+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CARTA ILUSTRADA

Los Jardines Juan Carlos I

 

Aspecto de los Jardines Juan Carlos I, a los que alude este lector. - A.J. GONZÁLEZ

Emilio Cazorla Muñoz
13/08/2017

Se cumplen ahora 25 años desde aquellas primeras gestiones en las que desde la Asociación de Vecinos Ciudad Jardín, ante el previsto traslado de la Facultad de Veterinaria al campus universitario de Rabanales, reclamamos a las autoridades que se aprovechara esta circunstancia para mejorar las dotaciones de nuestro barrio, tan necesitado de lugares de esparcimiento y zonas verdes por su densa población.

Aquellas gestiones, que supusieron una intensa negociación entre los representantes de los vecinos y las instituciones, condujeron al acuerdo para la creación de un parque, que fue inaugurado en el año 2000, y del que hoy disfrutamos los vecinos de Ciudad Jardín. Creo que sería un justo reconocimiento difundir lo más destacado posible a las personas que hicieron posibles los Jardines Juan Carlos I: don Amador Jover, en aquel momento rector de la Universidad de Córdoba, y don Manuel Pérez, presidente de la Gerencia de Urbanismo durante el mandato de don Herminio Trigo, y posteriormente alcalde de la ciudad.

Como presidente de la Asociación de Vecinos Ciudad Jardín en aquellos años, creo que, como mínimo, deben ser reconocidos públicamente por el interés que pusieron, teniendo en consideración que el Excmo. Ayuntamiento tenía el proyecto de que se edificaran bloques de ocho plantas en la avenida Antonio Maura y en la calle Albéniz. Imaginen lo que supuso convencer a las empresas constructoras, con proyectos presentados, y a los arquitectos, con los trabajos realizados.

Se demostró que por encima de los intereses económicos hay sentimientos humanos. Por eso, vuelvo a insistir en valorar públicamente estos gestos para que no queden ocultos.

Emilio Cazorla Muñoz

Córdoba

Opinión

La sonrisa de Manolete

Manuel Fernández

De mayores

Emma Riverola

Ojos verdes

Joaquín Pérez Azaústre

Las naciones y su identidad (2)

José Manuel Cuenca Toribio

La camiseta amarilla

Mireia Busquets

Valientes lazos rosas

Miriam Pérez / Córdoba

Lectores
CÁNCER DE MAMA

Valientes lazos rosas

Desde aquí mi admiración y respeto a todas esas mujeres que con el lazo rosa resumen su valentía ...

Consorcio de Córdoba

Carta abierta a los Cuerpos de Bomberos de Cataluña

Critico abierta y rotundamente el posicionamiento politizado y partidista de los Cuerpos de ...

CARTA ILUSTRADA

¿Por qué ellos sí y nosotros no?

Seguro que les ha pasado, encontrarse con amigos de la infancia. Aquellos con los que vivió ...

listas de espera

La Junta y el SAS mienten

Ha aparecido una fotografía de una intervención en un quirófano del Servicio Andaluz de Salud y ...

   
2 Comentarios
02

Por Juan Gutiérrez 9:46 - 13.08.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El Sr. Jover - que por cierto abandonó el proyecto municipal PSOE cuando vio que no habían alcanzado la mayoría para gobernar, en vez de quedarse a cumplir lo que prometía en la campaña- y los demás personajes citados solo hicieron llevar a cabo el mandato de los ciudadanos que le pagaban el sueldo. Los nombres que debían figurar en este recuerdo con los de los ciudadanos que trabajaron anónimamente para que los políticos se hicieran dignos del sueldo que le pagábamos. ¡Ni que los jardines se hicieran a costa de su dinero¡

01

Por otras posibilidades 9:10 - 13.08.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

A pesar de los esfuerzos realizados para que este espacio (parque, Jardín o Jardines ??, lo más apropiado es Jardín) sea una realidad, la Casa Real consideró que el tamaño SÍ cuenta. Y más después que la reina Sofía (que no olvidemos es solo la esposa del rey y Jefe de Estado) tuviese un magnífico hospital (y muchísimo más espacio). Al final, con excusas y pretextos protocolarios, Juan Carlos I no vino a inaugurar sus "jardines". A lo mejor, la propuesta del nombre del rey no era la más adecuada para un Jardin relativamente "pequeño".