Kiosco

Diario Córdoba

Manuel Piedrahíta

La coalición española no es coherente

Le falta unidad sin contradicciones, como a la eficaz coalición gubernamental alemana de Socialdemócratas, Liberales y Verdes. Imagínense, por ejemplo, a la ministra de Asuntos Exteriores, Annalena Barbock, llevándole la contraria al canciller Olaf Scholz. O incluso rebobinando la historia de su partido, los Verdes. Sin embargo, pensemos en la coalición gubernamental española en el tema tan actual y candente sobre qué hacer con las centrales nucleares y con las centrales térmicas ante un cierre definitivo del gas procedente de Rusia.

La ministra alemana no insiste en aquellos años fundacionales donde lo ‘verde’ era un dogma y Petra Kelly su profeta. Pero los Verdes están ahora en el Gobierno y son coherentes ante la situación energética. Alemania ha decidido volver a reactivar las centrales eléctricas que funcionan con carbón y que, naturalmente, no destruyeron con más prisa que pausa, La demolición de la central térmica de Andorra (Teruel) es un ejemplo de la falta de visión estratégica y sobre todo una chapuza como se ve ahora nítidamente. El Verde, Robert Habeck, ministro de Economía y Protección del Clima, defiende no solo el ahorro de gas ahora en verano sino también recurrir al carbón de una manera temporal. Aquí la incoherencia citada va incluso más lejos.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha rechazado el plan de la UE. Suponemos que habrá mirado de soslayo la oposición de la ETA, con pistolas y sangre, a la central de Lemoniz. El plan de la UE se basa en la solidaridad: «Todos tendrán que poner su granito de arena en el plan de emergencia energética».

* Periodista

Compartir el artículo

stats