+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La rueda

Otoños calientes

 

Juan Soto Ivars Juan Soto Ivars
16/09/2019

Se anuncia otro otoño caliente en la política mundial. A los del periódico se nos está poniendo cara de Bill Murray en el día de la marmota. Esto de los otoños calientes, ¿será otra consecuencias del cambio climático? A Cataluña llega el huracán de la sentencia, que se prevé lo bastante poderoso como para agitar las estelades hasta deshilacharlas. En Reino Unido el brexit -que alimenta el mismo viento intransigente del procés- promete seguir alborotando el pelo de Boris Johnson, eyectando los sombreros de lores y comunes, y haciendo tambalear la pesada corona de la reina. En España se repetirán las elecciones generales y se anuncia sequía. PSOE y Podemos harán lo posible por crispar mientras las derechas granizan. Se anuncia otro otoño caliente en Francia, con huelgas por los recortes, mientras Argentina se inunda de miseria; otro en Israel, con las elecciones amenazando a todo su vecindario, mientras Salvini prepara su venganza en Italia. Y todos sabemos que no podemos contar con Trump en lo que se refiere a enfriar la política internacional, de manera que los otoños flamígeros, tensos y desapacibles estarán por todas partes. Pues bien. Todos los otoños calientes tienen una cosa en común: la política, como las aguas crecidas de un río, penetrando en casa hasta la cocina, si tenemos en cuenta a los veganos. Hasta el dormitorio: ¿o en su pareja no se ha convertido la discusión sobre feminismo en una fuente de tensión? Los más viejos del lugar mencionan inviernos en los que nevaba y los más jóvenes tuercen el gesto con incredulidad. Pasa lo mismo con la politización: ¿recordáis cuando no sabíais de qué pie cojeaban vuestros vecinos? Mayo del 68 anunció que lo personal es político pero hemos pervertido la máxima: ahora lo político es personal. No es una diferencia sutil. Rompemos amistades, tensamos matrimonios y liquidamos cortesías. La politización es como la cocaína: detestamos su aceleración tanto como nos engancha. «I don’t like the drugs but the drugs like me» (No me gustan las drogas pero yo les gusto a las drogas), cantaba Marilyn Manson.

* Escritor y periodista

Opinión

La muralla

Manuel Fernández

Leonor de Borbón

Diario Córdoba

Esperanza Aguirre

Diario Córdoba

Ovidio Guzmán

Diario Córdoba

1919: España ha un siglo

José Manuel Cuenca Toribio

Vergüenza

Joaquín Pérez Azaústre

Espray anti monstruos

Clara Gregorio Rey

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / RECUERDO

Un médico y persona ejemplar

Al ocupar mi padre la plaza de conserje en el edificio de la calle Sevilla nº 1, domicilio del ...

CARTAS AL DIRECTOR / DEMANDA VECINAL

Los mayores de Levante y Lepanto

Me es grato dirigirme a usted con el ruego de que tenga a bien insertar en su digno periódico el ...

CARTAS AL DIRECTOR / CATALUÑA

Lo que nos merecemos

En relación a lo que estamos viviendo con Cataluña, quiero manifestar mi humilde opinión en cuatro ...

CARTAS AL DIRECTOR / PRIEGO

Se han cargado los 'zapateros' de la Fuente de la Salud

Mi última visita a Priego me reconfortó grandemente en lo espiritual y en lo físico. Hacía tiempo ...