Kiosco

Diario Córdoba

mayo festivo

La belleza de lo cotidiano en los patios de la Judería

La ruta de la Judería entremezcla los recintos familiares que casi tocan la Mezquita con aquellos espacios de instituciones que se integran en la fiesta | La cercanía del fin de semana deja colas desde primera hora

Patios de la Judería

Patios de la Judería A.J.González

Para ver este vídeo regístrate en Diario Córdoba o inicia sesión si ya estás registrado.

Patios de la Judería Noelia Santos

Hay rincones en Córdoba que se venden por sí solos, sin necesidad de explicación. La Judería, sin duda, es uno de ellos. Si al barrio turístico por excelencia lo colocas en el mes de mayo y lo salpicas de patios, el resultado es la fórmula de la belleza infinita. Una belleza que en esta ciudad se torna cotidiana por no dejar de estar nunca presente, pero que a ojos de un turista novato es descubrimiento continuo.

A las puertas del primer fin de semana de Patios, el que se espera de bulla y calor, los nueve patios que integran la ruta de la Judería ya bullen de visitantes. Todo ello, a pesar de que es este itinerario el que cuenta con mayor número de recintos institucionales, que si bien también son admirables, pierden un poco de la idiosincrasia que siempre ha tenido el patio de vecinos.

40

Patios de Córdoba: Ruta por la Judería A.J.González

Entre las casas de siempre que salpican esta ruta está la de los hermanos Torrealba, situada en el número 10 de la calle Céspedes. Es el patio más cercano a la gran joya de la ciudad, la Mezquita-Catedral, y no hay año en el que sus pájaros no encandilen a las visitas, sobre todo a las de los más pequeños. Otro de los de siempre es el patio de Basilia, en la calle Judíos, muy cerca de la Sinagoga. Su hija recibe a los visitantes mientras Basilia, en sus balcones altos, se prepara para hacerse una cuantas fotos (algo a lo que, todo hay que decirlo, los cuidadores ya están acostumbrados). El de Basilia es uno de los recintos más visitados de todas las rutas, no solo por su posición estratégica, que también, sino por el cariño y por la cercanía que desprende entrar por su puerta.

Y solo otros dos recintos de la ruta de la Judería no pertenecen a instituciones (y, por lo tanto, están dentro de concurso). Uno es el de Samuel de los Santos Gener, 5, que compite en categoría singular al estar en manos del equipo de Cáritas de la parroquia del Sagrario. La recuperación del pozo romano es una de las visitas obligadas de este año. El otro es el situado en el número 15 de la calle Julio Romero de Torres, una casa de huéspedes donde la enorme higuera da la sombra que se necesita tras patearse recintos y recintos de flores.

Los otro cinco recintos de la ruta de la Judería pertenecen a instituciones, por lo que están fuera de concurso. Esto no quiere decir que no haya que admirar la belleza y lo distinto que suponen en estos caminos por la fiesta patrimonio mundial. Son clásicos imperdibles que, fuera de la fecha que discurre ahora, quizá no serían observados con tanto mimo. El patio del Museo Arqueológico, con sus piezas, el de Casa Árabe, con la luz que desprende tras atravesar el pasillo que llega hasta él, el de la Subdelegación de Defensa, un tesoro inesperado entre el cemento, el del Archivo, pequeño y cuidado, y el del Bellas Artes, con el legado de Romero de Torres, completan una ruta donde la belleza, aunque cotidina,a siempre es digna de admirar.

Compartir el artículo

stats