+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Dame fuego

Pisando huevos

 

Pisando huevos -

David Márquez David Márquez
05/07/2020

Acojo en mis manos la bonita multa, la denuncia emitida por el señor Cinemómetro: circular a 70 km/h, siendo el límite de 60 km/h. «La velocidad es una bomba de relojería» reza el anuncio tocamoral, al pie del texto, como una advertencia en cajetilla de tabaco. Nada menos que 70 km/h. ¿Cómo ha podido suceder? ¿En qué irrelevante y sucia abstracción tendría yo puestas mis facultades para extralimitarme 10 terribles kms/h.? Gracias, queridísima DGT, gracias al Organismo Autorizado de Verificación Metrológica, a la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Junta de Andalucía, al Sr. Cinemómetro, de la marca que seas, y sobre todo y por encima, a los señores Don Ciccio y Matanza. Sois una gran familia y os admiro. De ahora en adelante predicaré la Justa Velocidad. ¡Oh, no señora! ¡No me veréis pasar la aguja de cincuenta en la vía interurbana de la prisa, justo a la entrada del polígono, a las ocho de la mañana! Aunque el espejo retrovisor me ofrezca la dura imagen de un camionero agobiado por su agenda, que dispara ráfagas con la larga y hasta pita, o un furgón de supermercado, o de paquetería, o la misma ambulancia con su estrés de lucecitas y sirenas, nada minará mi templanza, ni una parturienta, ni un repartidor, ni un tanque. La velocidad es una bomba y la salud lo primero. Bienvenida sea la multa: Dios y la Santísima Virgen bendigan al jefe de la Unidad de Sanciones y a todo su Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas (¡de León, nada menos!). Tengo veinte días para salir de este Purgatorio. Renunciaré con gusto a formular alegaciones y acataré la terminación del procedimiento con gallardía de pecador liberado. La Logia, la Gran Familia me ha mostrado el camino. Así, me calzo la mascarilla, esquivo otro beso, pago y comulgo y agacho la cabeza una vez más, porque nunca es suficiente. Sigue apretando, Estado de Derecho, sángrame. ¡Qué gustazo!

* Escritor

Opinión

Un último (mal) servicio

DIARIO CÓRDOBA

Adiós a todo eso

Miguel Ranchal

Vuelven los eventos a Córdoba

Vicente Serrano Gutiérrez

Apocalípticos

Antonio González Carrillo

De todo mal puede surgir un bien

Juan Balsera Santos

Mucho más carilla

Ricardo Rivera Pereira

Ficción

Miguel Donate Salcedo

No con mi nombre

Silvia Cóppulo

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...