+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Ideas

Tiempo para leer, al fin

 

Miqui Otero Miqui Otero
10/08/2018

Un lector ambicioso no deja de serlo ante circunstancias adversas, sino que lo es todavía más cuando aparecen. Los lectores, como los nadadores de aguas saladas, se han fogueado en agosto. Recuerdo libretas en las que anotaba no solo los títulos que devoraba durante las vacaciones, sino también el número de páginas y el tiempo de lectura. Por suerte no existía Twitter para airear mi plusmarca de ‘Guerra y paz’ o no habría tenido un amor de verano hasta los 65.

Tecleo esto mientras miro de reojo mi mesilla, satisfecho por la cantidad de libros que estoy engullendo a buen ritmo estival. Mi lectura sin tasa, febril como antaño, incluye títulos como ‘El bebé toca’, ‘Los animales’ o ‘Colores’. Nada me falta. Hay novelas. Relatos musicales como ‘Paco y la orquesta’. Y ensayo: ‘Mi niño no me come’. Incluso me he atrevido con una trilogía de un autor japonés, compuesta por los tomos ‘Soy una nevera’, ‘Soy un armario’ y ‘Soy una bañera’. Es más, no solo los he leído todos (y en voz alta), sino que me he entregado a ese placer olímpico y académico que es la relectura (especialmente el refrescante ‘Soy una nevera’). Cuando un lector compulsivo veranea con un bebé, se consuela de este modo mientras busca la dosis en cualquier situación. Así, nos ponemos a leer bajo un puente, en la cola del colmado, en el paso de cebra. Cuando el pequeño duerme, hay que elegir: hablar con la pareja, dormir o leer. Por suerte, ambos podemos comer mientras leemos. Así que es escuchar ese ronquidito celestial y las trompetas tocan a rebato. Aun así, a veces nos sentimos como Henry Bemis en el octavo capítulo de ‘La dimensión desconocida’. Ese miope, un lector siempre incordiado por un entorno que le impide leer, sobrevive a un estallido nuclear. Es el único hombre en la Tierra. Merodea por los escombros de la civilización y, cuando está a punto de llevarse un revólver a la sien, descubre las ruinas de una biblioteca pública. Entre los cascotes humeantes, los mejores libros de la literatura universal. «Tiempo suficiente, al fin», exclama. El mejor verano nuclear. Entonces se incorpora para mirar uno de los títulos y sus gafas caen al suelo y se rompen.

* Escritor

Opinión

Ana Penyas

Diario Córdoba

Mohamed I. Otaibi

Diario Córdoba

Modelos a seguir

DESIDERIOA Vaquerizo Gil

No son Puti Clubs

Marcos Santiago Cortés

El emperador que no quiso reinar

GABRIEL Laguna Mariscal

Llueve sobre mojado

Isabel Llanos López

Campaña forever

Francisco Dancausa

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / SILENCIOS CÓMPLICES

Sigue el "sangre por petróleo"

Sigue el «sangre por petróleo». Llenan los titulares la muerte del concejal opositor a Maduro, ...

CARTAS AL DIRECTOR / ELECCIONES ANDALUZAS

Desatinos del señor Moreno Bonilla

LLeva meses pidiendo elecciones anticipadas, y ahora no le convencen y apunta que se convocan por ...

CARTAS AL DIRECTOR / AGRADECIMIENTO

Tras el adiós de Fernán Núñez al poeta Fernando Serrano Serrano

Queremos hacer llegar nuestro más sincero agradecimiento a todos los que nos habéis acompañado y ...

CARTA ILUSTRADA

Acerca de economía, cambio climático y conocimiento

La economía es un sistema efectivo, un sistema suficientemente complejo como para no poder ser ...