Juan Serrano Finito de Córdoba fue despedido este sábado con bronca en la plaza de toros de Consuegra (Toledo) tras negarse a matar al segundo de su lote en la corrida por la Feria y Fiestas de la localidad, informa el portal cultoro.es. Según el relato, en el cuarto, Finito «montó la muleta, lo probó por ambos pitones y se fue a por la espada; entró en dos ocasiones y después, sorprendentemente, se negó a matarlo». Se retiró al burladero desde donde recibió los tres avisos y la bronca del público. Al toro lo sacaron los cabestros del ruedo. Ya en su primero tuvo dos descabellos y deslució con la espada una buena faena.

Del resto del cartel, El Fandi cortó una oreja a su primer toro y dos al segundo y Mario Sotos, silencio y palmas.