Kiosco

Diario Córdoba

Ana Castro

el cuerpo en guerra

Ana Castro

El uso terapéutico del cannabis, una realidad

Ha sido un paso gigante y la lucha de toda una vida. La aprobación del uso del cannabis medicinal para pacientes con dolor crónico (más de 8 millones en nuestro país) en España hace apenas unos días es la culminación de los 9 años de lucha de Carola Pérez, directora del Observatorio Español de Cannabis Medicinal y presidenta de la asociación dosemociones, y todo su equipo. Y este triunfo tiene su nombre porque ha sido su perseverancia la que ha impulsado incansablemente esta conquista con negociaciones en el Congreso, mucha didáctica contra el desconocimiento y los prejuicios asociados a esta sustancia y un esfuerzo físico y mental titánico para una persona que sufre dolor crónico neuropático y que lleva conviviendo con éste 30 años, desde que a los 11 se rompió el coxis al caerse patinando.

Han sido horas y horas de reuniones interminables, diálogo, negociaciones y mucha exposición mediática, pasando por alto en muchos casos sus propios cuidados y poniendo en juego su salud por todos aquellos que sufrimos dolor y necesitamos un alivio para el mismo que ni los fármacos ni los tratamientos actuales ofrecidos por las Unidades de Dolor proporcionan. E insisto en su esfuerzo titánico porque Carola solo puede estar sentada 3 horas al día y caminar un poco y ha de estar tumbada boca abajo 15 horas y se ha pasado jornadas enteras de pie y sentada de negociaciones y concediendo entrevistas, anteponiendo lucha por la causa que decidió emprender cuando hace diez años, en plena crisis de dolor, probó una infusión con cannabis y sintió un alivio y una calma que jamás hubiera imaginado.

Desde 2014 a través de la asociación ‘dosemociones’ y jugándose el tipo ha ayudado a más de 2.000 pacientes, con la colaboración de médicos y catedráticos que también se han puesto en riesgo con tal de guiar y propiciar ese uso terapéutico del cannabis, que no conlleva efectos secundarios, al contrario de los muchísimos opioides con los que estamos medicados y que sí son legales. A partir de ahora, los pacientes con «esclerosis múltiple, algunas formas de epilepsia, náuseas y vómitos derivados de la quimioterapia, endometriosis, dolor oncológico y el dolor crónico no oncológico (incluido el dolor neuropático), pudiendo ampliarse a otras indicaciones terapéuticas cuando los estudios aporten indicios consistentes» podrán disponer de esta sustancia con total seguridad en forma de aceites, cápsulas o por vaporización para tratar de acallar su dolor.

Gracias, Carola, por tu entrega, trabajo y esfuerzo. Gracias. Has cambiado nuestra vida. Nunca podremos agradecértelo lo suficiente.

*Escritora y periodista

Compartir el artículo

stats