+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Al paso

Volver a quitarse el sombrero

 

El problema de la democracia actual es la falta de objetividad en las opiniones motivada por el lastre que los intereses particulares suponen para la práctica de un pensamiento libre. Y esto opera en todos los ámbitos sociales, pero sobre todo en política. El político no puede reconocer méritos en el contrario, aunque los merezca, aceptando así perder el honor por mal del interés electoralista. Y ello es un grave error porque el Parlamento y sus formas influyen muchísimo en el modo en que se relacionan los ciudadanos; hay momentos muy brillantes de Pablo Iglesias y más aun teniendo en cuenta que Podemos nació del movimiento más digno que ha tenido este país, «los indignados». La crisis catalana ha mostrado y demostrado un gran presidente del Gobierno con una prudencia y una templanza fuera de lo común. Rivera, el de ciudadanos, es una joya de ilusión y españolidad. Pedro Sánchez, el más legítimo porque fue apartado por el aparato poderoso de su partido y devuelto al liderazgo por expreso deseo de la gente. Sí, todos muy buenos, pero ninguno extraordinario porque ninguno ha sido capaz de quitarse el sombrero por el rival. Ya digo que en democracia la competencia es la esencia, pero siempre respetando unos principios generales. La última vez que estos límites éticos se traspasaron con la corrupción de las costumbres tanto de la masa como de las instituciones, no hubo más opción que instaurar un sistema ajeno a la legalidad pero que devolviera la paz social y la bonanza económica. Ocurrió en 1923 cuando con la connivencia de grandes intelectuales de la democracia, entre ellos Ortega y Gasset, el militar Miguel Primo de Rivera se hizo con la nación para detener la degradación de calles y parlamentos. Fue un sincero intento porque aporto paz y prosperidad a través de la intervención pública en la economía, método luego copiado por la democracia norteamericana de Roosevelt y su New Deal. Pero los deportes nacionales, la envidia y la corrupción, fueron más fuertes y al poco tiempo este hombre murió en Francia abandonado por todos. Después vino la guerra civil... No permitamos que se repita la historia. Nada hay más bello que la democracia, pero debemos cuidarla. Hoy estamos ante una situación parecida de falta de principios solidarios y que más prueba que hay territorios que se quieren separar, no por ser diferentes sino por eludir responsabilidades comunes. Hay que potenciar la educación por la ciudadanía. Pero el principal ejemplo tienen que darlo nuestros políticos reconociendo méritos al rival. La dignidad y el honor están por encima de todo. Incluso de las urnas.

* Abogado

Opinión

Las palabras no son pensamientos

Francisco José Bocero

Juan Domínguez

Diario Córdoba

Juan Chicharro

Diario Córdoba

Síndrome prevacacional

Miguel Aguilar

La esclava

Magdalena Entrenas

Ejemplo a seguir y a exigir

Mercedes Valverde

Edición limitada

Francisco García-Calabrés Cobo

Lectores
CARTAS A LOS LECTORES / IMPUESTOS

La injusta fiscalidad

El nuevo Gobierno de Sánchez necesita subir impuestos a ricos y grandes empresas y estos, ...

CARTAS AL DIRECTOR / LIMPIEZA

Una carretera sucia

Desde hace años los andenes y aledaños de la N-431 y la Cañada Real Soriana (en estado de ...

CARTAS AL DIRECTOR / SALUD EMOCIONAL

Prevención de la ansiedad y la depresión

Para prevenir las dos enfermedades más proliferantes del siglo XXI, la ansiedad y la depresión, ...

CARTA ILUSTRADA

Elogio a los cines de verano de Córdoba

El pasado 16 de julio se presentó en el cine Fuenseca de Córdoba el documental Picadillo y Cines, ...

   
1 Comentario
01

Por Juan Gutiérrez 12:22 - 01.11.2017

A mí no me gustan los salvadores de las patrias; no me gusta por tanto la loa que el señor escribidor hace el dictador Primo de Rivera. La Dictaduras, todas, no son solución de nada, son el origen de más problemas. Y, por otro lado, comparto con el Sr. escribidor en que hay que potenciar la educación para la ciudadanía y por la ciudadanía (padres, padres, padres, padres...y luego jornaleros, trabajadores varios, maestros, médicos, curas, abogados, , . que son/tienen que ser el principal ejemplo. Si conseguimos ciudadanos honrados, tendremos políticos honrados. Mientras no consigamos lo primero, no podemos aspirar a lo segundo. Los que solemos pedir que los políticos sean los primeros solemos olvidar que eso es la negación de la democracia. Eso solo se da en las dictaduras.