Kiosco

Diario Córdoba

Marisa Vadillo

La cafetera de Aspasia

Marisa Vadillo

Dale a tu cuerpo alegría...

«La situación de Oltra es para no desearla»

Es muy triste, lamentable, ver que uno de los espectáculos más esperpénticos de la política nacional viene de manos de una mujer. Es más, de una feminista y progresista.

La situación de Mónica Oltra es, desde luego, para no deseársela ni a tu peor enemigo. No solo por la cuestión personal, por descubrir que has estado vinculada sentimentalmente a un gorrino capaz de abusar sexualmente de niñas menores, tuteladas, vulnerables, que suponen uno de los grupos más expuestos al desastre como son estos niños/as cuya vida ya empieza en el desastre total: sin la fuerza familiar y tutelados por instituciones.

Encontrarse --como mujer y política-- con semejante espectáculo en tu casa debe ser terrible. Si, además, con posterioridad te imputan por encubrir este asunto... En circunstancias normales imagino que te deben entrar ganas de sentarte en un rincón de tu casa, bajar las persianas y llorar hasta dejarte seca. Pero nuestra política, a veces, no tiene nada de normal y en vez de mantener la calma, dar una respuesta coherente con lo que eres, has dicho o representas, te pones a bailar encima de un escenario. Este asunto no es un asunto para bailar, ni de broma, ni para mandar un mensaje tipo Isabel Pantoja diciéndole a Julián Muñoz «dientes... dientes...», el triunfo de la sonrisa por encima de todo.

Estamos hablando de una imputación, por semejante tema, aunque tú consideres que eres inocente. Asumir políticamente una imputación no es asumir la culpabilidad, es aceptar que tu cargo, tus ideas, tu rol político no lo puedes seguir ejerciendo, por coherencia y respeto a la gente que te ha votado.

En mi opinión, tampoco podemos, como feministas, indultar a priori a cualquier ser humano que tenga ovarios por el simple hecho de tenerlos. Ser feminista es defender la igualdad de derechos u oportunidades; no es amparar, justificar, apoyar a cualquier mujer en cualquier situación incondicionalmente, porque podríamos, incluso, estar siendo injustas con otras mujeres u hombres. Es fundamental el pensamiento crítico de tus propias ideas, la independencia. Pertenecer a un partido o ideario político no es pertenecer a una secta. La dimisión de Oltra de sus responsabilidades es una noticia que fortalece lo que representa. Y los bailes, mejor, para los festivales.

*Artista y profesora de la Universidad de Sevilla

Compartir el artículo

stats