+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna abierta

Un nuevo republicanismo

El uso del término por el independentismo le quita su identidad

 

Los que nacimos en la entraña cronológica del franquismo (años cincuenta); los que vivimos forjados entre el nacional-catolicismo y los mensajes del NO-DO; los mismos que alcanzamos nuestra madurez de raciocinio en los últimos años de la dictadura, nosotros, tuvimos en nuestra andadura vital algunos axiomas que considerábamos sólidamente cimentados. Para nosotros era más que irrefutable que la referencia más cercana y cierta a la democracia no era otra que la Segunda República, con lo que, en aquellos momentos, la identidad República-libertad-democracia se contraponía a la filiación franquismo-dictadura-monarquía, conjunto ideológico éste que se consideraba como una prolongación de los regímenes fascistas.

Pero el calificativo («fascista») lleva intrínseca una forma de entender la vida y un modelo de relaciones humanas. Se reconocen como rasgos de la ideología fascista: la reinvención interesada de la historia; uso directo o permisivo de la violencia; manipulación ideológica de la enseñanza; exaltación irracional y excluyente de lo propio; marginación de los rasgos culturales que no responden al patrón oficial; identificación del territorio como sujeto de derecho en detrimento del derecho de los ciudadanos; identificación del partido --o partidos-- en el poder con la Comunidad misma; interpretación torticera de las leyes según beneficien o perjudiquen a la comunidad en cuestión; y, en caso de que perjudiquen, llegar a defender --amparados en los falsos derechos del territorio-- actitudes delictivas como el llamamiento -desde los propios órganos del Estado- a la rebelión y al incumplimiento de las leyes frente a los derechos del resto de los ciudadanos.

Y ahora viene el conflicto intelectual: si República era libertad y democracia; si fascismo era lo que se ha reflejado en el párrafo anterior... ¿Qué está ocurriendo en España, especialmente en Cataluña? Actualmente la reacción más fuerte contra la democracia y la libertad llega de los que se autodefinen como «republicanos» y como «izquierda», los que, en connivencia con la derecha burguesa, se han apropiado de conceptos universales como «libertad» y «democracia», instrumentalizan y bastardean nobles palabras como «diálogo», «entendimiento» y «negociación»; y descalifican todo lo que no responda a sus esquemas mentales totalitarios; todo ello arropados por sus propios grupos «armados» que, a modo de «camisas negras», de «juventudes hitlerianas» y de torpes aprendices del más cutre residuo de lo que fuera el «Frente de Juventudes», imponen el terror en la vida diaria, bendecidos por «ideólogos» (el concepto rechina aplicado a determinados personajes) de la relevancia y finura intelectual del Sr. Torra.

¿Y esto nos extraña? Pues no, porque el nacionalismo es así... Necesita como hábitat de este «mejunje» del que, como mucho, se puede decir que es ideológicamente «confuso, profuso y difuso». Por ello nos extraña y nos aterra la concesión de la izquierda española que, fascinada por el nacionalismo (fascinación que es «fascistización»), ha dejado que le hurten el espacio ideológico de la República democrática para que se lo ocupen estos discípulos torpes de Htler-Mussolini-Franco, sin una sola voz que reclame el espacio de dignidad que le correspondía al auténtico republicanismo.

Consecuencia: en la España actual la Monarquía, partiendo de un papel preasignado de régimen político opresor, supone hoy una garantía mayor de defensa de las libertades y de la democracia que el ideal republicano, sumido y «embarrado» de todas las podredumbres de que se adorna el nacionalismo. Para concluir: el mejor cobijo (estando deseosos de que se nos demuestre lo contrario) de un buen republicano es hoy el régimen monárquico-constitucional de 1978. A él nos acogemos todos como autodefensa, pero somos reacios a manifestarlo.

* Catedrático

Opinión

El flautista

José Manuel Ballesteros Pastor

Carlos Miraz

Antonio Gil

La levedad del fútbol

Manuel Molina González

Cómplices

Mónica Vázquez

Predicar con el ejemplo

Miguel Valcárcel

Pin parental

Francisco Dancausa

Racializada , ¿yo?

Najat El Hachmi

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / CONSEJO DE MINISTROS

Volvamos al siglo XIX, por favor

Sobre que al variar el día del Consejo de Ministros no da tiempo a registrar las preguntas: Vean ...

CARTAS AL DIRECTOR / FUEGO DEVASTADOR

Australia

Los últimos  episodios de fuego y lluvias que están devastando el continente  Australiano, son ...

CARTAS AL DIRECTOR / CONTRA EL ABORTO

Los santos inocentes de hoy

Como desde hace diez años, en Córdoba, el 28 de diciembre pasado, día de los Santos Inocentes, la ...

CARTAS AL DIRECTOR / EL PIN PARENTAL

¿Quién tiene el deber preeminente de educar? ¿Estamos educando en libertad?

Ante las polémicas declaraciones en estos últimos días, de algunos de nuestros representantes de ...

   
1 Comentario
01

Por vecino 8:36 - 13.12.2019

Profesor sea Republica o monarquia heredada de Franco no podemos olvidar el Cambio Climatico. La responsabilidad de la lucha contra el cambio climático recae en primer lugar en los gobiernos y en las empresas, pero sobre todo en los gobiernos. Ellos son quienes tienen que fomentar, incentivar o en último caso, obligar al sector privado a tener comportamientos ecológicos