+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La rueda

Otoños calientes

 

Juan Soto Ivars Juan Soto Ivars
16/09/2019

Se anuncia otro otoño caliente en la política mundial. A los del periódico se nos está poniendo cara de Bill Murray en el día de la marmota. Esto de los otoños calientes, ¿será otra consecuencias del cambio climático? A Cataluña llega el huracán de la sentencia, que se prevé lo bastante poderoso como para agitar las estelades hasta deshilacharlas. En Reino Unido el brexit -que alimenta el mismo viento intransigente del procés- promete seguir alborotando el pelo de Boris Johnson, eyectando los sombreros de lores y comunes, y haciendo tambalear la pesada corona de la reina. En España se repetirán las elecciones generales y se anuncia sequía. PSOE y Podemos harán lo posible por crispar mientras las derechas granizan. Se anuncia otro otoño caliente en Francia, con huelgas por los recortes, mientras Argentina se inunda de miseria; otro en Israel, con las elecciones amenazando a todo su vecindario, mientras Salvini prepara su venganza en Italia. Y todos sabemos que no podemos contar con Trump en lo que se refiere a enfriar la política internacional, de manera que los otoños flamígeros, tensos y desapacibles estarán por todas partes. Pues bien. Todos los otoños calientes tienen una cosa en común: la política, como las aguas crecidas de un río, penetrando en casa hasta la cocina, si tenemos en cuenta a los veganos. Hasta el dormitorio: ¿o en su pareja no se ha convertido la discusión sobre feminismo en una fuente de tensión? Los más viejos del lugar mencionan inviernos en los que nevaba y los más jóvenes tuercen el gesto con incredulidad. Pasa lo mismo con la politización: ¿recordáis cuando no sabíais de qué pie cojeaban vuestros vecinos? Mayo del 68 anunció que lo personal es político pero hemos pervertido la máxima: ahora lo político es personal. No es una diferencia sutil. Rompemos amistades, tensamos matrimonios y liquidamos cortesías. La politización es como la cocaína: detestamos su aceleración tanto como nos engancha. «I don’t like the drugs but the drugs like me» (No me gustan las drogas pero yo les gusto a las drogas), cantaba Marilyn Manson.

* Escritor y periodista

Opinión

La HOAC da inicio a su curso

José Cobos Ruiz de Adana

Sembrar

Miguel Aguilar

Salud mental

Francisco García-Calabrés Cobo

Consecuencias

Magdalena Entrenas

Sin cartas de navegación

Carlos Cabrera

¡España, lo importante!

Ricardo Rojas Peinado

Mi olvido

José Manuel Ballesteros Pastor

Camino al cole

Francisco Dancausa

Lectores
POR UN MODELO MIXTO

Enseñar en tiempos de coronavirus

Nadie está a salvo del virus si abrimos los centros educativos, sin embargo, ¿es lo más correcto ...

CARTA ILUSTRADA

La fuente del Potro

No creo que haya ningún cordobés que, sintiéndose orgulloso de su tierra, no mencione ...

FELICITACIÓN

A la Legión, en su centenario

No me pasan inadvertidos los cien primeros años de la Legión, un cuerpo del ejército español ...

MANTENIMIENTO

Parque Cruz Conde

Llevo más de 2o años visitando todos los días (o casi todos) este paraíso de Córdoba. En general ...