+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La rueda

Miseria y virus

«Aunque al principio se denunciaba la explotación infantil, ahora son los negacionistas los que utilizan esas imágenes»

 

Silvia Cóppulo Silvia Cóppulo
27/09/2020

En un taller cochambroso, varios hombres con camisetas de tirantes cosen a máquina mascarillas «quirúrgicas», que van cayendo de la mesa y se amontonan en el suelo. Las recogen ahí, sentados con las piernas abiertas, unos niños, que las cortan en unidades y las doblan. La suciedad, por doquier. Al fondo, una pequeña bandera india casera.

Probablemente ustedes han visto el vídeo por las redes. Los datos aportados por Manos Unidas, así como las averiguaciones de varios medios de comunicación nacionales e internacionales sugieren que las imágenes pueden ser verdaderas.

Aunque al principio fueron utilizadas para denunciar la explotación infantil, ahora son los negacionistas y los defensores de las teorías de la conspiración los que las utilizan para desacreditar las mascarillas, argumentando la falta de higiene en el proceso de fabricación en Asia. Francamente, no es ahí dónde quisiera ir a parar, sino a la pobreza que envuelve la escena. ¿Cómo va a haber medidas higiénicas en países donde de lo que se trata es de sobrevivir para huir de la miseria? ¿Con qué nivel de hipocresía nos sentimos cómodos?

Con tozuda nitidez, se demuestra que el covid-19 no iguala a toda la humanidad. El impacto de la pandemia -sea por la infección o por la crisis social y económica que conlleva- es desigual. Como lo es crecientemente nuestro mundo. No nos sorprende ya que los más vulnerables -también en nuestro país- no atiendan a las medidas sanitarias porque, o salen para buscarse la vida o no comen.

España es el cuarto país de Europa en el ranking de la desigualdad. ¿Acaso esa pobreza que afecta -según Oxfam- al 22% de la población, explica en buena medida las pésimas cifras de covid-19 que acumulamos?

«El virus no entiende de territorios ni de personas». Los gobernantes que pronunciaban menuda sandez tienen ante sí la oportunidad de actuar con decisión ante los más vulnerables. Desde la alimentación a la vivienda, la educación o la salud física y psíquica. Deberían hacerlo por equidad o al menos por inteligencia social. La pobreza expande la enfermedad. 

* Periodista y psicóloga

Opinión

Así hasta Vendimiario

Alberto Díaz-Villaseñor

El discurso

José Luis Casas Sánchez

¿El ocio?

Olga Seco

El aparente fracaso de Vox

Carmelo Casaño

Osos

Miguel Ranchal

Místico

Manuel Muñoz Rojo

Cerrada y oscura

David Márquez

De la granja a la mesa

Daniel Pizarro

Lectores

Querido Miguel...

Javier Piedra Córdoba CARTA ILUSTRADA Nunca me imaginé teniendo que plasmar mis sentimientos en un ...

CARTA ILUSTRADA

Primera vuelta a Córdoba 'non stop'

Vespa Club Califa recorre más de 600 kilómetros por distintos puntos de la provincia

CARTA ILUSTRADA

Regulación de la igualdad salarial, gran paso contra una injusticia histórica

Desde la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres, celebramos la noticia en favor ...

CARTAS AL DIRECTOR / COVID-19

La pandemia en España y la navaja de Ockham

Nos lamentamos de ser la nación con los peores resultados en todos los aspectos, ocasionados por ...