Kiosco

Diario Córdoba

Jose Manuel CuencaToribio

Historia en el tiempo

José Manuel Cuenca Toribio

¿Un taxista de excepción?

«Enjuicia protagonistas, hechos y personajes de la España contemporánea»

En el gremio de los taxistas se hace difícil destacar respecto a competencia y corrección. Tal vez la atmósfera reinante en sus filas que la recién -en cifras numéricas descollante- incorporación femenina a ellas se realizó rápida e impecablemente, al tiempo que si ello era posible se logró incluso una concentración de la amabilidad y diligencia que encuadraban tradicionalmente su tarea.

Pero aún así, siempre es dable la superación de las cotas vigentes durante un largo tiempo. En tan plausible apartado se incluye, ciertamente, el ejemplo del tangerino Jachil Zekvj (’José’). Salido de su bella e histórica ciudad natal con el feliz y abrillantado advenimiento de la democracia en nuestra patria, su aclimatación madrileña se reveló pronta y total. Como uno más de los miles de capitalinos que con el pulcro ejercicio de su labor cotidiana hacen de la Villa y Corte una de las urbes de más atractiva presencia no solo española sino también, en cuadrículas peraltadas, del Viejo Continente, el bueno de ‘José’ se entrega sin desmayo y con renovada ilusión a un entrañado quehacer profesional. Con un bagaje humanístico envidiable por muchos de los representantes de dicha identidad describe y enjuicia actividades y protagonistas, hechos y personajes de la España contemporánea con el módulo admirable de la comprensión más honda y la rectitud más insobornable. Lástima grande que no será un tertuliano de esos escuchados por él con viva empatía en la baja madrugada madrileña, escenario habitual de sus trayectos y pequeños viajes por el Madrid del desarrollo tardo-franquista y la flamante democracia. El mensaje de sus charlas a pie de hombres y mujeres corrientes, es decir, de los sostenedores y apoyos principales del edificio social, ensancharía corazones e iluminaría entendimientos.

¿‘José’, taxista excepcional? En manera alguna. Por fortuna se cuentan a centenares sus colegas y compañeros adornados de las mismas o similares cualidades, en una sociedad como la española hodierna en innegable proceso de postración y decadencia como otras de occidente. Mas aun así nos hallamos lejos de abocar a una situación dantescamente catastrófica. Para impedir la desembocadura en un contexto apocalíptico de una colectividad como la nuestra, enriquecida igualmente por una historia milenaria, incontables ‘Josés’, a lo largo y ancho de su espaciosa geografía, se afanaran sin tregua en perfeccionar su testimonio de esfuerzo y solidaridad.

Compartir el artículo

stats