+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

NUEVAS INCIDENCIAS con la adjudicataria

Urbanismo espera un informe que diga qué hacer con la antigua Magisterio

Pedirá a la empresa que subsane las deficiencias halladas y acabe la obra

 

Pedro García y Emilio García, ayer, en el Ayuntamiento. - SÁNCHEZ MORENO

Isabel Leña Isabel Leña
21/11/2017

La reforma de la antigua Magisterio está dando nuevos quebraderos de cabeza a la Gerencia de Urbanismo. El organismo municipal está a la espera de un informe que le ayude a tomar decisiones en relación a este edificio que debía estar reformado desde marzo de este año para no perder el millón de euros de fondos europeos invertido en el mismo y que vuelve a atascarse en la fase final de la obra, cuando solo queda un 1% de la misma para concluirla. El presidente de Urbanismo, Pedro García, explicó ayer que el organismo municipal ha solicitado un informe técnico a una empresa externa, que ya ha estudiado las «importantes» deficiencias detectadas y que «estará en los próximos días», ante las divergencias existentes entre los técnicos de la Gerencia y de la adjudicataria. Ante esas discrepancias, Urbanismo ha optado por dirigirse a «una empresa especializada» para que «medie» y «asegurarnos que no hay dudas», indica.

La idea de Urbanismo es reunirse con la empresa cuando esté el informe y después «tomar decisiones». Pedro García tiene claro que la adjudicataria, Vías y Construcciones, «es la única responsable» en acabar la reforma, por lo que asegura que en la reunión se le exigirá que subsane las deficiencias detectadas. García confía en que la empresa «sea responsable y termine la obra».

Llegar hasta este punto no ha sido fácil. De hecho, el presidente de Urbanismo reconoce que «llegar hasta aquí con la empresa es un milagro». Hay que recordar que la obra quedó parada al poco de iniciarse y que el anterior equipo de gobierno tuvo que reprogramar actuaciones del Urban Sur para no perder fondos europeos, destinando a otros proyectos el dinero dirigido al edificio, que debía estar justificado antes de diciembre del 2015. La paralización acabó en el juzgado y un juez obligó a la empresa a retomar la obra. García responsabiliza al PP de los problemas surgidos, ya que «cuando llegamos al gobierno municipal en la Normal había dos trabajadores, un guardia jurado por la mañana y otro por la noche».

García no descarta que la decisión final sea la resolución del contrato, tal y como avanzó la semana pasada el teniente de alcalde de Presidencia, Emilio Aumente. No obstante, insiste en que aunque esa posibilidad «se baraja», prefiere tener el informe y reunirse con la empresa.Este periódico ha intentado, sin éxito, conocer la versión de Vías y Construcciones.

Todo listo para el centro comercial de Rabanales 21

Temas relacionados