+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CARTA ILUSTRADA

Planificar la arboleda

 

08/08/2014

La publicación en este diario el pasado 23 de julio del artículo Arboleda de Ciudad Jardín por parte del vicepresidente de la Asociación de Vecinos Nueva Ciudad Jardín, Rafael Gutiérrez, resulta cuanto menos patética. Se recrea en el cinismo más ramplón dándonos lecciones de cómo se gestionan los árboles en nuestras calles.

Provoca el sonrojo por no decir vergüenza ajena cuando él mismo reconoce que "el barrio se había convertido en un desfile de árboles desmochados, podridos y desgajados en sus copas; con el consecuente peligro por caída de ramas para los peatones". Si a esta situación tan solo se puede llegar tras años de dejadez, entonces, ¿qué labor ha realizado esta asociación de vecinos en todos estos años?

Mire usted, son unos irresponsables. Planificar no es esperar al arreglo de una calle para actuar sobre ella y arrasar con todo lo que no sean naranjos con el riesgo que supone una sola variedad. Estos días Asaja avisa de la extensión del hongo llamado Mancha Negra y del riesgo de perder 5,2 millones de cítricos agrícolas en la provincia. En Córdoba capital puede haber unos 40.000 naranjos, ¿no es un riesgo tanto monocultivo?. ¿Saben ustedes lo que hacen?

Planificar es en primer lugar tener una visión global y a largo plazo de todas las calles del barrio. Planificar es buscar espacios para plantar árboles de mayor porte como por ejemplo en la calle la Previsión a la altura del Colegio Público Ciudad Jardín. Planificar es luchar por no edificar más, ganar espacios vacíos para plantar más árboles, con copas que proporcionen mayores sombras y por tanto mayor limpieza del aire.

Y por último, planificar es saber asumir las responsabilidades y no echárselas a los que hacen informes para salvar los árboles y así como saber callar la boca a tiempo sin decir impertinencias.

Francisco J. Gamero (ingeniero agrónomo)

Manuel Huertos Rodríguez (miembro de la

A.VV. Nueva Ciudad Jardín)

Córdoba

Opinión

Caballerizas

Magdalena Entrenas

Pablo y el vicepresidente

Miguel Aguilar

Contar las olas

Juan Gaitán

Nacional populismo

Francisco García-Calabrés Cobo

Quién quiere ser popular

Mónica Vázquez

Modelos de mujer

Rosa Luque

Mayores niñatos

José Manuel Ballesteros Pastor

Lazarillo

Miguel Donate Salcedo

Lectores
CARTAS

Bebés abandonados

Dónde hemos ido a parar

CARTAS

Conocimiento veraz

Si nos quitan la cultura, la historia y la libertad ¿Qué seremos?

CARTA ILUSTRADA

Sobre la cruz de Aguilar

Algunos políticos creen tener el derecho de criminalizar las creencias privadas y las públicas, ...

CARTA ILUSTRADA

Despedida a Juan Antonio Díaz

Escribo emocionado por la pérdida de este gran amigo y actor, Juan Antonio Díaz Recasens. Nada ...

 
 
3 Comentarios
03

Por quejas (particulares) y beneficios (generales) 9:51 - 08.08.2014

Hay quienes se quejan que los árboles contaminan. Todo ser vivo lo hace. Y más rodavía las motos, coches, buses y aparatos de aires condicionados. Es como no tener hijos porque defencan y orinan. Cada cual con sus quejas. Pero hay que tener sobre todo en cuenta que los árboles ofrecen oxígenos (transformando el CO2), dan mucha sombra y reducen las temperaturas. Nadie ni nada hace estas labores (aparte de las ya mencionadas, favorece la biodiversidad, captan las micro partículas finas muy peligrosas emitidas por los motores). Por ello, muchas ciudades privilegian plantar ejemplares de cierto columen y el cuidado con esmero, porque son nuestros mejores aliados en una urbe.

02

Por privilegiar la estética (subjetiva) 9:24 - 08.08.2014

En nuestra ciudad, con altas temperaturas durante cuatro meses, en ciertos lugares tendríamos que tener muchísimos más árboles con cierto volumen. Pero nuestro Ayto no está por la labor (hay que limpiar hojas en otoño y polen en primavera) y ha condenado a muerte a los plátanos de sombra que se plantaron hace 6 dècadas. Mientras que en muchas ciudades europeas es el árbol por excelencia ( puede alcanzar una altura se 6 pisos y su volumen puede transformar 1,5 tonelada de CO2 en OXÍGENO = esencial para nuestra existencia). Pero en nuestra ciudad se prefiere los naranjitos, las palmeritas, las plantitas y mucho césped (que necesita mucha agua y no da nada de sombra). Las altas temperaturas no son una fatalidad, es natural, pero la competencia de los técnicos y políticos del Ayto es lamentable y una desgracia para la xiudadanía (pues no acuertan mucho con nuestro Patrimonio arbóreo). Los árboles en una ciudad son absolutamente necesarios. No son un lujo, ni un capeicho. Sus labores son fundamentales y los mejores aliados para nuestra salud. A ver si un día, quienes deben plantarlos y cuidarlos con esmero llegan a comprender esta necesidad y realizan las labires necesarias para que tengamos lo que necesitamos. Es una inversión a largo plazo.

01

Por incompetencia permanente 9:14 - 08.08.2014

Para constatar tal incompetencia, basta con ver lo que se ha hecho con nuestro Patrimonio arbóreo en las últimas cinco décadas. No es lo mismo plantar àrboles en las calles ( que a veces no son tan necesarios) como hacerlo en una plaza, avenida o gran superficie. Y tener en cuenta que los alcorques es el espacio vital se los árboles, y que necesitan espacio mínimo (después le echan la culpa al àrbol si levanta la acera), poner tierra fértil (y no arena), no hacer podas salvajes y a destiempo, regar de manera adecuada, cubrir los alcorques para que la humedad no se evapore rapidamente con las altas temperaturas y si un árbol enferma y se tala, reemplazarlos en su debido tiempo (otoño, invierno). Hay mucho que hacer en nuestra ciudad y sobre rodo, árboles con cierto volumen. Para ello, los técnicos y políticos del Ayto lo tienen que tener claro, y es evidente, que en nuestra ciudad, no es el caso. Para nuestra desgracia.