Opinión | paso a paso

Córdoba acrobática

«La calle Alfaros es un laberinto de desafíos donde cada hondonada parece querer superar a la anterior en profundidad y engaño»

En el corazón de Andalucía se alza Córdoba, esa urbe de encanto inefable donde las calzadas no solo se ven asediadas por el trajín cotidiano de vehículos, sino también por la danza acrobática que imponen los cráteres que en ellas moran. Y no hablemos de simples imperfecciones, sino de verdaderos abismos que parecen haber sido esculpidos por el capricho del tiempo y la indiferencia, desafiando la fortaleza de nuestras máquinas y poniendo a prueba la templanza de aquellos que osan navegarlas. Si alguna vez, querido lector, has tenido el infortunio (o la audacia) de recorrer la calle Alfaros, entenderás mis palabras. Esa arteria no es meramente un camino, es un laberinto de desafíos donde cada hondonada parece querer superar a la anterior en profundidad y engaño. Cabe imaginar que es un astuto plan del consistorio para atraer a amantes de la adrenalina. ¿Por qué buscar el riesgo en parajes remotos cuando el mismo corazón de Córdoba ofrece semejante espectáculo? La ironía radica en que, mientras metrópolis del orbe alardean de sus altivas torres o reliquias de antaño, Córdoba bien podría erigirse en cicerone de esos abismos urbanos. Visualiza, si puedes, el lema: «Descubre Córdoba, donde cada travesía es una odisea sin parangón». Y hablemos de las grandes arterias, ¡ay, las majestuosas avenidas! Donde esos vacíos se despliegan como tapices dignos de reyes, aguardando a quienes se atrevan a cruzar. El Paseo de la Victoria, o la insólitamente bautizada ‘Joroba de Asland’, se han transfigurado en un museo a cielo abierto de estas cicatrices urbanas, una suerte de exposición avant-garde que reta nuestra noción de vialidad. Así que, si en tu pecho arde el deseo de emociones intensas, no busques más allá. Basta con aventurarte por las venas de Córdoba. Y si, en ese viaje, topas con un rincón indemne, ¡enhorabuena! Has hallado el esquivo elixir de esta ciudad milenaria.

*Mediador y coach