+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Solidarios

Plaza de los Derechos Humanos

 

Plaza de los Derechos Humanos -

Paseaba por la Ribera cuando, al paso de un autobús de la línea 7, oí comunicar a sus pasajeros que se dirigían a la plaza de los Derechos Humanos. Me llenó de satisfacción que la plaza central de uno de los barrios obreros de Córdoba por excelencia tuviese tal denominación. El barrio ha recibido su propio Óscar o su propio Goya, hablando en argot cinematográfico, pero esta vez, en lugar de estatuillas, han sido placas con el nombre de Derechos Humanos las que lucen airosas por los cuatro costados de la plaza.

Buen nombre para un barrio cuyos vecinos sufrieron durante la posguerra la ausencia de los Derechos Humanos, o lo que es lo mismo, vivienda digna, empleo, educación, formación, promoción de la mujer, salud. La situación de la mayoría de la población española después de la guerra era prácticamente de miseria. El régimen franquista se vio obligado a desarrollar su beneficencia a través de una serie de actuaciones al objeto de dotar de techo a miles de personas tras provocar uno de los mayores desastres en la historia de nuestro país con el sangriento golpe de Estado. Este tipo de barrios fueron construidos con la bendición de la jerarquía católica y la ayuda de los que participaron en el golpe de Estado y en la posterior represión, que siguió matando a miles de personas. Eran barrios que tenían serias carencias de electricidad, con las calles sin iluminar ni asfaltar y sin alcantarillado. Muchas abuelas y abuelos de los actuales vecinos vivieron en primera persona todas estas deficiencias y carencias, así como la represión franquista. La llegada de los ayuntamientos democráticos trajo consigo un empuje urbanístico y de servicios para estas zonas de la ciudad, convirtiéndolas en espacios vecinales dignos y de una convivencia ejemplar, como ejemplares son sus habitantes.

Como activista de los derechos humanos, tuve el honor de presidir a finales de los años noventa del pasado siglo la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, y por ello felicito a los vecinos y vecinas, por albergar en el corazón de su barrio dicha denominación que como una luz permanente ilumina el camino por donde debe transitar la humanidad.

Para sorpresa de todos ha saltado a la prensa nacional, incluso a algunos rotativos de la internacional, que la nueva corporación municipal de Córdoba, formada por PP y Cs, pretende devolver al callejero de la ciudad nombres franquistas. De todos ellos es de especial relevancia que el nombre de los Derechos Humanos vaya a ser cambiado, en un país social y democrático de derecho, por el de un franquista que participó en la represión del pueblo, incluso matando sin ningún tipo de pudor a inocentes por el solo hecho de considerarlos «rojos».

Ojalá este barrio de Córdoba se levante y no permita tal ignominia. Ojalá Córdoba entera se libre de esta vergonzosa situación que nos hace sonrojar para vergüenza nuestra y de nuestros descendientes.

* Profesor y escritor

Temas relacionados
 
Opinión

Píldora dorada

María Olmo

Nuevas palabras

Francisco Gordón Suárez

Portabilidad

Carlos Cabrera

Autovía también

Juan Millán

Piel de cordero

Ricardo Rivera Pereira

Lectores
CARTA ILUSTRADA

De enemigos a amigos

Visto lo visto, entre Pedro y Pablo, después de todos los tejemanejes tras la moción de censura, ...

CARTAS AL DIRECTOR / ELECCIONES GENERALES

Pirómano progresista

Con cara compungida dice ahora que sí habrá gobierno de coalición. Pudo hacerlo hace siete meses ...

CARTAS AL DIRECTOR / PREACUERDO DE GOBIERNO

Llega Xipras. Europa, sálvanos

¿Por qué ha caído Albert Rivera de 57 escaños a 10? Porque estuvo seis meses pudiendo posibilitar ...

CARTAS AL DIRECTOR / EN EL DÍA DE LAS ELECCIONES

El amigo Nicolás

Nuestro amigo Nicolás tiene 93 años. Trabajó en el campo desde muy joven. Después, huyendo de la ...

   
2 Comentarios
02

Por Foncho 11:05 - 08.07.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Señor Losada, pues yo siento repugnancia cuando paso por la calle dolores ibarruri.

01

Por Juan 9:11 - 08.07.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Se le olvida a usted decir que fue el mismo Cañero el que cedió los terreros para que se construyeran esas viviendas que conforman el barrio. El barrio no se va a levantar por la sencilla razón de que la inmensa mayoría de sus vecinos desean que la plaza vuelva a llamarse "Plaza de Cañero" que es como va a volver a llamarse en breve.