ACTUALIDAD BLANQUIVERDE

Óscar Jiménez, un goleador emergente para sostener la efervescencia del Córdoba CF

El ariete gaditano, hasta ahora en el filial, irrumpe en los planes del primer equipo como relevo natural del lesionado Alberto Toril

En la pasada campaña sumó 13 tantos con el Antoniano en Tercera RFEF, mientras que en la presente ya ha firmado seis en 12 encuentros a las órdenes de Diego Caro

Óscar Jiménez, junto a Koki en la celebración del triunfo ante el Antequera en El Arcángel.

Óscar Jiménez, junto a Koki en la celebración del triunfo ante el Antequera en El Arcángel. / CCF

Hace apenas unas semanas ciertos sectores del cordobesismo todavía desconocerían su nombre. Fechas más tarde, el de Óscar Jiménez está llamado a ser uno de los más importantes en la propuesta atacante del Córdoba CF de Iván Ania, en el que el ariete gaditano ha aterrizado como bálsamo perfecto ante la baja por lesión de Alberto Toril y decidido a convencer para ganarse un hueco fijo en los planes del primer equipo, con el que ya sabe lo que es estrenarse.

El futbolista del filial ha sido el elegido por la dirección técnica blanquiverde para ocupar el puesto de segundo punta en los esquemas del conjunto nodriza, de los que el delantero tampoco es del todo ajeno, tras haber permanecido en dinámica del primer equipo durante toda la pretemporada, buena parte del arranque, y ahora haber regresado con energías renovadas -incluso debutado- para cargarse de galones y, de paso, sumar trabajo, frescura y gol a una ecuación que sigue dejando números apabullantes de cara a puerta en las últimas jornadas.

Un artillero avalado

Pese a su juventud, de 21 años, el ex del Atlético Antoniano es un goleador consagrado en Tercera Federación, en la que durante el pasado curso dejó un papel sumamente protagonista para impulsar al conjunto de Lebrija hasta el ascenso directo, con 13 dianas en su haber. No es de extrañar que, una vez sellada la promoción, la comisión deportiva blanquiverde apostase fuerte por su fichaje, garantizándose así un delantero con olfato, proyección y mucha pegada. «El nivel de intensidad que se le mete a los partidos se nota, se diferencia, la calidad individual obviamente también. Al final es adaptarse, esperemos que no se note a lo largo de la temporada», afirmó el ariete tras sumar sus primeros minutos en Primera Federación, incidiendo en el salto realizado.

En 12 jornadas con el filial su producción también asciende hasta los seis goles, o lo que es lo mismo, un saldo de una diana cada dos partidos en un Córdoba CF B que todavía no ha conseguido dar con la tecla en lo que va de curso, aunque sí con la fórmula para nutrir a Jiménez de oportunidades para explotar su voracidad en punta. «A lo largo del año que llevamos, sobre todo en la pretemporada, he estado con ellos entrenando y en dinámica del primer equipo. He estado viendo los partidos, los entrenamientos», señaló, aclarando que su adaptación, más allá de tener un proceso, será prácticamente inmediata.

«No sé si estaré a la altura de Alberto Toril, al menos intentarlo», prosiguió el ahora «29» blanquiverde, que fija el listón en equipar -o procurar hacerlo- la aportación del futbolista mallorquín, actualmente en la enfermería tras sufrir una lesión de segundo grado localizada en el ligamento colateral interno durante el cruce ante el Atlético Sanluqueño.

Óscar Jiménez, en su entrada al Córdoba CF - Antequera del pasado sábado.

Óscar Jiménez, en su entrada al Córdoba CF - Antequera del pasado sábado. / CCF

La mano de Iván Ania

Incidiendo en los detalles de su debut, Óscar Jiménez también desveló las palabras de Iván Ania antes de su entrada al pasado encuentro ante el Antequera en El Arcángel, demandando temple y trabajo al joven delantero, aunque igualmente actuando como un importante revulsivo de confianza: «Me dijo que tuviera cabeza, que estuviera tranquilo y que luchara y trabajara igual que siempre. Uno no está acostumbrado a ver un estadio tan lleno y con tantas personas», admitió. «Estoy muy contento y muy emocionado. Al principio estaba un poco nervioso, sobre todo cuando estaba calentando y el míster me dijo que iba a salir. Estoy ilusionado, muy ilusionado», añadió seguidamente, sin esconder la sonrisa y los preparativos hasta su ingreso ante los antequeranos.

Ya con la mirada al frente, además, el futbolista formado en la Bahía de San Fernando apuntó hacia el próximo objetivo: superar al Melilla este domingo en el Estadio Álvarez Claro (12.00 horas, FEF TV). «Todos los equipos son complicados, da igual la clasificación, esté arriba o esté abajo. En cualquier jugada te pueden meter gol. Mucha intensidad. En cualquier detalle se puede llevar el partido cualquiera, esperemos que seamos nosotros y que vengamos contentos para Córdoba», analizó, evidenciando su cambio de mentalidad para esta nueva etapa.