Kiosco

Diario Córdoba

Miren Uruburu

LA RUEDA

Miren Uruburu

Dios no es vuestro

«Sin embargo, considero que hay actuaciones de muchos seres humanos concretos que claman al Cielo (¡y nunca mejor dicho!)»

Mi profesor de Lengua en el instituto decía que era mejor no criticar a nadie y más cuando se trata de cosas de Dios. También me dijo una vez un sacerdote, con el que hablaba sobre algunas preocupaciones que venían a mi mente, que se puede juzgar hechos: podemos juzgar o criticar sucesos, pero no a los seres humanos, pues no es posible conocer las circunstancias que llevaron a estas personas a cometer aquellos hechos criticables y censurables. Sin embargo, considero que hay actuaciones de muchos seres humanos concretos que claman al Cielo (¡y nunca mejor dicho!).

Clama al Cielo que la pederastia haya sido una realidad durante muchos años dentro de la Iglesia Católica y que el Papa Francisco diga que «solo algunos habrán cometido algunos hechos reprobables». Clama al Cielo que, mientras la Conferencia Episcopal de Francia se ha sometido a una investigación externa con resultados dolorosos y vomitivos, en España se juegue a que se investiga y esta labor caiga en manos del despacho de abogados Cremades (del Opus Dei). Como si yo, como profesora, me inspeccionara a mí misma: irrisible e hiriente. Clama al Cielo que José María Escrivá de Balaguer fuese canonizado antes que Santa (ella sí) Teresa de Calcuta.

Todos y cada uno de los pederastas, ¡qué lejos habéis estado siempre de ese que consideráis vuestro Dios! (Santo) Padre, non son «algunos». ¿Por qué no permitís, representantes de la Conferencia Episcopal de España, que se investigue con todas las de la ley? ¿Acaso teméis que las cifras que salgan sean tan o más abrumadoras que en Francia? Un día me dijo alguien que, pasase lo que pasase, nadie tenía derecho a quitarme la Fe: «¡Esa, por Dios, que no te la arrebaten nunca!». En efecto, sigo teniendo Fe, porque ¡pederastas, (Santo) Padre, representantes de la Conferencia Episcopal de España, miembros del Opus Dei, Dios no es vuestro!

*Lingüista

Compartir el artículo

stats