Kiosco

Diario Córdoba

Manuel Muñoz Rojo

GUADALQUIVIR

Manuel Muñoz Rojo

Mercadillo

Estos días de campaña electoral nuestros candidatos al Parlamento de Andalucía ofrecen pocos mítines clásicos para entrar en contacto más directo con el electorado o afines. Aquellos actos electorales de salones, cines, teatros, plazas de toros y otros lugares están quedando relegados por encuentros en el mercadillo.

Entre bragas, calzoncillos y calcetines, barreños de aceitunas aliñadas y voces tempraneras animando a la compra, los candidatos se arman de amor al prójimo y convicciones a prueba de sonrisas y silencios. No seré yo quien desvele las cosas que les dicen a nuestros candidatos. Gente amable que les escucha, incluso que cogen el programa electoral, las propuestas y le susurran --yo siempre os voto--. Pero también deben soportar alguna que otra impertinencia y desaire. Los candidatos deben mantener una equidistancia entre la razón y las tripas. Una sonrisa y un tira para adelante, pues todavía existen ciudadanos que prejuzgan a los candidatos con estereotipos amasados en el franquismo.

Los políticos no son todos iguales, mejor dicho, los candidatos no pueden ni deben ser iguales. Son hombres y mujeres que parten de un conocimiento de la realidad, de un contacto serio con la sociedad, de una preparación y cualificación que se les presume, de una honestidad sin retórica y de una clara sintonía estética y ética con lo que dicen defender. No valen ególatras, egoístas, cainitas, vulgares buscadores de intereses propios frente a los intereses de la comunidad. No queremos mercaderes de sillones sino arremangados para servir a todos, incluso, a los que no piensan como tú.

Pero el mercadillo te pone frente a la realidad. Algunos desconocen donde está el mercadillo y que día montan. Les adjunto una guía para no perderse. Los lunes visiten el mercadillo de Fuente Palmera o La Carlota. Los martes, vayan al mercadillo de Palma del Río, llamado El Martes. Los miércoles hagan lo propio en Posadas. En Villa del Río les esperan los jueves. Los sábados en Almodóvar del Río. El domingo se pueden dejar caer por Hornachuelos. Que me gusta el mercadillo con sus vendedores ambulantes, los consumidores buscando gangas y los candidatos pidiendo el voto. No se dejen engañar y miren el precio que van a pagar. Importa que la mercancía sea de calidad.

Compartir el artículo

stats