+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PROBLEMA SOCIAL

El vuelco de la pirámide demográfica de España sacude el mercado laboral

En el 2030, los trabajadores de 55 a 64 años serán al menos un tercio de la población activa . La población mayor de 50 años, que ronda los 20 millones de personas, duplica a la menor de 18

 

Un grupo de mayores acude a una clase de informática en Barcelona. - MIQUEL MONFORT

CARME ESCALES
06/01/2017

La caída de la natalidad y el aumento de la esperanza de vida en España han invertido radicalmente la pirámide demográfica. La población mayor de 50 años (17,9 millones de personas) duplica a la menor de 18 (8,7 millones) y supera en seis millones a los menores de 25. Los expertos que analizan las consecuencias económicas y sociales de los cambios demográficos toman las edades de 50 y 18 años como referencia para el análisis de la evolución del mercado laboral.

Sobre los empleados de 50 años suelen aterrizar las regulaciones de empleo empresariales, y quienes a esa edad buscan trabajo se frustran por el rechazo de la mayoría de empresarios, que prefieren jóvenes de más fácil doma y menor salario. A los 18 se aspira al primer empleo, afrontando todo tipo de obstáculos, sobre todo la falta de experiencia.

«El tamaño menguante de la fuerza de trabajo es una de las consecuencias, a largo plazo, más importantes del proceso demográfico actual, porque se prevé que las personas de edad sigan superando a las menores durante los próximos decenios», comenta Antonio Abellán, investigador del envejecimiento, desde el Departamento de Población del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

MÁS Y MEJORES SÉNIORES / Que las personas de 50 años pudieran tener aún por delante 30 años de vida, como sucede ahora, tampoco había ocurrido en las generaciones que nos preceden.

La nueva esperanza de vida actual en nuestro país, aproximadamente situada en los 82 años, introduce también nuevos interrogantes: ¿Cuál es la edad de una vejez real? ¿Cómo aprovechar el talento, capacidades y experiencia de esos séniores, dentro y fuera de las empresas? ¿Quién saca partido de ese nuevo nicho de mercado, empleados, prejubilados o jubilados, pero con poder adquisitivo y más energía que los mayores de 50 años en anteriores periodos históricos?

Las respuestas a estas cuestiones configuran lo que se ha denominado Silver Economy (Economía de plata, en su traducción al castellano).

MÁS FUERZA LABORAL / «Tenemos la mayor fuerza laboral de la historia de España. El problema ahora es la falta de actividad económica», destaca Abellán. Entre sus propuestas para afrontar las consecuencias del envejecimiento demográfico, apuesta por la renovación demográfica, con más incentivos para conciliar, tanto para madres como para padres; integrar a los inmigrantes; construir más empleo, y eso pasa también por alargar las vidas laborales, para alcanzar mayor productividad, y unas finanzas públicas sostenibles.

«Y que esos años ganados a la muerte –los 50 de ahora son los 40 en un pasado reciente– se vivan en buenas condiciones, para mejorar la vida de las personas y ahorrar costes sanitarios y de cuidados de larga duración», añade el investigador del CSIC. En ese sentido, desde la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA), se ha impulsado la campaña Trabajos saludables en cada edad (www.heal thy-workplaces.eu/es), una iniciativa que hace especial hincapié en un dato: en el 2030, los trabajadores de 55 a 64 años representarán hasta el 30% o más de la población activa en muchos países de Europa.

RECICLAJE E INSERCIÓN / «El objetivo de la campaña es ayudar a trabajadores, directivos y empresarios a reconocer y gestionar los desafíos que entraña el envejecimiento de la población activa, sin centrarse en un grupo de edad determinado, sino en los trabajadores de cualquier edad», explica, desde su oficina en Bilbao la gerente de Promociones Corporativas de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, Marta Urrutia.

En la actualidad, los trastornos musculoesqueléticos y de salud mental son las causas principales de jubilación por discapacidad. Y, según varios estudios y tal como precisa la Agencia Europea de Seguridad y Salud en el Trabajo, las bajas laborales prolongadas por enfermedad aumentan el riesgo de no reincorporarse a la vida laboral.

Por ello, «en el contexto actual de envejecimiento de la población activa es más importante que nunca ayudar a las personas con problemas mentales a que permanezcan activas laboralmente. Y la rehabilitación profesional y las políticas que facilitan la reincorporación al trabajo después de una ausencia laboral por enfermedades o lesiones adquieren cada vez más importancia», explica esta directiva.

La campaña pone a disposición de las empresas pequeñas una guía con consejos y directrices para gestionar de manera eficaz la edad en sus lugares de trabajo, procurando condiciones seguras y saludables para los trabajadores desde el inicio de su actividad.

Otra cosa es el reciclaje imprescindible, la reinvención necesaria de cualquier persona mayor de 50 años para postularse con garantías de competencia a un empleo, o abrir su propio negocio, desmontando el estigma de la edad.