Kiosco

Diario Córdoba

Carmen Galán Soldevilla

TRIBUNA ABIERTA

Carmen Galán Soldevilla

Paseando con lupa

Los líquenes embellecen nuestro paisaje en miniatura con su importante variedad de formas y colores

Durante las últimas semanas han llegado a alcanzarse en nuestra ciudad temperaturas más altas de lo normal, lo que ha hecho que gran parte de nuestro paisaje floral se haya ido apagando muy deprisa. Ahora, ya con el verano meteorológico encima, las altas temperaturas nos empujan a salir de paseo durante las primeras horas de la mañana o a última hora de la tarde, manteniendo así la costumbre, por cierto, muy sana, de caminar y pasear. Esta actividad física nos permite, además, disfrutar de nuestro paisaje cambiante hacia el estío. Desgraciadamente, en la actualidad, nos hemos acostumbrado a vivir tan deprisa, yo la primera, que no sabemos caminar. Por ese motivo, en esta ocasión me permito presentar una forma de realizar este ejercicio a través de la observación de nuestro paisaje en miniatura, es decir, paseando con lupa. De esta forma podemos admirar y aprender acerca de la belleza de nuestro micro paisaje vegetal que hoy quiero presentar a través de los líquenes. Se trata de un mundo al que solemos dedicar poca atención.

El mundo de los líquenes es admirable. Embellecen nuestro paisaje en miniatura con su importante variedad de formas y colores, desde el rojo, naranja, marrón, amarillo, verde, hasta el negro. En cuanto a su forma, varían desde la crustácea, hasta la foliosa, escamosa o fruticulosa. Los líquenes se adhieren sobre cualquier superficie, como ejemplo, en el tronco de un árbol, o sobre una roca, o directamente en el suelo. La estrategia que estos organismos han diseñado para adaptarse a cualquier medio cambiante, incluso en climas extremos, ha sido excelente, siendo a veces los únicos seres vivos que los habitan. Curiosamente, es importante resaltar que, en realidad, un liquen no está formado por un solo organismo, sino que se trata de una convivencia entre organismos de distinto origen biológico que viven en simbiosis, aprovechando cada uno las ventajas adaptativas del otro. Es decir, una relación íntima, y bien avenida, entre organismos de diferentes reinos de los seres vivos. Normalmente se trata de un alga o una cianobacteria (bacteria con capacidad para realizar fotosíntesis) y un hongo que se benefician mutuamente, solo en algunos casos se ha reconocido la participación de tres organismos. El alga o la cianobacteria realiza la fotosíntesis, algo que el hongo no puede (dado que se trata de un organismo heterótrofo), capturando CO2 y produciendo azúcares que permiten autoalimentar al hongo liquenizado; éste le ofrece al alga o a la cianobacteria protección, un lugar agradable para vivir, siendo el hongo, además, responsable de la reproducción sexual en el liquen. Una convivencia inteligente para el bien de los dos.

Es interesante resaltar que los líquenes son acumuladores de metales pesados que no pueden eliminar y, por tanto, se comportan como bioindicadores del biodeterioro ambiental y, en consecuencia, como bioindicadores de la calidad del aire que respiramos. Por otro lado, los líquenes han tenido desde la antigüedad un uso variado como especies útiles para el ser humano. Se han usado, y aún se usan, como tintóreas, aromáticas, en la industria farmacéutica, e incluso como alimento, algunos dicen que se trata del maná bíblico; de hecho, en algunos ecosistemas, como en zonas boreales, son un importante alimento para muchos animales herbívoros, como los cérvidos.

Sirva como ayuda al lector que recientemente hemos publicado, como proyecto de innovación docente, un manual sobre ‘Recursos didácticos para la localización e identificación de líquenes en la ciudad de Córdoba’, tratando de presentar rutas en la ciudad donde se pueden observar e identificar con una clave sencilla de usar. Este recurso didáctico no ha sido solo diseñado para nuestros estudiantes, sino también para todos aquellos que tengan curiosidad por estos organismos responsables de una parte de nuestro paisaje en miniatura, o lo que es lo mismo, todos aquellos interesados en pasear con lupa.

*Catedrática de Botánica, Universidad de Córdoba

Compartir el artículo

stats