+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

"Hay muchas cosas que se pueden contar y otras no"

 

ARACELI REDONDOARACELI REDONDO 06/05/2010

--¿En qué va a consistir su conferencia ´La Córdoba oculta, pasadizos, veneros y canalizaciones de aguas subterráneas´?

--Voy a hablar de los veneros de Córdoba que son emanaciones de agua que están en el subsuelo y las han canalizado. También explicaré su traza. En el estudio de este tipo de aguas me he encontrado con galerías subterráneas.

--Entonces, ¿existe una Córdoba oculta?

--Sí, pero no una sola, sino muchas. Aquí hay bastante escondido, hay cosas que se pueden contar y otras no.

--¿Cómo comenzó su interés por el estudio de veneros y galerías subterráneas?

--Yo conté en Córdoba que había cerca de 21.371 alcantarillas porque me lo encargó una empresa para la que trabajaba. Cuando empecé a ver el alcantarillado y los pozos observé que había agua clara y me interesé en hacer una tesis doctoral sobre ello.

-- ¿De dónde procede este agua?

--El agua viene de la lluvia que cae sobre la sierra y la ciudad, se filtra en la tierra y sigue sus movimientos hacia el río.

--¿Cómo surgen?

--El agua siempre está bajo tierra, encuentra la superficie y aflora en la tierra. La gente va y la saca y la puede llevar a otro sitio.

--¿Hay alguna zona en Córdoba donde se concentren estos nacimientos de agua?

--Están por toda la ciudad. El problema es que en los años 50 se abandonaron y cayeron en desuso por el tema de los pantanos y las nuevas formas de abastecimiento. El agua de los veneros no contenía cloro y por ello incluso llegaban a morir las personas.

--Hay una leyenda que cuenta que hay un lago debajo de la plaza de las Tendillas, ¿qué sabe?

-- Lo que hay son cavidades de agua y venas en esta zona que van a parar al río.

--Se ha paseado por numerosas galerías, ¿cuál es la más larga?

--Cerca de la plaza de las Tendillas hay una de cerca de 80 metros. También hay algunas que superan los 200 y en el barrio de los Naranjos hay otras que tienen casi un kilómetro de longitud.

--¿Ha conocido a alguien en un espacio de estos?

--Era un señor que se dedicaba a limpiarlas por dentro. Desde niño su padre lo metía para que hiciera esta labor.

--¿Ha encontrado algún objeto curioso?

-- Muchas copas rotas, escombro, pero nada de valor. No he tenido esa suerte, ojalá. Lo que sí encontré son lugares muy bonitos.