+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna abierta

Terror al telediario

 

Terror al telediario -

No tengo claro si lo que me agobia es un síndrome personal o si se trata de una sensación general en la sociedad española; pero el hecho es sencillo y contundente: padezco del síndrome de miedo al telediario, extensivo a la agobiante incertidumbre ante el primer contacto diario con las noticias de la radio o de la prensa escrita.

Había sufrido esta sensación en la primera guerra del Golfo, con una posible guerra mundial en el horizonte. Se reprodujo en los terribles momentos post-zapateriles, de crisis económica aguda, en que algo llamado «prima de riesgo», acompañado de un desempleo galopante, estaba a punto de hundirnos en la miseria y de obligar incluso a un rescate de nuestra economía desde Europa. Y la sensación se ha vuelto a potenciar irrefrenable a raíz de la proclamación de la República en Cataluña y sus secuelas, sin duda el ataque más serio y duro contra la democracia en España.

Pero no nos engañemos: estos lamentables hechos se sustentan en un ambiente general en el que pareciera que los cimientos de nuestra «modélica» transición se deshacen como azucarillos: la corrupción (de todo signo y condición); el debilitamiento de símbolos esenciales para el sistema como «la Corona»; la incapacidad manifiesta de una penosa clase política, intelectualmente en precario e incapaz de abordar cualquier problema con sentido de Estado (educación, presupuestos, orden público...); la renuncia a cualquier esfuerzo ideológico que vaya más allá del «quiero echarte a ti para mandar yo»; el sentido de frustración del ciudadano agobiado por un hiperinflación de «politicastros» que no demuestran su utilidad al sistema y que se denuncia exagerada en número y con un coste desmesurado.

Todo ello en un contexto de escasas alternativas creíbles y fiables para el ciudadano medio, el que con sus impuestos sostiene este tinglado. Ante una derecha gobernante que, con sus sorpresas continuas (todos los días, sin pausa...), colabora un día sí y otro también a ese «terror al telediario» que nos acongoja, la alternativa «Ciudadanos» despierta recelos y un poco de vértigo, creciendo a un ritmo no acorde con sus realizaciones. También desde la derecha, la esperanza de un esfuerzo de solidaridad por el nacionalismo vasco patina ante «la bochornosa lealtad» a sus camaradas catalanes y la siempre abierta ranura de la hucha del chantaje institucional.

La izquierda, por su parte, se deshace en un mar de indefiniciones, océano en que los presentados como alternativas a la derecha, como la tierra es redonda, avanzando hacia la izquierda, acaban en los terrenos de las derechas más impresentables (populismos de la más baja estofa). Y eso el «pagano» secular (la clase media española), lo huele desde lejos, porque lo lleva sufriendo «desde que Franco era cabo primero».

Y lo peor: España ha perdido la única izquierda fiable y seria desde la transición: aquella Izquierda Unida que, aterrada por lo que era un bajón de representatividad, de la mano de sus dirigentes más excelsos, ha quedado oscuramente emborronada en ese marasmo ideológico que es Podemos. Del «Programa, Programa, Programa» hemos pasado a «lo que caiga y lo que nos dejen». Y a esta izquierda muchos nos resistimos.

Por si era poco, estas líneas se escriben en el contexto de la detención y puesta en libertad bajo fianza de Puigdemont, ruido del que me quedo con la declaración del presidente del Parlament que, literalmente, ha dicho: «Ningún juez, ningún gobierno, ningún funcionario tiene la legitimidad para cesar, y menos perseguir, al presidente de todos los catalanes». En román paladino: la providencia nos ha deparado otro Fürher, otro Duce, otro Caudillo, otro Castro u otro Maduro... Y todo ello con la bendición de unas «izquierdosas izquierdas» que hoy cohabitan con la burguesía catalana y mañana se declaran «antisistema» ¿anti cuál de ellos? Y «como inquietos monaguillos» (de aquí para allá), aquéllos que en su DNI institucional se presentan como «Podemos».

* Catedrático

Opinión

Alexandre Benalla

Diario Córdoba

Ángela González

Diario Córdoba

Disfrutar al viajar o renegar

Manuel Piedrahita

La Segunda República y su Hª

José Manuel Cuenca Toribio

Tesla y el todo vale

Emma Riverola

Masaya

Joaquín Pérez Azaústre

Una década prodigiosa

JUSTO Castaño

Lectores
CARTAS A LOS LECTORES / IMPUESTOS

La injusta fiscalidad

El nuevo Gobierno de Sánchez necesita subir impuestos a ricos y grandes empresas y estos, ...

CARTAS AL DIRECTOR / LIMPIEZA

Una carretera sucia

Desde hace años los andenes y aledaños de la N-431 y la Cañada Real Soriana (en estado de ...

CARTAS AL DIRECTOR / SALUD EMOCIONAL

Prevención de la ansiedad y la depresión

Para prevenir las dos enfermedades más proliferantes del siglo XXI, la ansiedad y la depresión, ...

CARTA ILUSTRADA

Elogio a los cines de verano de Córdoba

El pasado 16 de julio se presentó en el cine Fuenseca de Córdoba el documental Picadillo y Cines, ...

   
1 Comentario
01

Por Pilniak 14:11 - 16.04.2018

El sr. columnista dice que sintió temor de que hubiese una guerra mundial con la Guerra del Golfo Pérsico en 1991 (cuando gobernaba Felipe González) y con la crisis económica que él denomina “momentos post-zapateriles”, y que extrañamente omite, como si tuviese una laguna selectiva en la memoria, la secuencia Guerra de Afganistán 2002-Guerra de Irak 2003-Atentados de Madrid 2004, tres efectos de una misma causa, las dos primeras son acciones militares de Georges W. Bush apoyadas incondicionalmente por José María Aznar, y la tercera, respuesta del terrorismo islamista a Bush y Aznar en España, y poniendo de manifiesto las inexistentes políticas de seguridad contra el terrorismo internacional durante el Gobierno de Aznar. El papa Francisco habló hace unos años de guerras por zonas, y esas guerras son la misma guerra, y a ella nos ha llevado la derecha norteamericana y española, los yihadistas en siria y los EE UU bombardeando desde el Mediterráneo, con el nuevo ingrediente ahora de los rusos apoyando al Al-Assad. Respecto a lo de que Cataluña, decir que ha sido el mayor ataque a la democracia, eso es una falacia, una mentira, porque es cierto que lo de Cataluña es algo muy grave, pero en el 23-F de 1981 el general Jaime Milans del Bosch sacó una columna de carros blindados en Valencia y estableció el toque de queda, mientras en Madrid la Acorazada de Brunete asaltaba TVE y 200 guardias civiles tomaban por las armas, al mando del teniente coronel Tejero, el Congreso de los Diputados mientras secuestraban a 350 diputados. Parece que como han pasado 37 años ya no nos parece tan grave, pero en lo de Cataluña no intervinieron fuerzas armadas, lo del sr. columnista es la típica película del conservadurismo.