Kiosco

Diario Córdoba

María Olmo

LA RUEDA

María Olmo

Pues ahora no me viene bien

A veces le das vueltas a una cosa, te crees que es algo que solo te interesa a ti, y te encuentras con que es tendencia en Twitter, o que empieza a hablarse de ello en el bar. Los bares son así, no crean, prescriptores del debate avant la lettre.

Mi amiga B., que es economista y de las temibles, nos cuenta en una terraza, ante unas cervezas, que está hasta la peineta de que en el trabajo le encarguen revisión de cuentas, preparación de convenios, investigación de empresas y cuestiones similares.

-Bueno, le digo yo, será porque eres una fiera y se fían de que a ti no se te escapa nada.

-Sí, responde, es una tarea importante para la empresa, pero las glorias se las lleva el compañero, menos cualificado que yo, que es el que luego se reúne con el cliente para tomar las decisiones. Basadas en lo que yo le digo, claro.

Vaya. Ni se me había pasado por la cabeza. Me pongo a rebinar y recuerdo muchos momentos y víctimas del «ahora no me viene bien». El «ahora no me viene bien» afecta a personas que, por su natural servicial y por la educación recibida, encuentran natural cargar con todo y aceptan el «no me viene bien» de los demás aunque a ellas tampoco les venga bien, o incluso les venga fatal. Es gente que asume sin más todo lo que le echan encima. Sí, definitivamente, muchas personas tienen buenas espaldas, pero no todas son tontas, aunque algunas queden como tales.

Lleva tiempo y esfuerzo contestar «y a mí tampoco», y hay quien no lo consigue nunca. No sabía qué decirle a mi amiga.

Por estas casualidades a las que aludía al principio, al día siguiente de esta conversación descubro, paseando por Twitter, que es tendencia una ofensiva del ‘Club del No’, dirigida a mujeres. Se argumenta que en el ámbito laboral ellas -nosotras-, asumen -.asumimos-, una carga muy superior de funciones poco agradecidas e invisibles que hacen funcionar las cosas pero no reportan beneficios ni prestigio a las trabajadoras o profesionales que las llevan a cabo, lo que revierte negativamente en su promoción. El ‘Club del No’ viene de Estados Unidos, ha sido fundado por cuatro mujeres, y ofrece iniciativas y consejos para que las profesionales aprendan a decir «no» sin que se les vuelva en contra, por ejemplo, recordando a su interlocutor que tienen otros asuntos más importantes en cartera. Se lo diré a mi amiga para que se pertreche, advirtiéndole de paso que es muy difícil triunfar si te concentras en el trabajo y no vas por ahí adornándote un poco.

Compartir el artículo

stats