+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La rueda

Otoños calientes

 

Juan Soto Ivars Juan Soto Ivars
16/09/2019

Se anuncia otro otoño caliente en la política mundial. A los del periódico se nos está poniendo cara de Bill Murray en el día de la marmota. Esto de los otoños calientes, ¿será otra consecuencias del cambio climático? A Cataluña llega el huracán de la sentencia, que se prevé lo bastante poderoso como para agitar las estelades hasta deshilacharlas. En Reino Unido el brexit -que alimenta el mismo viento intransigente del procés- promete seguir alborotando el pelo de Boris Johnson, eyectando los sombreros de lores y comunes, y haciendo tambalear la pesada corona de la reina. En España se repetirán las elecciones generales y se anuncia sequía. PSOE y Podemos harán lo posible por crispar mientras las derechas granizan. Se anuncia otro otoño caliente en Francia, con huelgas por los recortes, mientras Argentina se inunda de miseria; otro en Israel, con las elecciones amenazando a todo su vecindario, mientras Salvini prepara su venganza en Italia. Y todos sabemos que no podemos contar con Trump en lo que se refiere a enfriar la política internacional, de manera que los otoños flamígeros, tensos y desapacibles estarán por todas partes. Pues bien. Todos los otoños calientes tienen una cosa en común: la política, como las aguas crecidas de un río, penetrando en casa hasta la cocina, si tenemos en cuenta a los veganos. Hasta el dormitorio: ¿o en su pareja no se ha convertido la discusión sobre feminismo en una fuente de tensión? Los más viejos del lugar mencionan inviernos en los que nevaba y los más jóvenes tuercen el gesto con incredulidad. Pasa lo mismo con la politización: ¿recordáis cuando no sabíais de qué pie cojeaban vuestros vecinos? Mayo del 68 anunció que lo personal es político pero hemos pervertido la máxima: ahora lo político es personal. No es una diferencia sutil. Rompemos amistades, tensamos matrimonios y liquidamos cortesías. La politización es como la cocaína: detestamos su aceleración tanto como nos engancha. «I don’t like the drugs but the drugs like me» (No me gustan las drogas pero yo les gusto a las drogas), cantaba Marilyn Manson.

* Escritor y periodista

Opinión

Mascarillas

Francisco Dancausa

Poder por el poder

Miguel Valcárcel

Antonio el de ‘La Zúa’

Marcos Santiago Cortés

El turista occipital

Miguel Ranchal

El primer café...

Antonio J. Mialdea Baena

Kropotkin

José Luis Casas Sánchez

Medicina eclesiástica

Alberto Díaz-Villaseñor

Celebrar la vida

Lola Alonso del Pozo

Re-Mi-Do-Do-Sol

Carlos Miraz

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Un agradecimiento a la solidaridad desde el sur

La carta relata el movimiento de apoyo surgido de personas voluntarias que se han ido ofreciendo a ...

CARTAS AL DIRECTOR

Al doctor Juan Ballesteros Rodríguez

Muy querido don Juan: Sé que entiende lo que pasó ayer por mi cabeza, cuando leí su comunicado en ...

CARTAS AL DIRECTOR

Hoy hemos tenido un sueño

Hola familias, hoy hemos tenido un sueño. Nuestro reloj ha sonado como cada mañana. Hemos tomado ...

CARTAS AL DIRECTOR

Los grandes olvidados del covid-19

La pandemia del coronavirus marcará un antes y un después en la historia de España y en los ...