+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Economía con toque

El SMI contraataca

El debate sobre las ventajas o inconvenientes de la subida es más político que económico

 

El SMI contraataca -

Cuando subió, en 2019, el salario mínimo interprofesional (SMI) ya comenté algunas cuestiones para poder analizar esta subida. Ahora, lo han vuelto a subir, esta vez a 950 euros brutos al mes. Existe mucha controversia sobre los efectos positivos o negativos de subidas del SMI; controversias provenientes de opiniones divergentes, en muchas ocasiones, más motivadas por razones de ideología política que por análisis y conocimiento real de la marcha de la economía. De hecho, una cuestión que puede parecer justa, social y positiva a medio y largo plazo, sobre todo para determinados grupos desfavorecidos, puede estar creando más distorsiones en un mercado de trabajo, como el nuestro, ya de por sí muy distorsionado y que no consigue bajar de una tasa de desempleo del 8% ni en los meses más afortunados y con burbujas económicas gigantescas. Bueno, al menos vamos a repasar algunos de esas afirmaciones del SMI sobre las que no se ponen de acuerdo los tertulianos de la tele, a ver si podemos saber qué tienen de verdad y qué de imaginario ideológico.

La primera afirmación que se está discutiendo es si subidas del SMI destruyen empleo o no. Cuando se consultan distintos estudios científicos en diferentes países y años sobre colectivos diversos, se puede observar que existen resultados variados y, por tanto, no se puede afirmar categóricamente esta destrucción de empleo por efecto del SMI. Sin embargo, el Banco de España ha publicado un documento donde se realiza un análisis (objetivo) sobre si la subida del SMI del año 2017, cuando este alcanzó los 707,6 euros, tuvo efectos en nuestro país sobre el empleo. En este caso su conclusión es que sí, que este aumento produjo una mayor probabilidad de perder el empleo entre los trabajadores afectados, especialmente los de más edad. También se señala que, si bien la subida de 2017 resultó del 8%, la de 2018 que fue de algo más del 22% está teniendo un mayor efecto en la probabilidad de irse al paro por ello.

Al mismo tiempo, esta mayor posibilidad de pérdida de empleo y otros factores, como la recepción de menores ayudas sociales por mejora salarial, hacen que tampoco sean concluyentes los resultados sobre si la subida del SMI ayuda a las familias de menor renta y las saca de situarse por debajo del umbral de la pobreza. De modo que, tampoco está demostrado por estudios científicos. Evidentemente, si no se puede demostrar que esa subida mejore la renta, tampoco se puede afirmar que mejore el consumo. En esto hemos de mirar dos cosas. Una de ellas es que si se computa el aumento de sueldo de los que no han perdido el empleo, con la desaparición del mismo para los que sí lo han perdido, en media no cambia nada a nivel macroeconómico. Otra es que los aumentos de los salarios conllevan un mayor coste laboral que es internalizado en el precio de los productos, es decir, incluso aunque aumentara la renta de los hogares, por efecto de la inflación tampoco habría un aumento del consumo en términos reales.

Respecto al tema de los costes laborales, se debe considerar que un SMI de 950 euros al mes hace que un empresario pague unos 1.400 euros, ya que, aumenta la base de cotización a la Seguridad Social. Vamos, que se van unos 450 euros en impuestos, es decir, un 47% de lo que va a recibir en bruto el trabajador. De este modo, lo que sí hay es una pérdida de competitividad de la empresa, algo siempre alarmante en un entorno globalizado donde se compite con empresas extranjeras que no van a tener ese incremento en sus costes. A unas malas, el empresario puede perder margen de beneficio para no repercutir en precio y no perder competitividad ¿pero es eso siempre posible? Pues no, depende del tamaño de la empresa, de los márgenes, etc. Y de ahí viene otra afirmación que se suele realizar: que la subida del SMI a quién más afecta es a las grandes empresas. Aquí sí que se puede decir taxativamente que eso es mentira. Por ejemplo, los salarios por debajo de 1.500 euros brutos mes se concentran masivamente en trabajadores de pequeñas empresas y de autónomos, según la EPA.

