conjunto blanquiverde desde la parte baja de la clasificación, en la que se situaba tras el primer mes de competición, hasta el tercer lugar de la misma, como el mejor de «los humanos» y alternativa a la lucha en la pelea por el ascenso directo. Pero para ello, claro está, antes tendrá que lograr la permanencia, como manifestó de forma llamativa Iván Ania tras el brillante triunfo contra el Castellón, el pasado sábado.

Brillar sin balón

Más allá de las sorprendentes declaraciones del asturiano, lo que parece evidente es que lo más destacable en el juego de este Córdoba CF no son aquellas constantes subidas de los laterales en las primeras jornadas ligueras y que eran tan piropeadas desde la grada. Tampoco la capacidad goleadora. Ni tan siquiera el juego de combinación, no. Lo que más se reconoció y agradeció desde la grada de El Arcángel, el pasado sábado, fue la exhibición de presión, achique de espacios y disputa individual de cada balón del Córdoba CF, sobre todo en la primera mitad. Los seguidores reconocieron que ese solidario trabajo de recuperación de balón fue fundamental para poder aspirar no sólo a que el Castellón (máximo goleador de la Liga) no pudiera hacer daño, sino también a tener opciones de cara a la portería del conjunto blanquinegro.

Carlos Albarrán controla un balón durante el encuentro entre el Córdoba CF y el Castelló, el sábado en El Arcángel.

Carlos Albarrán controla un balón durante el encuentro entre el Córdoba CF y el Castelló, el sábado en El Arcángel. / A.J. GONZÁLEZ

Quizá sea la más clara transformación de este Córdoba CF en lo que se lleva de Liga, ya que en las cuatro primeras jornadas, el equipo de Iván Ania encajaba ocho goles, a dos por encuentro, y era la tercera peor defensa del campeonato. De hecho, tras el primer mes de Liga, el Córdoba CF era el peor equipo como local, con dos derrotas y cuatro goles encajados en dos encuentros (tres del Ibiza y uno del Linares Deportivo). No es casualidad, por lo tanto, que la segunda victoria blanquiverde se lograra dejando al rival (el Alcoyano) a cero en la quinta jornada liguera. Eso sí, no con poco sufrimiento defensivo. De hecho, otro dato que evidencia esa transformación del equipo de Iván Ania es que mientras que tuvo que esperar hasta la quinta jornada de Liga para dejar a un adversario a cero, en las siguientes 12 jornadas ha dejado a cero a la mitad de sus rivales, seis, tres de ellos de forma consecutiva: Antequera (jornada 14), Melilla (jornada 15) y Castellón (jornada 16).

Sanciones y decisiones técnicas

Y lo ha conseguido Iván Ania moviendo la línea defensiva, enésima demostración de que al igual que el ataque es cuestión de todo el equipo, la defensa también. Albarrán, un fijo para el asturiano, no estuvo en el encuentro en Melilla por sanción, y el conjunto blanquiverde dejó al colista a cero. Calderón, otro fijo pero en el costado izquierdo, tampoco estuvo en el Cerro del Espino, y aunque el rival anotó un tanto, lo cierto es que éste llegó más por cierta relajación que por problemas defensivos, ya que el Córdoba CF goleó al filial colchonero (1-6). También hay que recordar que el propio Ania tocó el centro de la defensa tras aquel nefasto inicio liguero en defensa, introduciendo a Carlos García por Adrián Lapeña. El central catalán fue titular en cuatro jornadas consecutivas, con dos victorias y dos derrotas para los blanquiverdes y Adrián Lapeña regresó a la titularidad en la victoria blanquiverde en El Arcángel ante el Mérida (2-1), posición que ya no ha abandonado y en la que deberá demostrar dotes de mando ante el futuro inmediato que se avecina. Es decir, movimientos en la línea defensiva ha habido, tanto por obligación como por decisiones técnicas de Iván Ania, que también apostó por Isma Ruiz como mediocentro más posicional en detrimento de un Álex Sala que estaba brillando. El caso es que todos los movimientos han generado un equipo más equilibrado en el trabajo sin balón y posiblemente haya jugado a favor la capacidad de Ania para convencer a los suyos de la necesidad de ese trabajo sin balón. Así, ahora quizá haya un equipo un punto menos vistoso de lo que se podía ver en el primer mes de Liga, pero mucho más efectivo. Los números cantan.

Racha imbatido

Porque ese mayor y mejor trabajo defensivo ha provocado que el Córdoba CF acumule en la actualidad una racha de 333 minutos sin encajar gol. El último gol encajado por el conjunto cordobesista se produjo en la jornada aplazada en El Palmar, la novena, cuando el verdiblanco Nacho Ramón adelantó a los suyos en el minuto 27. Luego, Adilson y Casas voltearían el marcador para que el Córdoba CF se llevara los tres puntos del campo de Sanlúcar. Después, tres sendos marcadores a cero, como se ha referido, ante el Antequera, Melilla y Castellón. El reto para este Córdoba CF sería dejar a cero su marcador el próximo domingo en el Estadio Balear (12.00 horas, FEF TV). Con ello no sólo tendría más cerca la opción de llevarse los tres puntos, sino que batiría la marca cordobesista de hace tres años, cuando a los mandos de Pablo Alfaro el Córdoba CF sumó 420 minutos sin encajar un solo tanto. Esa es la mejor marca de la última década, al menos, ya que la anterior, de 390 minutos, data de la temporada 2015-16, en Segunda y a las órdenes de José Luis Oltra. Otras marcas reseñables son los 310 minutos de Isaac Becerra en la 2019-20 (jornadas 1 a 4) o los 291 de Kieszek en la 2018-18, también en Segunda División (jornadas 28 a 32).

Isaac Becerra llegó a acumular 420 minutos sin encajar gol.

Isaac Becerra llegó a acumular 420 minutos sin encajar gol. / A.J. GONZÁLEZ

Sería un récord más que notable para este Córdoba CF, que se encuentra lanzado en esta recta final del 2023 y dejaría una marca para la historia. No sólo eso. También confirmaría, una vez más, que la defensa es cosa de todos y que a través de ella se consigue el objetivo.