Kiosco

Diario Córdoba

Francisco Dancausa

PASO A PASO

Francisco Dancausa

Caridad

Si algo está teniendo está maldita guerra es que esos valores morales que en demasiadas ocasiones permanecen embalsamados en los libros y cartas de derechos humanos han tenido que ser desempolvados. Y no sólo eso, sino que independientemente de las fronteras geopolíticas, la solidaridad está siendo el arma más poderosa para salvar a tantas y tantas personas que como nosotros intentan con sus familias como decía aquella canción del grupo Jarcha «vivir su vida, sin más mentiras y en paz». En esta simple, a priori, filosofía universal nos fundimos todos los seres humanos de la tierra independientemente de religiones, razas y circunstancias. Y es esto lo que une a todos globalmente. Y es por eso que cuando se presentan consecuencias como las de esta guerra ruso-ucraniana, es fácil para las buenas gentes mirar a su alrededor con solidaridad. Esto es lo que están haciendo y han hecho muchas familias cordobesas con nuestros hermanos ucranianos. Ese sentimiento o actitud que impulsa a interesarse por las demás personas y a querer ayudarlas, especialmente a los congéneres más necesitados, no es ni más ni menos que la caridad bien entendida. Y para demostrarlo ahí están las cifras de acogida de la comisión provincial para atender a los refugiados de Ucrania. Esos 240 ciudadanos de este país del Este, la mayoría mujeres, niños y mayores son el motivo de que muchos cordobeses demuestren que todas las caras más oscuras del alma humana, entre ellas la guerra y sus consecuencias solo pueden ser alumbradas por la caridad que mira al prójimo como a uno mismo. Muchos quieren monopolizar la caridad, pero esos cordobeses y cordobesas anónimas que la practican, es este caso, con nuestros hermanos ucranianos, le da a esta su verdadera identidad y dimensión que no es otra que la universalidad.

 * * Mediador y coach

Compartir el artículo

stats