Al final lo que llama la atención y mucho, es que nadie se escandalice de que un empresario pague 1.400 euros mes y al trabajador le lleguen 950 euros brutos y unos 800 netos. No hay que subir el SMI, hay que bajar los impuestos, y, sobre todo, el impuesto al trabajo, es decir, las cotizaciones sociales. A ver si hacemos de una vez las reformas que hay que hacer, y nos dejamos de congratularnos por tener una administración pública fagocitadora.

* Profesora de Economía financiera Universidad de Córdoba

Opinión

Párking

Manuel Ángel Jiménez

La brevedad

Antonio Agredano

Sánchez y el buen decir (y 5)

José Manuel Cuenca Toribio

Exámenes

M. Piedrahita

Viva el 8-M

Joaquín Pérez Azaústre

Saltar

José Juan Luque

No puedo respirar

Francisco García-Calabrés Cobo

Responsabilidad individual

José Zafra Castro

Dios Naturaleza

Alejandro López Andrada

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR

Petición al rector de la Universidad de Córdoba

Desde la plataforma ciudadana Córdoba Lucha, le pedimos su más que necesaria atención y ...

CARTA ILUSTRADA

Un agradecimiento a la solidaridad desde el sur

La carta relata el movimiento de apoyo surgido de personas voluntarias que se han ido ofreciendo a ...

CARTAS AL DIRECTOR

Al doctor Juan Ballesteros Rodríguez

Muy querido don Juan: Sé que entiende lo que pasó ayer por mi cabeza, cuando leí su comunicado en ...

CARTAS AL DIRECTOR

Hoy hemos tenido un sueño

Hola familias, hoy hemos tenido un sueño. Nuestro reloj ha sonado como cada mañana. Hemos tomado ...

 
 
3 Comentarios
03

Por Pilniak 10:03 - 03.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Córdoba es un burbuja, si fuese exclusivamente por la actividad económica local, el nivel de vida sería inferior al de La India.

02

Por Pilniak 9:59 - 03.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

En el norte de España hay salarios medios más altos y el desarrollo es mayor, pero en Córdoba, los profesores universitarios de economía te vienen a decir que aquí es al revés. ¿No será que el atraso de Córdoba se debe a la mentalidad sectaria y clasista del concepto de economía que se difunde en la universidad?

01

Por Diógenes de Sínope 8:49 - 03.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Srta.Melania: ¿Cuánto se gasta la “administración fagocitadora” en su salario? Por la calidad de sus artículos yo le propondría por ejemplo, una asignación de 950 euros netos, un alquiler de 400, le quedarían unos 550 euros para servicios básicos, electricidad, gas, agua, telefonía, y alimentación. No sabría si proponerle tener hijos, pobrecillos, no? Sus artículos siempre están en la misma línea de esa lógica neoliberal que nos está llevando al desastre social y ecológico. Además, ese panfleto que usted escribe esconde múltiples variables que intervienen en la renta de las personas en este país. Una desigualdad extrema que se observa en los distintos valores como índice de Gini, IDH, una diferencia salarial entre las capas más altas cada vez extrema (responsables de consejos de administración de empresas y demás oligarcas, etc.), impuestos regresivos no comparables con la media de la UE avanzada (ausencia de impuestos como patrimonio, herencias, donaciones,etc. Inexistencia de impuestos a empresas nocivas al medio ambiente, etc, etc, etc,. Los debate en economía siempre son políticos, es decir, ideológicos. No existe una economía aséptica cómo la geometría de Euclides, y usted no amplía el arco de sus lecturas por lo que se queda en la misma orilla ideológica, ya abandonada por los más grandes economistas actuales. Profesora: me gustaría que en el actual estado de cosas en España, pudiera ser fagocitado por esa Administración tan malvada.